18 de diciembre de 2013

JUEVES: Regalo de Navidad

Estoy en pausa pero programé esta entrada con tiempo, no quería fallarle a JUDITH, menos aún en su cumpleaños !felicidades! Pasadlo bien amigas y amigos, a por los regalos.

Cuento de Reyes

La Sra. Concejala de Cultura levantó la mirada de la pantalla hacia la cola que se extendía desde su mesa a la entrada, unos cincuenta metros de negritud.
Los fue repasando uno por uno sin disimulos, atrincherada en su posición de poder indiscutible, alguno bajó la vista, nervioso o como ofendido.
Sin lugar a dudas el elegido sería el cuarto, así que para evitarse soltar saliva y rellenar archivos que borraría, a los demás los despachó sin contemplaciones. Se marcharon sumisos, pero dos la miraron apretando puños porque llevaban tres horas de cola inútil.
__Nombre, edad y procedencia. No hacen falta papeles-le espetó, fijando la mirada en aquellos ojos de corzo. La conmovió, un poco, su breve gesto de alivio.
__Ngombo, veintiuno, Guinea-hablaba bien el español y su voz sonó pastosa con un deje salido de un pozo o de un pájaro raro. 
"Le doblo la edad"pensó ella antes de decirle:
__Preséntate a las cinco en punto en el patio del Ayuntamiento, no te retrases. Cobrarás los cien € cuando acabe todo.
Lo vio alejarse, andaba suave, parecía una pantera negra, los tejanos gastados se le ajustaban a las nalgas, las imaginaba prietas. La Sra. Concejala se pasó la lengua por los labios, llevándose algo del carmín recién repintado.

No falló, vino antes de la hora. Ella lo esperaba bajo el porche y estuvo presidiendo el ceremonial de la vestimenta. Al final parecía un rey orgulloso, incluso con el turbante ridículo, las plumas de marabú falsas y el manto con estrellitas pegadas. Era un guerrero massai o zulú, que en el tema ella no se aclaraba, demasiadas pelis sobre eso de África; “sambo” “mandingo” "bwana" "salacot" y demás. Lo cierto es que a los críos les encantó.
Sentado en el trono saludaba y le aplaudían. Lanzaba caramelos como quien echa pétalos de rosas y en sus brazos acogía tres chiquillos que le besaban sin miedo, las madres lloraban de emoción.
__ ¿Eres negro de verdad? Al del año pasado se le despintaba la cara-la niña le pasó un dedo por las mejillas, no se borraba el color ébano.
__Bonita, soy tan negro que de noche no me veo-la nena reía.
Triunfó Baltasar, más que Melchor el farmacéutico, o Gaspar el rubito maestro, los tenían muy vistos y las novedades, ya se sabe, se aplauden. Ngombo resultó un Mago simpático, infatigable, bello hasta provocar silbidos en las chicas; era un campeón de básquet vestido de príncipe oriental.

A eso de las nueve pasó a recogerlo donde habían quedado. El frío calaba, Ngombo, con la gorra de lana hasta las cejas, sonreía, y sus dientes eran nieve pura. Cuando se sentó a su lado, notó un ligero aroma a sudor que la excitaba. Aceleró con ganas de tenerlo delante en una mesa, más controlado.
__Me llamo Teresa-informó sin apartar la vista de la carretera.
El restaurante quedaba lejos, en las afueras, discreto y "chic", no la reconocerían. Mientras conducía iba pensando que podría ser su hijo, esa intuición la puso nerviosa. ¿Se habría maquillado demasiado? El no abría la boca, la observaba.
Comieron con apetito. Estaban en penumbra, pero los jeans y la sudadera de Ngombo desentonaban. Sin embargo tomaba las delicatesen con unos dedos prodigiosamente largos, nadie podría igualar su elegancia. Deseó besarlo ahora.
__Teresa, eres de cristal o de marfil y hueles a jazmines ¿te romperás entre mis brazos?-Ella sintió una nube de deseo en la boca del estómago.

El chalé tenía piscina con luces, Ngombo se quedó mirando la superficie turquesa. Entraron sin hacer ruido, ella desconectó la alarma y con el índice hizo el gesto del silencio en sus labios
__Mi hijo Xavi está arriba, procurará dormir toda la noche porque vienen los Magos y si se despierta antes de tiempo, se fastidia ¡no tendrá regalos!-chocó índice y pulgar-La cuidadora se acaba de marchar.
__ ¿Y tu marido?
__Estoy separada-tomándole de la mano fueron al cuarto del fondo-Dúchate-le susurró-Te conviene-estas palabras lo sonrojaron, pero es imposible ver el rubor en la cara de un negro.
Cuando estaba bajo el agua lo contempló; brillaba como el azabache en cada músculo, borroso de pies a cabeza por el vapor. Ella dejó caer la ropa, entró y se abrazaron. Experimentaron un placer apremiante hasta alcanzar el clímax, algo que Teresa, siempre meticulosa, catalogó de animal y desconocido. Se miraron con deleite goloso, las pieles húmedas, chocolate o leche. En la cama fue otra versión sin pausas y centímetro a centímetro. Creyó explorar la Sabana africana entre sábanas de seda, la divertía el símil. Luego durmieron respirando como dos criaturas inocentes.

__ ¿Qué es eso?-antes del amanecer él señalaba un montón de paja, unos dulces, unas copas y tres sillones colocados junto al ventanal del salón, al lado del inmenso arbol con lucecitas parpadeantes.
__Comida para los camellos y un tentempié para los Magos, la tradición.
Enseguida entendió lo de la tradición, en su tierra tenían muchas y sagradas. Desperdigados en el suelo montones de regalos con lazos enormes, todo eso para un sólo niño, pensó. Ngombo tuvo una idea, en el asiento trasero del coche había olvidado una cosa.
__Es el turbante que Baltasar dejó en tu casa, para Xavi.
Ngombo no quiso, se negó, pero ella insistía: trescientos €.
__Nunca había conocido a un Mago auténtico, para ti mi regalo de Reyes.
Al mirar de nuevo a la piscina, Ngombo iba meditando: "¿En invierno para qué les sirve? Aquí abrevarían las doscientas cabras de mi aldea" Sonreía contando los billetes, y se dijo: "no te olvides de los cien que ya has cobrado. Lo que se dice un mes de trabajo en una tarde noche, a ver si mañana me seleccionan para las podas en las viñas !Allāh es grande!"

Nada más despertar Xavi fue a ver lo que le habían traído los Reyes. Sin lugar a dudas, el regalo más fascinante, el más inesperado, único, irrepetible, fue el turbante de Baltasar, el mismo que lucía en la Cabalgata. En el colegio envidiaron a Xavi, se lo probaron, soñaron ver al Rey Negro, aquel alto, de sonrisa luminosa. 
Fotos: Robert Mapplethorpe
Mi regalo para 2014 del mismo fotógrafo, tomadlo si os gusta.

46 comentarios:

LAO Paunero dijo...

bueno que te puedo decir ¡suerte para Xavi! imaginativo tu relato Natália.....

Valaf dijo...

Bueno, en todo caso y obviando lo de su madre, me alegro por Xavi. Niños, bendita inocencia...

Un beso y Feliz Navidad

Fibo Fibo dijo...

Creo recordarlo de otro jueves tuyo...la verdad es que aquel me gustó y este me ha sabido mejor.

Pásatelo bien y felices fiestas.

un besote.

emejota dijo...

Pero qué bien narras querida. Me ha encantado la guinda del turbante. Besos.

Leonor dijo...

Me ha gustado, tan magníficamente contado. Era importante elegir bien en el casting, el rey Baltasar tenía una importante misión.

Felices fiestas.

besos

Tracy dijo...

Una sensacional noche de Reyes que dejó a todos contentos.
Felices Fiestas.

Carmen Andújar dijo...

Un regalo chulísimo, el turbante para el niño, y el mago para la madre. ¡y que mago madre!
Un petonet

Sindel dijo...

Y todos tuvieron su regalo y su noche de reyes inolvidable. Un relato impecable, me encantó.
Un beso enorme compañera y muy feliz navidad para vos y tus seres queridos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Sindel se adelantó a lo que hubiera escrito yo, en forma menos efectiva.
Todos, de distinta manera, fueron felices.

Juan Carlos dijo...

Este cuento refleja muy bien ese contraste de posición social; esa absurda riqueza y esa necesidad nunca saciada, esas superficialidades y carencias de los ricos y esa potencial delos excluidos.
Me ha gustado mucho. Muchos besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El mejor regalo siempre es el más simple. Gracias por romper tu pausa. Un beso.

Pepe dijo...

Se fué con 400 €, pero no puedo evitar un sentimiento de rechazo hacia la aberrante conducta de la mujer todopoderosa. Al fin y a la postre, el chico africano actuaba movido por la necesidad lo cual no le impidió tener la sensibilidad suficiente para pensar que el turbante olvidado sería un magnífico regalo para los sueños de un niño.
Un abrazo.

G a b y* dijo...

Gran historia. Una noche de reyes que no se olvidará fácilmente, cada cual obtuvo su obsequio y encendió su sonrisa. Muy bien contado y acompañado de unas fotos magníficas. Te felicito una vez más.
Me queda desearte muchas felicidades para tí y los tuyos.
Beso, chin chín y salú!
Gaby*

Omar enletrasarte dijo...

en resumen, afortunado Xavi
muy buen relato
saludos

San dijo...

Pensó la señora que todo tiene un precio, incluso la necesidad. ¿Todos recibieron su regalo?
Feliz día para Xavi, al final los niños siempre son los que realmente saben apreciar un regalo, y fijaté !un turbante!.
La primera vez que lo leí me gustó muchísimo, esta no iba a ser menos.
Un abrazo Nátali y Felicidad hoy y siempre.

Rhodea Blason dijo...

Que triste es que haya tanta diferencia de mundos, unos tienen tanto y otros tan poco. ¡Qué bien lo has narrado! Y en unas fechas en las que tendríamos que reflexionar.
Gran relato.
Besos

Rhodea Blason dijo...

Gracias por tu regalo. Me lo llevo

Auxi González dijo...

He devorado el relato con total fruicción.

Toni dijo...

El "quid" lo veo en el turbante. Me parece un regalo verdadero y mágico.

Besos, y que disfrutes de estos días.

Alfredo dijo...

Ella también se llevó su regalo :)

Un beso!

Neogéminis dijo...

jajajaj ay Natalia!...con qué talento nos haces trasladar por tus letras, llevando en el paseo aromas, colores e imágenes con la naturalidad de quien observa sin miedo a ser descubierto!...excelente relato que ha sido un placer leer!
Gracias por este regalo! jejeje
Un besito.
p,d no había visto el árbol juevero de Alfredo!...está buenísimo!
=)

Lucia M.Escribano dijo...

El relato nos cuenta, como la magia contento al niño con el único regalo de verdad...el turbante.
Los demás se acogieron a la ley de la oferta y la demanda, según sus necesidades.
Feliz Navidad preciosa amiga.
Besos.

Loquita Diplomada dijo...

Y todos contentos con sus regalos!
Me imagino la cara del niño cuando encontró el turbante del mismísimo Baltasar.
¡Y qué regalito se echó la madre!
Me gustó la sencillez de Ngombo, en contraste con el estilo de vida de la concejala.
Te dejo un beso Natalia y mis deseos de que tengas una feliz Navidad!

miquel zueras dijo...

Me ha encantado el relato. Te ofrezco un micro navideño:
Dejamos un cuenco con galletas y un vaso de leche. "Papá Noel vendrá hambriento y fatigado" dijo mi padre. Al día siguiente corrimos alborozados a ver los regalos.
El cuenco y el vaso estaban intactos. El perro había desaparecido.
¡Felices Fiestas!
Borgo.

Mar dijo...

Un Baltasar para ella y un turbante para el niño... No le salió mal la cuestión a la concejala jaja!

Bss.

Clara dijo...

Lo que está claro es que ella tuvo un regalo de lo mas exclusivo!!!
Genial Nat
Felices Fiestas, SALUD, y un 2014 lleno de todo eso que tanto deseas..
Besos amiga

landa rodriguez fida dijo...


Muy bonito natàlia.

FELIZ NAVIDAD BESOS!!!!!!!

Teresa Oteo dijo...

Yo también quiero el turbante de baltasar joooooooo!!!!!
Muchos, muchos besos y Feliz Navidad!!

Alberto V. dijo...

Creo que has dejado el listón muy alto ¡menudo relato! Tienes un potencial narrativo que imagino tendrás pensado explotar de forma más profesional. Repleto de frases fantásticas como ´La Sra. Concejala se pasó la lengua por los labios, llevándose algo de carmín recién pintado´. Formidable!

Recibe un fuerte abrazo y te deseo unas Felices Fiestas!

Alberto.

Alfredo dijo...

Mucho recorrido para un regalo de Reyes que deja huellas (negras)
Al regalo lo veo envuelto en un turbante olvidado y rentable, y a la concejala, por ser concejala, sino a santo de qué.
Relato que muy bien podría formar parte de algún texto de "La Sonrisa Vertical" .

Besos y Felices Fiestas... ¡estéis donde estéis!

Judith dijo...

Hola!!
Que regalo tan apasionado el de la señora, al menos el niño se quedo contento y el mago quedo feliz también!!
Muy buena historia Natalia, gracias por participar!!
Besos

José Ramón dijo...

Interesantes letras Felices Fiestas y espero que el año 2014 venga cargado de salud amor y trabajo.
Saludos

José Ramón dijo...

Interesantes letras Felices Fiestas y espero que el año 2014 venga cargado de salud amor y trabajo.
Saludos

José Ramón dijo...

Interesantes letras Felices Fiestas y espero que el año 2014 venga cargado de salud amor y trabajo.
Saludos

rodolfo dijo...

hay que dar una oportunidad a los sueños. Feliz Navidad amiga, un beso

dapazzi dijo...

BON NADAL I LO MILLOR PER AL 2014.

casss dijo...

Reina mía, qué regalo!!! El sueño del pibe (y de la piba...)

Genial como no podía ser de otra manera.

MI ABRAZO ENORME PARA COMPARTIR TU FESTEJO CON TODOS TUS AMORES.

TE QUIERO MUCHO AMIGA, y los sabesssss...

Celia dijo...

FELIZ NAVIDAD. Querida amiga:
Espero que pases unas fiestas muy felices, y que todo en la vida, sea tan bonito como deseas.
Besinos

Alfredo dijo...

Felioes Pascuas Natalia.

El Drac dijo...

Que pases unas felices fiestas mi querida amiga Natalia, que el 2014 colme de éxitos y bendiciones tu hogar y tus acciones.


Un gran abrazo!!

Susana Peiro dijo...

Allí donde te encuentres...mi abrazo te buscará y encontrará. ¡Muchas Felicidades, Amiga!

Que tu Año Viejo cierre en Paz y el Nuevo te encuentre celebrando la Vida. ¡A tu Salud, guapa!

Pepi dijo...

Nataliaaaa, he vuelto, como el almendro, je, je. Al menos quiero saludar a todos los amigos antes de que termine este 2013, y vengo con la ilusión de volver a leerles en el próximo año. Felices Fiestas. Nos veremos si Dios quiere. Besitos.
Perdona, me gustó mucho tu relato, y las dos fotos son divinas.

Omar enletrasarte dijo...

Al comentario del 19 agregar, mis deseos de un gran 2014
saludos desde Uruguay

Clara dijo...

Felíz 2014 Nat !!!!!, mucha Salud, risas y amor para ti y los tuyos.
Besotes

rodolfo dijo...

Hola: soy Edu, Feliz Año Nuevo

Esilleviana dijo...

Me ha encantado todas las visiones de este relato: el de Ngombo, al sacar partido a nuestras absurdas tradiciones, el de Xavi al disponer de una prueba muy apreciada entre sus compañeros de clase y desde el punto de vista de Teresa, siento envidia sana? jaja -éso de la envidia sana es irreal...-. Fenomenal!!

un abrazo