18 de septiembre de 2013

Este JUEVES: RECETAS


__! Qué bien se está en tu balcón, amiga Casandra!

Ambas entornaron los ojos por la tibieza y las chispas que emanaban de la mar en la bahía. Pasadas las idus del mes séptimo*, aquí en Pompeya aún olía a rosas, a la resina de los pinos, al yodo de la playa ante sus ojos. En el cielo impoluto los estorninos iban creando danzas imposibles, chillando y los cipreses les oponían un ligero agitar estremecido y vertical.
__No me halagues tanto amiga Tertia Natalis, sé a lo que has venido !por la bruja Medea!

Casandra, asistida por un ademán de pereza, se cubrió los hombros con la estola índigo, seda tejida una gama más alta, que el tono de sus ojos. Tertia ladeó la cabeza y sus rizos oscuros le besaron las mejillas.Las dos sonrieron abanicándose con plumas de avestruz.
__De Roma vengo sin resuello, de camino estuve en Baia para tomar unos baños y aquí me tienes ¿a qué esperas? Casandra, eres peor que el espíritu burlón !que la Medusa!

En este momento llegó el esclavo con una fuente y la depositó encima de la mesa de mármol veteado. Ambas se inclinaron en sus sillones de mimbres para contemplar el anhelado tesoro; un mortero de barro, dos copas de oro cincelado, tibias rebanadas de pan muy delgadas y una jarra de plata. Casandra despidió al esclavo y ella misma llenó las copas.
__Cosecha de hace dos vendimias, uvas blancas crecidas en las faldas del padre Vesubio-aludió al volcán omnipresente con un ladear de la cabeza, lo mismo que si fuera parte del decorado. Pero la otra, después de beber con calma un sorbo de aquel vino fresco y afrutado, seco, servido sin mezclar como si esta fuera una reunión del Domine* con sus clientes, todos varones, levantó el índice y luego lo dirigió al mortero.
__Salve a Bacus !evohé*! Ahora quiero probar esta delicia, he venido desde la capital para deleitarme en tu famoso balcón-y, apremió:-!También por la receta! dulce Casandra.
En el recipiente se veía una pasta untuosa en tono blanco marfil, espolvoreada por motas verdes y alguna negra ¿grano de pimienta?
__Es secreta...Sin embargo no tengo secretos para mi amiga-tomó un cacho de rebanada y lo hundió en aquella fragante pócima, luego se lo ofreció a la ansiosa Tertia.
__Ummm, manjar de dioses, no importa la hora, sea para el desayuno, al mediodía, como aperitivo antes de la cena-se había quedado muda, saboreando con suma lentitud aquella maravilla similar al néctar que alimenta a los inmortales.
__Una vez revelado el misterio, Tertia, júrame por tus Lares* que a tus invitados les dirás que sacaste la fórmula de un apéndice del mismísimo y divino Virgilio, o de Columela o de Apicio*. Jamás se te ocurra describir los ingredientes ni decir que yo te he proveído la receta !júralo por Mater Matuta! En el secreto reside el encanto, como sucede con tantas cosas.
__Lo juro por mis hijos, por Maia, por Venus y por Juno.
Entonces Casandra como una maga, como una adivina o acólita de los misterios de Isis, le entregó un papiro, sin dejar de mirar hacia el atrio, por si alguna esclava estaba fisgoneando, vicio al que eran muy propensas.
Tragó saliva llena de emoción la amiga Tertia, mientras leía los términos sublimes de aquel secreto culinario. Decía así:

MORETVM
 “Picar en el mortero dos ajos, añadiéndoles un poco de sal gruesa.
A continuación, mezclar hojas verdes de apio, unos granos cilantro y ruda u otra planta aromática como rúcula.
Se pueden añadir para aromatizar un poco de tomillo, eneldo, etc. 
Después añadir el queso de oveja o cabra (seco) triturado, moviendo de forma circular, hasta conseguir una pasta ligada gracias al aceite de oliva y a un poco de vinagre”  

Se quedó traspuesta unos instantes la buena de Tertia, después guardó el papiro en el escote drapeado y al mirar al mar, suspiró muy hondo.
__Cuidado con el ajo, un grano bastará para gustos finos. Amiga, deberás encontrar el punto ajustado a tu paladar, el vinagre, por supuesto, de buen vino, unas gotas-concluyó ufana la bella Casandra. Sin dilación atacaron el sublime moretum hasta rebañar el mortero, sin finuras, sin miramientos, golosas patricias o simplemente romanas.
    Pintura de Alma Tadema
 *Idus y mes séptimo: Las Idus caían el quince de cada mes, el séptimo; setiembre-*Domine: Pater familias, señor de la casa. Que las mujeres bebieran, sobre todo vino sin mezclar, estaba mal visto-*Evohé: Exclamación latina a modo de brindis en honor a Bacus-Dionisio-*Lares: Divinidades del hogar romano-*Apicio, et: se nombra a célebres gastrónomos romanos, Columela entre ellos, nacido en Gades, Cádiz.

Más sabores y recetas en el balcón de CASS

31 comentarios:

rodolfo dijo...

Tadema es uno de mis vicios, la sensualidad de sus temas, Igualmente esa Alicia del encabezamiento es deliciosa. tanto como el manjar que nos has preparado ¡¡ Por Baco !!

Valaf dijo...

Por Júpiter y toda la cohorte de inmortales!!!, por un momento he creído ver a Safo tras el mortero. Mas serán ensoñaciones, sin duda obra de Loki, aunque se hayan mezclado, ¡oh Natalí!, dioses romanos, poetisas griegas y el mismísimo Valhalla.

Un beso

G a b y* dijo...

¡Vaya historia nos regalas! Ya de entrada el tiempo viene en oleada de retroceso que ni duda me queda de hallarme en Pompeya! caray! qué arte tienes para narrar! Tu texto simplemente es una delicia (con apio, cilantro, tomillo y todos los sabores justos!), genial!
Besos y me llevo el gusto de leerte.
Gaby*

Tracy dijo...

Desde que empecé a leerte creía que la receta que nos ibas a dar era la del Garum, aunque también debe estar excepcional.

Lucia M.Escribano dijo...

Otra clase de historia magistral, es una delicia leerte, sobre todo para alguien que como yo, que me gusta tanto la historia, y se tan poco de ella.
Gracias por hacerme soñar.
Besos amiga.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Ninguna receta contiene todos los secretos...

Juan L. Trujillo dijo...

La fiesta sigue: recostadas en el triclinium,degustando ambrosía y escuchando los cantos de bellos efebos con sus armoniosas liras, las dos amigas hablan de lo humano y lo divino, recolectando saberes que terminaran por florecer en bellos papiros que, !oh, milagro! permanecerán en el tiempo.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Dicen que el blanco hay que beberlo joven, aunque ultimamente he visto cava de reserva.
Delicioso el queso de oveja, pero es seguro que así no lo probaría la mujer de Beckham...

Pepe dijo...

No hace tanto que estuve a los pies del Vesubio,recorriendo las calles de esa Pompeya que mencionas. Me hubiera encantado encontrarme por allí a esas dos bellas damas Casandra y Tertia Nátali y desgustar con ellas tan exquisitos manjares. Tal vez cualquier día en otra ocasión sea posible.
Un abrazo.

Teresa Oteo dijo...

Qué alegría leerte diosa andorrana!! y tu receta un lujo...
Espero que estés estupenda y nos leamos prontito haciendo virguerías.
Muchos besos!

Encarni dijo...

Una receta deliciosa, toda ella, desde el principio hasta el final. Gracias por invitarnos a esta exquisita degustación :)

Un beso

Mari Carmen Polo dijo...

Sin duda debia estar fantástico ese Moretum, Natalì, y el marco, tan sensual, debía acrecentar el sabor, el gusto.

Gracias por tus preciosas palabras :)

Un abrazo

Auxi González dijo...

Como Alma-Tadema, viajas y haces viajar en el tiempo, querida Natalia. Fascinante relato.

Clara dijo...

Un balcón, dos mujeres, unas copas de vino y una receta secreta. Podría ser una escena habitual en nuestro siglo, si embargo la has trasladado a la historia con la facilidad de quien la hubiera vivido.
Vuelvo a aprender con tus relatos Nat.
Un petonet blau turquesa

dapazzi dijo...

¡Cuídate de los idus de marzo!.
Bueno ahora de los de octubre.
Saludos.

LAO Paunero dijo...

Gran narrativa la tuya Natalia, me ha gustado la receta y el entorno creado y recreado con los secretos de las dos mujeres. ¡felicidades!

censurasigloXXI dijo...

Ah, mi receta favorita. Moretum con albahaca fresca es ideal. Bravo por sus inventores, compañera.

Si me disfrazo de chico igual me toca una copita sin rebajar, no?

Beset i carinyets, compi.

balamgo dijo...

Natalí!
Te has cambiado de casa...?
Pensé que me había equivocado de dirección.Pero fue un sólo instante; tú eres irrepetible...
Me gusta mucho el cambio, de vez en cuando, hay que hacer algún apaño.
Abrazos.

Carmen Andújar dijo...

Primero, amiga mía, te ha quedado muy chula la presentación del blog. Una gran historia que tiene como finalidad una receta digna de los dioses. Roma y romanos narrada de una manera impecable para dar forma a este relato.
Me alegro que estés de vuelta amiga
Un petó.

San dijo...

Disfrute de principio a fin, he rebañado cada frase, cada palabra de esta sabrosa receta.
Un abrazo Nátali.
(me gusta este otoño, que se dejó caer por tu casa)

Cecy dijo...

Recibida por los colores otoñales, me hacen vibrar la llegada de la primavera y quizás con cada cambio, uno puede verse elevar de manera misteriosa, para ser Diosa por un rato. Aunque creo que las picaras siempre tienen algo escondido… Y en eso una limpieza por lo fuerte de los ingredientes.
Una copita de vino, a las diosas paganas, se les daba???


Abrazo Nati:)

Clara dijo...

Nat, voy a estar unos dias fuera, (por tierras vallisoletanas), vuelvo a mediados de la semana que viene. Hasta entonces. Besitos

Charo dijo...

Parece que hubieras vivido realmente aquella época de lo bien que la has recreado. Para una profana como yo en historia ha resultado una delicia leerte e imaginarme la escena e incluso saborear la receta.

ANTIQVA dijo...

Muy bien recreada esa historia que Tadena pudo habernos contado con su bella pintura. Una feliz conjuncion de palabras e imagen

Un abrazo y feliz fin de semana, amiga

Ío dijo...


Me gustó mucho, Natàlia, parece totalmente real.
Precioso, y como siempre un placer leer y desgustar tus palabras.
Gracias.
Abrazos.

Ío

Isabel Barceló Chico dijo...

¡Con gusto habría hundido yo también una rebanadita fina de pan en el moretum! Y más aún estando en tan excelsa compañía - adoro a Casandra - a los pies de Vesubio dormido... ¡Ay, esa bahía azul radiante! ¡Ay esas parras cuyas raíces se hunden en un suelo que, algún día, reventará...! Hermosa vida detenida.
Me ha encantado comer contigo, natalí, y más todavía que me hayas dado esa receta. Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

Alfredo dijo...

Recetas, recetas, recetas, me quedo con el cuento... anima, deleita, entretiene, enseña, vamos como el libro ese de la tele.
Durante la lectura tenía ya imaginada la imagen que ilustra el texto. El mismo paseo, llevado al papel.
Besos

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

Por dios, Natalia, que esto es una tentación a todos los sentidos!!! Y yo ya he cenado....!!!
Me alegra compartir estas rebanadas rebosantes de moretum contigo :)
Mil petons i bon cap de setmana.

casss dijo...

SALVE NATALI! la excelsa y gran Natalí.... Con vos no tendré más secretos... te lo mereces por tan estupenda entrada!!!
Me voy ufana, satisfecha y sintiendome más que la reina del Nilo!!!! jajaja

un fuerte y enorme abrazo!!!! (nosotras en un balcón así, la pasaríamos de novela imaginando y escribiendo...)

miralunas dijo...

qué buen momento he pasado en esta reunión de amigas, Natà! y que me llevo rapidito esa receta!

y esa imágen, qué preciosa!

besos, Piba.

Juan Carlos dijo...

Magnífico almuerzo de amigas, cuya receta parece interesante, digna de probar. Me recuerda una que nos dio Verónica, con pepino y que nos apasiona.
Me alegra haber estado (con tu modo de escribir, uno está) en tan grato encuentro.
Muchos besos.