18 de octubre de 2012

Jueves relatos: De libros


 “Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya”
                                                                                    Antoine de Saint-Expéry

¿Te acuerdas de mí?
En todas las funciones siempre representé el papel del zorro, orejitas de cartón y bigotes de alambre fino. El primer día te dije:"No puedo jugar contigo. No estoy domesticado" y me preguntaste:"¿Qué significa "domesticar"?", respondí:"Significa crear lazos...Sólo se conocen bien las cosas que se domestican. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro..." luego tú proclamaste: “No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo."
!Cómo te gusta el desierto!: “Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo” Siendo yo mayor -tanto, que tenía un hijo de tu edad, cabello oscuro y lacio, el tuyo es rubio acaracolado- encontramos un desierto con dunas altas y sedosas, no un pozo, y sepultada en una de ellas la cola del avión de Antoine, aquel señor que no sabía dibujar ovejas, el mismo que dibujaba un sombrero que era una boa con un elefante dentro. Resultó mentira aquel avión pero sabes que "caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.” Para mí, andando en zigzag, aquel era su avión y él se perdió en el desierto, más tarde el mar lo engulló con su avión.
“Es tan misterioso el país de las lágrimas…” como un desierto, como el mar, como el planeta del hombre rico que compraba estrellas para tener más, de estrellas y de todo, y el del borracho que bebía para olvidar que lo era, o el del rey cuyo manto tapaba todo su planeta, solitario.

¿Sabes? aunque te pese me han gustado los baobabs en la sabana, con sus troncos hinchados y sus ramas en forma de dedos regordetes, tú siempre quitabas los brotes con esta excusa: "Hay que obligarse regularmente a arrancar los baobabs en cuanto se los distingue de los rosales, a los que se parecen mucho cuando son muy jóvenes."
Limpiabas el planeta para la rosa, yo tenía celos de ella, de la campana de cristal con que la cubrías por el viento, por el frío y los bichos. Ahora sé que envidiaba su belleza frágil, pero no era más que una rosa ordinaria, dijiste.
"Lo esencial es invisible a los ojos”, medité, empezando a entender porqué tenía espinas la rosa, porqué al final no quiso que mataras las orugas; quería conocer las mariposas.

Te imagino flotando ingrávido con tu bufanda, nunca te la quites, ayuda a volar y a no acatarrarte por esos planetas y estrellas.
Antes de irte deshollina los volcanes, calientan como estufas, hasta los apagados, nunca se sabe. Insisto, ponte la bufanda cuando te vayas, aprovechando una migración de pájaros salvajes.
No te olvido, Pequeño Príncipe.
                                                                   El zorro.
P.D: Visita el planeta de Little Nemo, sí, pequeño como tú, un niño que siempre se cae de la cama mientras sueña, os hareís amigos. Seguro que te dice: "Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres ya empezaría a ser dichoso." 
Es el libro que desde los diez años he leído más veces, hasta hice de zorro en varias funciones. Siempre vuelvo al "Pequeño Príncipe" (o "el Principito) y a aquella frase de su autor Saint-Exupéry: "Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerden)."
Las cursivas señalan textos originales del libro y he puesto alguna referencia más dentro del relato. Estos días Google rindió homenaje a otro personaje que me fascina, Little Nemo, se cumplen 107 desde que Wilsor McCay lo ilustró. Los dibujos del "Pequeño Principe" son originales del mismo Exupéry.
   !Gus regresa al timón juevero!, esta vez va de libros en la biblioteca de ROCHIE

39 comentarios:

Neogéminis dijo...

Sabrás Natalia que al ver el tema de este jueves también yo sentí pasar por mi memoria aquellas páginas tan mágicas del Principito y su amigo el zorro, historia que descubrí allá por mis doce años cuando me lo regalaron.
Hermoso homenaje le has hecho, me ha emocionado.

Un abrazo

Fibonacci dijo...

La lectura es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo (Joseph Addison).

Si quieres saber, te enseño.
Te alivio si sufres daño.
Si estás solo te acompaño.
Me callo si tienes sueño.
(Creo que de Cervantes)

La literatura nunca se puede dividir en mala o en buena, ni tampoco partir de la base de que un libro de más de seiscientas página es un tocho, aunque eso sí, mientras leo uno de ello, me puedo leer unos cuantos de menos de trescientas.

Todos los libros te aportan vida, y cuanto más leas, más vida tendrás; aunque algunos de ellos sean infumables.

El libro nos distrae y aprendemos a la vez, viajamos por épocas pasadas, presentes y venideras.

En definitiva…”creces” aunque luego te distribuyas y mueras.

Referente a tu post…como siempre para enmarcar…reitero que cada día me sorprendes más y más por lo buena que eres.

Un besote preciosa y linda Natalia.

MORGANA dijo...

Un libro que todos deberíamos leer más de una vez,Natalia.
Creo que éste es uno de los libros que más he leído y cada vez que lo releo aprendo algo nuevo.
Un gusto recordarlo de nuevo contigo,Natalia.
Besitos.

Gastón Avale dijo...

Un libro que nunca leí pero que de tanto escuchar de el casi me lo aprendí Jaja. Un beso amiga

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Cuánta magia en El principito. Qué buen homenaje el tuyo.

Matices dijo...

El año pasado lo quise regalar en navidades, lo tuve en mis manos para hacer un regalo muy especial.
Me buscaban uno adaptado para la edad y me dije, no... quiero el de toda la vida, pues será un libro para siempre. Cada libro tiene su momento y no tardará en llegar. :)
Besos

PACO HIDALGO dijo...

Compartimos algo de la niñez, y es el gusto por el exquisito libro "El principito", que tanto ha despertado mi imaginación. Lo he leído en francés (institito) y varias veces en castellano. Muy bueno tu relato, también con una imaginación desbordante. Abrazos desde el sur, Natali.

Mar dijo...

No he leído el Principito :(
El caso es que esta Navida, los Reyes se lo trajeron a mi hija... Nunca es tarde para cogerlo de su dormitorio y enfrescarme en su lectura :)

Bss.

Marta C. dijo...

hola,natalí. no participar en los jueves no significa no pasar a leerte. preciosa esa composición que haces de Le Petit Prince. Si recuerdas, era profesora de francés, y ninguno de mis alumnos dejó el Intituto sin haberlo leído. tdo él es joya, cada frase es pura filosofía de vida. Casi me lo sé de memoria de tanto leerlo.
me encantaría q pasaras por DEBATES LITERARIOS y nos dejaras tu experiencia en el debate q he planteado besos

Tracy dijo...

Gracias por tu visita y por tu bienvenida, me hizo encontrar como en casa.
Me has tocado la fibra con "El Principito" y me ha gustado mucho la forma en que lo has presentado.
Encantada de haberte conocido.

Tracy dijo...

Oye, que he estado paseándome por tu blog y me gusta mucho, así es que me quedo para verlo más despacio.

mario gomez garrido dijo...

El Principito es como un mueble que adorna las infancias, irremediablemente, qué hermoso debió ser representarlo en una función, formar parte de el de esa manera tan directa, tan viva. Un placer, te seguiré leyendo.

Lola Polo dijo...

Como has visto, yo también he leido el Principito y mas de una vez, me encanta. Un hermoso cuento para todas las edades.

Un abrazo

Lola

Carmen Andújar dijo...

¿Sabes? No he leido el principito; pero como lo describes, aunque sea mayor, aun estoy a tiempo supongo.
En este jueves he descubierto verdaderas maravillas para tener lectura para muchos meses.
Un petó

Cecy dijo...

Otros de los libros que bien podría a ver elegido para este hermoso jueves, existe en mi vida desde pequeña y cada tanto voy a el. Recuerdo que me lo trajo mi papa y cuando a penas tenia creo que 8 años, mi madre me llevo a ver la película. Lo he leído con mi adorado hijo y el también me lo ha pedido prestado hace poco para que su retoño comenzara a leerlo. Es una hermosa herencia.

Te agradezco el recuerdo, que también crea lazos.

Un abrazo Natalia.

Rochies dijo...

Natali, podrá perfectamente haber hecho tu mismo tributo.
Fue mi primer libro en francés. Inolvidable. Hace 10 años, todo marcado con aquella letra manuscrita de 6 años, decidí obsequiárselo a un gran amigo que regresaba a su ciudad, Roma, y quería se llevase algo muy mío.

Toni dijo...

Nos equivocamos matando al niño que hay en nosotros. Creo que deberiamos ponerle cubiertos en la mesa cada dia.
Tierno y sustancioso relato Natàlia.
Un beso.

rodolfo dijo...

como tú, El Principito es uno de mis dos libros preferidos, el otro es El Perfume, me fascina ese ingenuo y sincero personaje. En mi blog, al pie de mi perfil hay una palabras de El Principito que me acompañan: Lo mejor de todo el mundo no es visible

San dijo...

¿Sabes? lo pedí como regalo, como no llegó, fui guardando todas las moneditas que encontraba rodando por casa, ahorradas, me lo regalé yo.
Como dice arriba Matices todo llega en su momento.
Buen recuerdo Natália.
Un abrazo.

José Vte. dijo...

¿Que decir?, El Principito fue el primer libro que le regalé a mi mujer, con algunas frases subrayadas y con mi propia dedicatoria. Es un libro mágico, lleno de poesía y enseñanzas. Es un primor y una joya.
Todo el mundo debería de leerlo.

Maravillosa entrada Natalí y maravilloso El Principito.

Un abrazo

Valaf dijo...

"Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerden)

Bien, yo creo que resume el por qué del drama humano. ¿Has pensado que la poesía, quizá, sea esa eterna búsqueda del niño perdido?

Un beso

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

A ese famoso dibujo del elefante y la serpiente, le encontré la primera vez que lo vi, la objecion de que un elefante se defenderia. Y otro dibujo sí me pareció un sombrero. Pero con imaginacion, un sombrero puede dar miedo. Puede ser simbolo de algo siniestro.
Lo de ser niño me parece un fastidio pero reivindico lo de ser inmaduro.

ANTIQVA dijo...

Bellisima evocacion esta que has realizado, amiga...Si algo tengo claro es que, a medida que acumulamos años, añoramos mas la infancia... Aquel tiempo en que todo parecia mas bello...

Un abrazo fuerte, amiga

Juji dijo...

Si es que cuando te pones... me has hecho recordarlo con un cariño... ¡ains, Natalí" que gratos recuerdos.

Besitos enormes, amiga.

Leonor dijo...

Como otros amigos han comentado, has hecho un bonito homenaje a un libro que casi todo el mundo ha leído, y más de una vez, y cada vez que se lee encuentras algo a lo que en otras lecturas no habías dado la importancia que le das en ésta nueva lectura, es una magia que tienen los libros, que siempre te sorprenden con algún pasaje que habías pasado de puntillas.

Un beso.

Juan Carlos dijo...

Fantástico, en todos los sentidos de la palabra. Has hecho un trabajo estupendo a partir del Principito.
Besos, amiga.

miralunas dijo...

cuando ya pensaba que nos habíamos olvidado de él, por tenerlo siempre adentro, o peor, por ser personas grandes, me lo has traído todo de golpe! gracias por eso!

se lo he regalado al nacer a mis sobrinos y a mis hijos.

y he ido a comprarlo con mi nieta, para compartir con ella el cuidado de esa flor y enseñarle a mirar las puestas de sol.

te abrazo, Natá!

Pepe dijo...

Como sabes, he hablado en mi blog de Platero y yo como el primer libro que le regalé a Toñi. Pues bien, puedo decirte que el último ha sido precisamente El principito, el mismo que tu te has encargado de glosar y recordarnos de una magnífica forma.
Un abrazo.

Mari Carmen Polo dijo...

Preciosa tu entrada, Natalí, igual que maravilloso es El Pequeño Príncipe, libro que tengo y he leído en castellano y en francés. Un libro que no debería faltar en ninguna biblioteca en nuestros hogares, haya niños en la casa o no.

Buen fin de semana :)

Un beso

Maria Liberona dijo...

que bello muy buen relato y excelente libro si, recuerdo haberlo leido pero creo que era muy pequeña para poder entenderlo, pero algo de el me llamaba la atención

Sindel dijo...

Me costó decidirme entre el que puse y "El principito".
Este libro lo leí en muchas etapas de mi vida, sin ir más lejos este verano pasado le pegué una releída. Siempre me deja maravillada, siempre me deja algo nuevo.
Así que me encanta que lo hayas elegido y todo lo que escribiste en este jueves mágico.
Un gran besote.

Luis Rodriguez dijo...

Este libro educa emocionalmente, nos hace mejores personas, sin lugar a dudas. Vengo de ver otro clásico "Mi plante naranjalima" indudablemente son libros para toda clase de lectores.
Natália veo que este libro te acompañó y te acompaña siempre, un abrazo y me emocionó tu entrada.
Estoy rezagado en la lectura pero cumpliendo!

casss dijo...

Hace poco volví a hojearlo. Especial en todos los sentidos.
Tu homenaje no es menor y me conmovió.
y Lo de las ilustraciones, un plus, que es un lujo.

Fuerte abrazo amiga (cómo me gustaría leer tu borrador, te acuerdas de la otra vez que lo hice? fue una gozada!!!)

besos

dapazzi dijo...

Durante el bachillerato lo traducíamos del frances,,,,, uf,lo que ha llovido¡¡¡

Rossina dijo...

Gracias Natali por tus palabras de hoy, posteriores a estos días que han sido de pura celebración. Cuando me ofrecí para la conducción del jueves, no tenía pensado ningún tópico y después emergió solo, casi como ese domingo de cumpleaños en el que decidí publicar la propuesta. Y como libriana que soy no creas que no vacilé ante otras. Pero, ya, quedarán pendientes (nunca postergadas!).
Amé tu libro, como casi todos los que vinieron a visitarte. Ha sido hermoso el recorrido, las confesiones entre comentarios. Me parece que en esta ocasión nadie se quedó afuera.
Hace muy poquito, en Teología de la carrera de Letras, trajeron el texto para explicarnos lo que es un sacramento: haciendo hincapié en las lineas de la domesticación como el momento que lo determina.

Me ha encantado que se sumasen blogs tan queridos que jamás habían sabido de qué se trataba esto de los jueves. Veremos si surgen colores ;) Creo que si. Un abrazo gigante.

ibso dijo...

"Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerden)."
Me encanta esta frase. Quizás si más personas mayores recordaran cuando fueron niños, nuestros actos de adultos serían más ilusionantes.
Un abrazo grande, grande.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Deberíamos leer más con la imaginación, como haces tú con esta entrada.

Ío dijo...

Muy bello tu relato, me encantó como entrelazaste las palabras de Antoine a las tuyas, creando entre los dos un nuevo universo.
El Principito es necesario, sea la edad que se tenga.
Gracias, Natàlia, por tu inigualable y hermosa imaginación, y también tú lo eres :))
Besos y cariños para ti

Ío

mariajesusparadela dijo...

Cuando salió el principito corrió por todas partes en lenguas de la gente.
Como el Quijote, no necesita defensores, es universal.