16 de enero de 2012

Lo prometido es deuda; para Juan Carlos y, desde luego, para todos y todas.


1- ENEMIGOS INTIMOS. Tema propuesto en un JUEVES.
¿Que sabor tendrán los sesos de mi enemigo? Me lo pregunté esta  mañana bajo la alcachofa de la ducha canturreando “Imagine”, siempre me inspira, incluso en ayunas pensando en el cafelito.

Llevo una temporada cargando mi instinto con balas de plata por si el enemigo resulta vampira o licántropo. Mi enemigo es difícil de precisar, se escabulle después de cabrearme, se ríe con voz de barítono o de mezzo-soprano, también gruñe, no hay manera de saber qué pinta tiene ni qué sexo. Lo huelo, la adivino, pero cuando intento atrapar esa "cosa" se me hace niebla, pesadilla, multitudes, la vecina o el cartero.

Es urgente liquidar a mi íntimo odiado. Pero para lograr ese fin debo tenderle una trampa. ¿Qué le apetece de mí? Le atraen mi imaginación, mis sueños, mis gozos y deseos, mis sonrisas, más que mis risas, es sutil. Prisa no tiene y yo no suelo llevar reloj que marque la hora del enemigo, de golpe se me presenta y en un suspiro se larga. A cambio me deja amargura, pesimismo, malas caras con cualquiera, bilis y granizo helado en pleno verano.
La cara oculta de la luna es su morada, selenita extraterrestre. Imagino esa idea dando vueltas en círculos, como un sufí derviche. Su naturaleza escapa a conjuros a sortilegios y oraciones que no funcionan. Me río diciéndome: " son supersticiones para bobos y crédulas."
Pero mi enemigo es caníbal, antropófaga, me come el coco día y noche y yo quiero degustar sus sesos en tortilla o en buñuelos para fagocitar su energía !que es la mía!
"Devuélveme el rosario de mi madre y quédate con todo lo demás" bromeo como suelo; buena voz la de Mª Dolores Pradera, suscribo.

!Hoy es el día señalado! Lo noto en el pulso que golpea mis sienes y en la boca seca. Tiendo la trampa; sonrío, pienso intensamente en espuma de mar, olor a hierba mojada y cuerpos bellos..."esa cosa" nunca falla a la cita que devora mi intimidad.
Le espero agazapado e impaciente detrás de una farola, el sol me ciega, llevo las tijeras preparadas, repitiendo el reclamo con los ojos en blanco. Aparece dibujado desde mis talones a la nuca. 

¡Zis, zas!, le propino dos tijeretazos secos, sin darle opción a defenderse.
__ Adiós sombra- casi me ahogo de placer.
Se queda separda de mis talones, asesinada a traición, descerebrada, asexuada, muda e insípida, vacía. "¡Mucho ruido y pocas nueces!" exclamo y escupo con saña a mi sombra. Enseguida ando ligero ¿vuelo?. 

__Una tortilla de sesos__ recalmo al camarero que me mira, las cejas arqueadas.
__No hay sesos en el menú de hoy, disculpe caballero.
__Da lo mismo, cualquier plato me sabrá a sesos__le replico, y él se encoge de hombros, luego golpea con el trasero la puerta batiente y entra en la cocina. Degusto con fruición lo que sea, masticando poco a poco, paladeando. Aunque se trate de sardinas, son los sesos que guardaban mis ideas robadas, mis momentos felices, la sombra que sabe a vísceras muy íntimas, !ummm!

Un nuevo día. Acabo de ducharme, el vapor invade el baño y agarrando la toalla borro la humedad del espejo, suelo afeitarme con navaja, al viejo estilo, sin prisas. En la superficie que gotea se presenta el enemigo, ¿Esas tenemos? exclamo. Dibujo una sonrisa, resignado, porque contaba con su persistencia machacona, con su habilidad mutante de sombra pegada al espejo.
"Habrá que eliminar esta nueva versión, definitivamente. Bastará un corte de oreja a oreja..." En la boca retengo aquel sabor a sesos y sangre, luego nada.


2- LOS TRIUNFANTES- Micro
Con la extinción desde hacía trescientos años de las especies depredadoras más agresivas, los líderes se reunieron en asamblea.
Venidos de los túneles, los árboles, las arenas, cactus, arbustos, ruinas, charcas o cementerios, formaron asamblea. Eran miles de miles los representantes de cada clan, cubrían la superficie de tres campos de futbol y algunos quedaron fuera.
__ Pactemos unas normas o nos exterminaremos acabando como los de cuatro, dos patas, nadadores o voladores.  El alimento que nos sustenta a veces supone matarnos entre nosotros, no hay remedio. Propongo mantener el equilibrio del hábitat muy deteriorado, a base de respetar las crías, bastará con eso si lo acatamos todos__ expuso la tarántula.

El pelotero estaba nervioso, la cigarra se rascó la barriga, el gusano se enroscaba sobre sí mismo y la hormiga roja movió las antenas.
Sin embargo accedieron, por algún motivo eran los triunfantes, los pacientes insignificantes, los incontables desde siempre. 
____________________________
Te dedico, Juan Carlos, la sombra de un jueves muy especial que tú me has recordado: "Enemigos íntimos" (repetición) y el relato "Los triunfantes", publicado en Ciencia Ficción ArtGeruts 100 microrelatos 2011, el cual, en algo, alude a tu exquisita entrada del jueves sobre "el fin del mundo."

19 comentarios:

Pepe dijo...

Todo intento de acabar con los demonios interiores es bastante fallido. No podemos acabar con la sombra de nosotros mismos y allí estaba otra vez, despejado el vaho del espejo, martirizando. Nada que no pueda acabar el filo acerado de una buena cuchilla... y la nada se hizo.
En cuanto al segundo relato, siempre he tenido claro que el mundo futuro pertenecerá por derecho de conquista a esos diminutos y prolíficos seres. Arañas, tarántulas, hormigas, gusanos, dominarán el mundo.
Un abrazo.
P.S.
Entra en mi blog, donde encontrarás una convocatoria para el III encuentro bloguero.

gustavo dijo...

parece mentira que lo diga yo, pero sí que, al relerlo, me reordaba de este cuento primero, pues comento por partes, qué te creías, natalí, y en no sabiendo qué demonios dije en el priemro, sí que sé que la palabra adecuada para este cuento es... UNA DELICIA...
voy a por el segundo...

¡¡qué cabronazos los animalitos ínfimos!!!
y claro, ahora a eleer a juan carlos. si es que me das mucho trabajo, dulce natalí, aunque más le has dado a juen carlos. eso sí, trabajo merecido..
medio beso.

Neogeminis dijo...

Habrá que agradecer también a Juan Carlos por estas reediciones tuyas! Con tanto material siempre hay algo que viene bien rescatar de entre los post ya publicados.
sobre nuestros enemigos íntimos más peligrosos, sin dudas, los peores, son los que llevamos dentro.


un abrazo fuerte!

Medea dijo...

Ainssss que miedo me dais.El enemigo esta ahi pero no deseo saber cual es el sabor de sus sesos me produce nausea,auténtico asco,solo quiero que desaparezca.Me come las ideas,la inspiración. Natali y...sigue ahi,vendra hasta el fin de los dias.Un beso grande.comento desde el teléfono que estoy en la sala de espera del dentista. No se si ha sido el mejor momento de leer esto.

PACO HIDALGO dijo...

Ufff, tendré que volver a leer. A vuela pluma (¿se dice así?) es verdad que tenemos enemigos por todas partes, incluso en nuestro propio interior (ahí están los más). Yo tengo muchos, supongo que tú tambien. Besos.

Alfredo dijo...

¿Quién no ha intentado alguna vez echarle una carrera a su propia sombra? Solo Lucky Luke fue capaz de ser más rápido que su propia sombra, ese trasunto externo de nuestro oscuro interior, tal vez por eso la difícil relación que llevamos con ella, oscura gracias, paradójicamente, a la luz.

Y la vida siempre está ahí esperando su oportunidad para manifestarse de la forma que sea. Es lo único con lo que no podremos acabar nunca.

Un beso!!!

Primavera dijo...

Ahisss si lo se no te leo, que estaba tomando mi cafe con una pasta y sabes una cosa..me sabia a sesos.... ja ja ja
Eres tremenda, ruego que indiques no apto a la horas de comida, cena, o merienda.. ja ja
Un beso

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Me temo que en el segundo siempre les podrá el instinto. Como en el primero, ¿a qué sabrán los sesos del enemigo? Qué buen comienzo. Es verdad, ¿a qué sabrán?

Leonor Montañés Beltrán dijo...

Me alegro de que hayas rescatado estos relatos que en su día no pude leer porque aún no andaba por estos lares.
Luchar contra uno mismo es lo peor porque gane quien gane tu siempre pierdes. Cuántas veces he caminado dirigida por una parte de mí mientras otra parte me obligaba a volver sobre mis pasos. Un sentimiento de angustia se apoderaba de mi mente que no era capaz de pensar con claridad.
Respecto a los seres minúsculos creo que tienen muchas posibilidades de ser los que sobrevivan a cualquier catástrofe. Son capaces de meterse en un capullo y esperar durante años a que la situación sea favorable.
Un beso Natàlia

ANTIQVA dijo...

Que barbaridad, que imaginacion tienes...

Me quedo perplejo...

Entre los "bichos" que nos asustan, y los "Mercados", estamos perdidos...

Un abrazo

Juan Carlos dijo...

1) Sobre la primera, trabajamos historias contrarias, como bien me dijiste. A tu personaje le sobraba su sobra y al mío le faltaba. Metáforas de la paranoia y la depresión. Tu relato, rico, como siempre.
2) Los insectos son los más pequeños, pero a la vez quienes absorben todo lo que jay, todo lo que hacemos. Son los más poderosos y los más expuestos a nuestras conductas.
Muchas gracias por la dedicatora y por reeditar y permitir releer estos relatos estupendos.
Besos, nos vemos en el Museo del rado y más tarde en Córdoba, ¿verdad?

Atalanta dijo...

Prolifera Natalí:

1) Pobre sombra condenada por vida, a estar pegada a ese detestable e insaciable individuo.

2) Esos bichitos son muchos, demasiados, no creo tener insecticida suficiente en el mueble de la cocina para todo.

Yo nunca seré enemiga tuya, joder Natalí me das mucho miedo.

Besos acojonaos

Verónica Marsá dijo...

Ahí están los amigos, compañera de vida. Reconocer la bondad y el saber de alguien es un lujo que debe hacerse público. Hay tantas pocas bien hechas... que esas pocas deben ser expuestas.

Bravo por ti, amiga!

Besito, templà i policromà!

Cornelivs dijo...

Tambien de los enemigos se aprende, querida Natalia...

Besos...!

David C. dijo...

ja ja todavía sigo pensando a que saben los sesos......

javier dijo...

el equilibrio personal se alcanza cuando nuestro peor enemigo ( uno mismo) hace las paces y promete
no tocar más las pelotas con perón

El Drac dijo...

Es admirable la talentosa imaginación que tienes, me dejas gratamente sorprendido.

Un fuerte abrazo

Escribir es seducir dijo...

AMBOS SON RELATOS GENIALES

QUÉ ENEMIGO!!!!

SALUDOS

Alejandro Cabrol dijo...

Mutilante, superpoblado, cadencioso, amenazante, todo de una manera lenta y excelentemente llevada, me encantó! Saludos!

/ AC+ /