16 de enero de 2014

Este Jueves: YO, OSCAR, PONGO EL PRINCIPIO

Eligiéndola cuidadosamente del jarrón, Dorian ejecutó a la rosa blanca entre sus finos dedos, para evitarle la insoportable decadencia de mañana. Una espina, a cambio, le regaló la gota de sangre que él chupaba goloso. Basil le observaba, indemne, entre tantísima belleza, gracias a su papel de mero testimonio, aquel que se limita al pincel.

Poco antes del crepúsculo, el joven se había acercado al lienzo que cubría un tapiz adamascado; de la pintura brotaba un olor a barniz fresco, a orín viejo, a pudding pasado. Las fisuras de la tela emitían el sonido del capullo cuando nace la oruga. No pudo mirarse y huyó con un espasmo, aún tenía tiempo.

“Henry, Fausto dandi, siempre tiene razón. Mi ingenuidad es incontestable tanto como mi belleza, debo tenderme ante el espejo y esperar a que fluya el néctar, la adoración, la saliva del placer sobre mi pecho nacarado con las pestañas entornadas por los vapores”
Se acercó al aguamanil de porcelana Royal Worcerter. Ramilletes de flores en el fondo, borrosas, y su rostro reflejado.
__Bésame Narciso-dijo al agua y sus labios se besaron.
Un torbellino de círculos borró la imagen, la mosca nadaba para salvarse. Horrorizado, se apartó.
__Dorian, el insecto no es culpable, ni tú tampoco, inocente pervertido-la voz de Basil sonaba vulgar, sarcástica.
__ ¿Quién tiene la culpa?
__ El mago, Oscar. 
  Donde AUXI más principios que continuan.

26 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No lo había imaginado pero tienen algo comú Narciso y Dorian Grey

LAO Paunero dijo...

Yo lo sentí al leerlo como la adoración del sí mismo, por lo tanto lo de Narciso emparenta bien con el tema en cuestión según lo veo. Saludos Natalìa.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Todo Narciso tiene un final hermosamente amargo. Buen relato encadenado.

Fibo Fibo dijo...

Wilde, Fausto, la fuente de la juventud, dandismo, hedonismo, narcisismo. (Vanidad humana)

Una sociedad que salvando la distancia, es equiparable a cualquier otra época de la historia...una clase obrera, media y alta...todas ellas con sus virtudes y sus defectos en busca de ese algo que nos haga diferentes y nos distinga de los demás.

Como siempre un gran trabajo, y mi admiración plena.

Un besote preciosa y linda Natalia.

Fibo Fibo dijo...

Pd: Una obra que busca reivindicar la homosexualidad, más que la búsqueda de la eterna juventud.

Lucia M.Escribano dijo...

Las ganas de ser distinto, de salirse de la media, de levantar admiración a su paso, el quererse quizá en demasía, puede acabar siendo una gran decepción.
Aprender que el cuerpo es un vestido que nos regala la vida, pero que acumula desgastes es algo que nos ahorraría muchos dolores de cabeza.
La comparación entre los dos resulta cierta, aunque a mi no se me ocurrió nunca pensarla ¿ ves ?
Siempre aprendo a tu lado. Gracias.
Abrazos preciosa amiga.

balamgo dijo...

Siempre es un placer inmenso, volver a leer algo del grandioso Oscar Wilde, aunque sea breve.
Abrazos.

rosa_desastre dijo...

Dos personajes revolcandose en el mismo espejo, el de la vanidad. Estoy pensando que yo me quiero mucho...no se como voy a acabar.
Un besazo

Carmen Andújar dijo...

Muy buena continuación, con Narciso de protagonista y al final el mago, ¿Cómo sinó?
Un petó

Cecy dijo...

Tanta belleza y los miedos, enloquecen a cualquiera, mientras ellos van caminando por el espejo de toda ¿vanidad?, Lindos muchachos esperando la eterna y ansiada juventud.

Un abrazote Nati :)

Cecy dijo...

otro: Tus portadas, amiga mía, me dejan prendada, como soñando historias.
Muy lindas, siempre.

mariajesusparadela dijo...

Final buscado desde el principio

Juan Carlos dijo...

Menudo retrato de Dorian Grey has hecho con ese instante que narras. Claro, este es un retrato psicológico.
Gran relato juevero. Muchos besos.

Pepe dijo...

Me ha encantado tu continuación al texto del Retrato de Dorian Grey. Permíteme que resalte una frase que me ha parecido sencillamente genial y digna de un alma sensible.

"Dorian ejecutó a la rosa blanca entre sus finos dedos, para evitarle la insoportable decadencia de mañana".

Como siempre, un texto impecable, Natalia.
Un fuerte abrazo.

Neogéminis dijo...

Gran calidad y sutilezas en tus palabras, Natalia!...cuántos secretos y maldiciones pueden esconder ciertos espejos y retratos!
=)

Sindel dijo...

Las personas vanidosas en extremo terminan siendo víctimas de su vanidad. Tu relato es impecable, me gustó mucho como lo resolviste y lo desenlazaste.
Un beso enorme.

Leonor dijo...

El eterno problema del miedo a perder la belleza, de dejar de ser joven. Bien comparados los personajes de estas obras. Tu forma de relatar inmejorable como siempre.

Besos

G a b y* dijo...

Has hecho un enlace de personajes y situaciones que van a verter en un pozo común (reflejos de reflejos).
Muy buena tu iniciativa que se resuelve en un texto muy bien logrado.
Besos!
Gaby*

MARIA IBAÑEZ dijo...

Excelente respuesta a una propuesta muy original.
saludos de María!

nataliasenmarti.blogspot.com

Loquita Diplomada dijo...

Tu relato pone en evidencia lo difícil que es para ciertos personajes atrapados en su propia vanidad, aceptar las consecuencias del correr del tiempo y la perdida de su bella apariencia.
Lo escribiste genial! Un beso!

ANTIQVA dijo...

Hay gente que se ama demasiado, amiga... Bellisimo texto, y bellisima la imagen que has publicado...

Un abrazo

Matices dijo...

Con Narciso hemos ido a parar.Los años pasan, la vida nos va consumiendo y haciendo prescindibles. Ni no quererse nada ni el extremo contrario...
He disfrutado tus intensas letras.
Besos!!

(Tu nuevo cambio me encanta)

San dijo...

No debe ser bueno ser tan bellíiiiisimo y tan vanidosísimo, ya se ve como se termina. Un lujo Nátali como no lo cuentas.
Besos

Clara dijo...

Cuando buscas tu imagen por todos lados corres el riesgo de que una simple mosca sea tu mayor enemigo.
Me gusta el aroma de las lilas, no tiene oponente ante el espejo.
Genial Nat.
Petonets

Toni dijo...

La belleza de las obras y el placer de escribirlas es importante.

Un beso maga Natàlia.

censurasigloXXI dijo...

Necesito sentirme eternamente desarrugada, desmichelinada y desengrasada. Haría un trato con el benigno ser pero me temo que sus exigencias al respecto iban a ser impagables. Me quiero como estoy.

Un beset, companya. Cafenet amb pecat.