25 de septiembre de 2013

JUEVES relato: AMEBA

Un reto muy estimulante nos propone el amigo ALFREDOla cara oculta de la luna (la cual ahora resulta que es 100 millones de años más joven !casi naaa!), lo siniestro o lo malvado, la provocación, el dolor... o lo que buenamente se nos ocurra en aprox. 300 palabras. Inspira eso de morir, ver, bailar, amar, soñar (?) creo que sí.
______________________________________________________

Se ejercitó para alcanzar la indiferencia. 
Mientras otros niños disfrutaban llenos de una curiosidad pueril, arrancando las patas de una araña, él intentaba ponerse en el lugar del insecto para aprender de su dolor e impotencia. Fueron vivencias que incumbían al conocimiento y le instruyeron. Ya entonces supo ver que torturador y torturado se miran en el mismo espejo; "la araña caza moscas y al hacerlo no experimenta otra cosa que el  instinto de supervivencia, ni placer ni culpa."
"De eso se trata, sobrevivir o morir"

El Sistema, a sus acciones contundentes les otorgaba el título de obrar por el bien de la humanidad, cinismo. Nunca se afilió a ningún partido, religión o secta, todas eran mentiras y aquellos que se dejaban fascinar, títeres sin voluntad propia.
Lo suyo era personal, dos eran multitud. 
Odiaba la trampa que las redes tejían para atrapar débiles mentales, desesperados.

De la tentación que hacía al humano gregario, se había inoculado. Leer, lo leía todo, y ver, veía todas las películas, séries, CD's, webs, documentales, pero desde la distancia. Clasificando, deglutiendo, alimentaba sus propias conclusiones !las suyas!
No conocía otra salida que la soledad. Método; incubar el capullo para renacer como mariposa nocturna, depredadora para no ser depredada. Le encantaba el comportamiento de la Mantis, eso llamado piedad o amor, eran sueños que se bailaba al son de orquestas orquestadas leyendo la partitura de las "buenas intenciones."

Se acercó a la ventana, con la lupa de los ojos, acechaba a su presa, tranquilo, café en mano. Su tarea era necesaria para sí mismo, el único capaz de llevar a cabo el exterminio profiláctico. Había asumido la insensibilidad de una ameba.
Al salir se encontró con un desahucio: "Jodidos mamones, os dan por el culo y os parece poco" masculló sin perder de vista su objetivo que caminaba a pasos cortos. 
 Ameba: Protozoo caracterizado por su forma cambiante y por su movimiento a base de seudópodos que también usa para capturar alimentos a través del proceso llamado fagocitosis. Las especies de este género viven libres en agua o en tierra, las de otros géneros parasitan el instestino del hombre o de los animales (resumido de Vikipedia).

32 comentarios:

LAO Paunero dijo...

tu personaje desarrolló una mente fría con entrenamiento o inclinación desde la infancia. La mantis muy bien elegida como analogía proyectiva del autor....¡muy bien desarrollado!

Spaghetti dijo...

Se aprende de la realidad próxima cuando estamos en ese estado de crisálida, pero al levantar el vuelo nos encontramos con la dura realidad.
bsos

PEPE CAHIERS dijo...

EL difícil equilibrio de la vida cotidiana.

miquel zueras dijo...

Muy bueno, Natàlia. Me ha encantado lo de "Dos son multitud". Una vida solitaria, la de la ameba.
Saludos. Borgo.

Juan L. Trujillo dijo...

Decía Victor Hugo que todo el infierno está en la palabra soledad y es que , viviendo en soledad te puedes convertir en ángel o en bestia.
Sin compañía no es posible la felicidad.
Un abrazo.

Clara dijo...

Un depredador de tranquilidad, aniquilador de si mismo como humano.
Existen, ¡vive dios que existen!
Y tu los has retratado magistralmente.
Besitos de regreso.

Myriam dijo...

Muy buen retrato de un hombre ameba, solitario e insensible.

Natalí, yo estoy de viaje en Sudamérica, disfrutando a mis nietas, hija, yerno, otros fam y amigos. por eso no ando por aquí tanto como quisiera, me conecto como y cuando puedo y andan las conexiones.

Un beso y feliz reinico de año lectivo. Yo dejé entradas programadas en mi casita.

Tracy dijo...

Un relato muy aleccionador que nos da las pautas para que estos mamones, como dice el texto, no nos engullan.
Aunque creo que será difícil que logremos algo.

emejota dijo...

Natalia una narración genial y tan tan proyectiva que no se "pue aguantar" de puro real. Besos, ahh y precioso cambio. Besos.

Gastón D. Avale dijo...

Una particular visión de las cosas... muy bueno amiga. Un beso!

Cecy dijo...


Ay! Como duele ver, soñar, bailar, amar hasta morir, cuando la soledad esta en todas las cosas, de que sirve la vida si no es vivida mientras se aprende y aprehende??? Como una minúscula diferencia, marca y condiciona. También es la minúscula de los límites a los cuales nos exponemos, jugando, jugados o eligiendo.


Abrazo querida Na!!!

Toni dijo...

Sobrevivir es muy poco si lo comparamos CON VIVIR. Buen retrato Natàlia!
Un beso.

G a b y* dijo...

Algunos se van "despersonalizando" para irse "amebando"... espero que no sea contagioso, pues, no quisiera un entorno de gente con sensibilidades ausentes. Da frío, mucho frío y bastante miedito!
Besos Natalia!
Gaby*

Isabel Barceló Chico dijo...

Un relato escalofriante, natalí. Y de él se deduce que estamos rodeados de amebas... Un abrazo muy fuerte y admirado.

Montserrat Sala dijo...

qurida amiga: Da pavor este horrible entrenamiento hacia la insensibilidad.
No lo quiero ni pensar.
Me ha gustado como lo has planteado y resuelto. Genial!

Salud, buen humor y trabajo! T lo deso de corazón Natàlia.

Juan Carlos dijo...

Veo en este relato al Michael Douglas de El Juez de la horca (tal vez confunda el título) y tangencialmente a Santiago Segura (ha visto todas las películas y series y leído todo).
Inquietante el relato, pero el personaje no me da miedo, su labor me parece positiva.
Besos, amiga.

San dijo...

Hasta la imagen asusta, un mundo donde todo cambia y no para bien, no quiero yo conocerlo, este nos enguñe.
Besos Nátali.

Pepe dijo...

¿Es posible la independencia absoluta?. ¿Es posible vivir completamente solo?. ¿No nos lleva esa independencia y esa soledad irremisiblemente a la locura?. ¿Es posible conseguir que nada ni nadie nos afecte? ¿Es posible que el dolor no duela?. Esas y otras muchas interrogantes me plantea tu escrito, Nátali, un ser humano que se niega a tener cualidades y defectos de humano en igual medida. La verdad, da pánico.
Un fuerte abrazo.

casss dijo...

Tus hábiles letras profundizan en lo oscuro y profundo de la mente. Qué inmensidad esa... en la que cada uno se puede perder sin llegar nunca al final...

besos, querida Natalí.

Carmen Andújar dijo...

Una una buena metáfora, ameba y mantis. Podemos llegar a esto, salir del sistema, ir a nuestra bola y a sobrevivir, sálvese quien pueda.
Muy bien expresado como siempre
Un abrazo

ANTIQVA dijo...

Ejemplo palpable de como a veces hasta los protozos, en sabias manos, pueden llegar a ser poeticos...

Un abrazo, amiga

Charo dijo...

Supongo que para ser lo que es tiene que ser insensible y no tener sentimientos de culpa ni placer. "Exterminio profiláctico", me encanta el término que has escogido para el trabajo de tu personaje. Lo he leído varias veces para entenderlo bien, y me ha fascinado.

Alfredo dijo...

Muy bueno el giro que has dado en el relato a una historia que parecía caminar en una dirección y de repente genera un final sorpredente.

Hermoso el otoño que se asoma a este tú espacio.

Un abrazo!

censurasigloXXI dijo...

Ya me gustaría tener un poco su capacidad, amiga mía. No soy parásita porque tengo miedo al "flit".

Beset i carajillet.

rosa_desastre dijo...

Leia el comentario de Pepe y me he hecho las mismas preguntas.
Si, me da pánico esa soledad estudiada. Que escalofrío, amiga, como si una mantis me escarbara en el pelo.
Besos

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

Creo que hay muchas más amebas de la que se suponen, y habitan hasta en los más pulcros estanques.
Petonets, Natalia, i bon cap de setmana.

Mar dijo...

De refilón toca tu relato la realidad de muchos (desgraciadamente): el desahucio, que a mi me parece más voraz que el apetito de la mantis una vez saciados sus instintos...

Bss.


Matices dijo...

No estamos "programados" para esa soledad otra cosa es que decidamos que así sea, con lo que conlleva la perdida de valores y por supuesto esa independencia que nos hace fríos y lejanos hacia los iguales...
No me gustaría ser ameba, aunque ,a veces, irremediablemente tengamos que buscar esos momentos de soledad...
Las mantis de lejos.
Besos, amiga...

Leonor dijo...

Estamos rodeados de amebas, parásitos insensibles que se mueven silenciosamente solo buscando su propio provecho. Unas veces solitarios y otras en colonias de despredadores.

Besos.

Alfredo dijo...

Es casi como una patada en el estómago, y mientras duele aceptas las pocas opciones de elegir.
O sí, o sí... está escrito desde pequeño.
Inquietante aviso... cuídate, ¡no pongas un ameba en tu vida!

Gracias por acudir a la cita.

Esilleviana dijo...

Me has recordado a la serie Dexter. Habrá tantas personas inadaptadas a la sociedad en general, incapaces de convivir con otra persona porque acaba comiéndosela silenciosamente.

un abrazo

Cristina Piñar dijo...

En este caso no me indentifico en absoluto con tu personaje. Es cierto que a veces es mejor estar solo que mal acompañado, ya que te encuentras con cada persona por ahí que telita, pero yo reconozco que no sirvo para la soledad. Creo que, aunque existan muchas amebas por ahí sueltas, también hay gente en la que confiar y de la que es bueno rodearse. Espero que el protagonista de tu relato termine encontrándolas y ponga fin a su soledad, por otro lado, buscada voluntariamente. ;-) Un beso.