6 de febrero de 2014

Este JUEVES: EN PRISIÓN

Tenía la condicional pero continuaba entre rejas. Las cuatro paredes desconchadas, el grifo que siempre goteaba, los pasos del guarda en el corredor o las voces de los otros internos, andaban pegados a su sombra.

Ni el placer de beber una pinta a las ocho de la tarde, cuando le dio la gana, servía para borrar de su mente los olores a emhoecido y desinfectante, que le impregnaban hasta la camiseta y los calzoncillos. 
La pantalla panorámica del pub retransmitía con el volumen a tope, un partido entre el Arsenal y el Chelsea, las bufandas azules o rojas de los hooligans azotaban el ambiente, y las conversaciones entre mordiscos al  fish and chips o la hamburguesa, no lograban sumar un caos, capaz de arrancarle de los barrotes y la claridad mortecina del piloto, cuando a las diez, por norma, apagaban la luz general. Las sombras y la noche infinita de la celda, continuaban reteniéndole, preso.
Saboreó el líquido ambarino y casi masticó la espuma con los ojos entornados, excelente cerveza porque en este free house la servían artesanal, nada que ver con los meados % que acompañaban al rancho carcelario.

La bendita llovizna caía sobre su cabeza, ensanchaba los pulmones para respirar el perfume a césped mojado que venía del parque. Continuó bajo el aguacero, reinaba la oscuridad mitigada por alguna farola y los  faros que pasaban a toda velocidad. Uno de los coches proyectó un chorro salpicándole las perneras de los jeans, maldijo y escupió.
Su minúsculo apartamento quedaba a pocos pasos en Halton Garden. Saludó con la mano la placa del nº57, dedicada a Hiram Maxim, perfeccionador de la pistola automática, su mejor camarada, la 9mm CZ75, cómo la añoraba. 

La llave rechinó en la cerradura igual que la de la cárcel a las seis de la mañana. Encendió el flexo y un cigarrillo, viendo como la moqueta se iba empapando por el goteo de sus ropas. Convenía una ducha caliente y un trago de whisky.

“De una vez por todas, que de esta noche no pasas”, auguró.
Mañana, con dos huevos fritos, panceta, café y tostadas entre pecho y espalda, entregaría el guión para la nueva serie: “On the prison”
Pintura: Francis Bacon
Más notícias carcelarias donde los reporteros del  DAILY

35 comentarios:

LAO Paunero dijo...

Me entretuve con tu relato Natalía. Un buen final.

Fibo Fibo dijo...

Leyéndote me ha venido a la memoria la peli “La leyenda del Indomable”. Esas escenas de los huevos duros, el alquitrán y esa chica mojada y lavando los coches hizo que cuando se estrenara en mi pueblo, fuera comidilla de un despertar a la sexualidad de unos chicos que solo querían jugar.

Y en este jueves frío y ventoso a las ocho de la mañana me pregunto: ¿Cómo tengo la osadía de pretender comentarle a Natalia a quién admiro un mogollón en su forma de escribir?

Solamente me permito decirte que me ha encantado y me has dejado con las ganas de seguir leyéndote más y más.

Un besote preciosa y linda Natalia.

Tracy dijo...

Me he metido tanto en lo que escribías que al final me ha dado coraje que fuese un guión, mira tú que tontería.

Alfredo dijo...

Hay muchos ejemplos de buen cine de ambiente carcelero. Precisamente estos días ando viendo, pero me temo que la voy a abandonar por profundo aburrimiento, la serie Orange is the new black, ambientada en una cárcel de mujeres en los USA y que a todo el mundo le parece una serie estupenda pero que a mí me aburre soberanamente.

Un beso libre!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué buen giro al final: metaliteratura y humor.
Me ha gustado mucho.
Besos.

censurasigloXXI dijo...

Pues a trabajar que nos ediores se impacientan... muy buena la sorpresa del final, buen ejercicio has hecho.

Beset i cafenet, amiga meva.

censurasigloXXI dijo...

Pues a trabajar que nos ediores se impacientan... muy buena la sorpresa del final, buen ejercicio has hecho.

Beset i cafenet, amiga meva.

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Así que era un guión para una serie, nomás y yo que creí que el pobrecito estaba entre rejas... :-)

Besos, Natalia

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es lo que había creido entender, era un guión. Sucede que a veces se pone el escritor en la mente de sus personajes.

Alicia Gonzàlez dijo...

Me intrigaste con tu historia, sorprendente final. Un besote

Carmen Andújar dijo...

Aunque está lo del guión al final, parece que el mismo haya pasado por eso, y de ahí que sea tan real y tan descriptivo, en eso eres la mejor.
Muy bien dramatizado.
Un petonet

Cecy dijo...

Mira que me había intranquilizado bastante, el tipo, que no pudiera despegarse de los olores ni siquiera saborear una cerveza, supongo. Pero mi dejaste dando vuelta con el giro, que me encanto :)


Abrazo Nati!!!

Mar dijo...

Me sorprendió el final. Muy bueno. Me imaginaba a un tipo duro con la condicional, maldiciendo el momento de volver a la carcel.

Bss.

G a b y* dijo...

Uno se posesiona hasta adquirir la piel de un personaje, tal vez sea necesario para llegar a darle la vida que se merece. La cuestión es que el relato me fue llevando a un final, que francamente, no esperaba. Genial!
Besos!
Gaby*

Sindel dijo...

Genial, un relato que atrapa y se vive al paso del protagonista. Lleno de imágenes y sensaciones latentes. El final completamente sorpresivo, pero que le da un giro que me encanta.
Un beso.

Charo dijo...

La verdad es que me ha sorprendido el final del relato pues pensé que era un expresidiario que no conseguía olvidar su vida en la cárcel...Me ha encantado.
Un beso

Pepe dijo...

Pienso que el protagonista de tu relato es un escritor de raza, que antes de escribir, se mete en la piel de sus personajes hasta llegar a sentir como ellos. Sólo entonces, es capaz de coger la pluma y descargar las emociones vividas.
Magnífico giro final el de tu relato.
Un fuerte abrazo.

Spaghetti dijo...

Cuandu uno lee, a veces se olvida que otro lo escribió...pero cuando uno escribe también puede olvidar que lo escrito no ocurrió.
un besón.

Neogéminis dijo...

ahhhhhh...se trataba de un guión! jeje...me hiciste caer!
=)
Muy bueno!
Besos!

PEPE CAHIERS dijo...

Al principio se describía aquello de los presos institucionalizados que siempre lo son hasta el final de sus días, como se decía en la película "Cadena perpetua".

Juan L. Trujillo dijo...

Muy bien logrado. Ficción dentro de la ficción.
Enhorabuena y un abrazo.

balamgo dijo...

The text I like.
Abrazos.

Alberto V. dijo...

Vaya pues hasta que no he llegado al desenlace me tenías desconcertado. Las dos historias no paraban de cruzarse. Has conseguido que todo tu relato en sí forme una trenza. Felicidades.

Recibe un cordial abrazo.

Lucia M.Escribano dijo...

Un relato lleno de situaciones verosímiles, que me confundió hasta que llego el giro final.
Muy bueno preciosa !!
Abrazos con cariño.

rodolfo dijo...

qué asociación mental entre cárcel y Francis Bacon tienes, me pregunto. ahhh ya acaba de encendérseme
igualmente la luz a mi jajajaja. cafe Francis y tostadas, jajaja que mujer esta !!!

Juan Carlos dijo...

El clima de la historia, de lujo, he saboreado la pinta, la hamburguesa, los fish and chips, he sentido el clima y he visto las calles por las que deambula.
Como tu protagonista, con esa obsesión que tenemos los escritores, que conozco un poquito solo, lo de los novelistas lo imagino y lo conozco por ti.
Muchos besos, disfruté mucho la lectura.

casss dijo...

Magnifica descripción. Absolutamente cinematográfico. Dicen que en realidad el cine desarrolló la literatura, y así es: tú le indicas al director paso a paso cómo hacer realidad el excelente guión. La calidad y aptitud es toda tuya!

Besos

ANTIQVA dijo...

Magnifico como has jugado con el lector en este trepidante texto...

Muy bueno, amiga

Un abrazo

rosa_desastre dijo...

Me ha dado corage llegar a la realidad del final de tu relato, estaba a gusto con la fantasía, el personaje bajo la lluvia y su cárcel de dentro....
Un abrazo

San dijo...

Tan maravillosamente descrito que uno va viendo a ese personajes dar cada paso y ese final...para nada lo que imaginé.
Un besote.

jordim dijo...

Buen texto, voy a hurgar más por aquí, cual voyeur..

Alfredo dijo...

Excelente puesta en escena. Muy a cuento me viene la imagen de Truman Capote (Seymour H.) entrando en situación para acabar ese guión "a sangre fría"
Tiene sentimiento y color, gris, pero color.
Besos

Marta C. dijo...

Hola, Natalí. Por fin vuevo a estar por aquí dando guerra. Me ha encantado tu relato. Ese juego entre la realidad y la ficción es realmente sorprendente, quiero decir que no te lo esperas. Un placer volver a leerte, querida amiga.

Rosa María dijo...

Espero y deseo que estés disfrutando del momento y a la par engrandeciendo y engrasando neuronas para seguir comentando y posicionando.
Un abraciño,
Rosa María Milleiro