26 de mayo de 2011

Este jueves un relato: Tres personajes en busca de una historia.


"Mi frágil, dulce, Cecilia !qué crueles!, te degollaron.

Espérame en el Limbo, soy Sebastián, tribuno, herido por flechas y salvado por Irene, ella me curó y me quiso.
Seduzco a hombres y mujeres, eso dicen, pero sólo a ti venero, ojos de gacela, niña del arpa, tócame…una melodía en las nubes.

Los Hados caprichosos quisieron que naciera demasiado tarde, para verte.

¡Animal! Diocleciano César, ahora me matas con flagelos, pero yo suspiraré, siempre vivo, por mi Cecilia, date por vencido tirano pagano.

Cecilia, en el éter flotaremos a pesar de los tiempos porque soy el ángel que soñaste, el mismo que vio Valerio, tu casto esposo mártir.
Me enamoré de ti a través de la leyenda, somos leyenda...espérame en el cielo" 


 Santa Cecilia. Stefano Maderno.

San Sebastián- Guido Reni.

El César Diocleciano
___________________________
Sebastián, Cecilia y el "animal", 125 palabras per cápita, en GUS:  http://callejamoran.blogspot.com/ 

25 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Menudo animal estaba hecho Diocleciano.

Me ha encantado tu relato, Natalí. Nunca me defraudas.

Un abrazo.

Fibonacci dijo...

Estas historias o leyendas es que me parto, tengo que poner mi descubrimiento del hombre y poner en marcha de nuevo mi máquina de la verdad para descubrir si son verdaderas.
Me ha venido a la mente al leerte, que por cierto lo haces de narices y admiro tu capacidad para escribir tan bien...el tema de pigmalion, su estatua y la Venus que era muy buena y lo contento...Si esa imaginación existiera ahora, lo llamarian locos y los meterian en un sanatorio de esos que ahora no son psiquiatrico...un besote preciosa Natalia

Fibonacci dijo...

Pd: Mira que enamorarse de una estatua, que seguramente estaría más fria que ese Eter que pulula por los espacios siderales...con lo agradable que es sentir el calor de una mujer...¡Dios! que me aspen si entiendo a estos antiguos de la antiguedad.

alfredo dijo...

Diocle, otro animal desbocado...
Una porción de historia en un frasco de perfume.
Esencia que retratas a pesar de la sístesis, a unos y otros.

Besos.

Juan Carlos dijo...

Bueno, tras leerte he tirado de wikipedia y ahora sé algo más. El Apolo de los santos enamorado de la virginal Cecilia ¿Sería él el ángel que ella esperaba?
Queda a la imaginación del lector, la verdad nos está vedada, salvo que se nos aparezca un ángel y nos la cuente.
Besos.

Anónimo dijo...

Santa Cecilia la santa de la música? La degollaron? Tendré que ir a la Wiki como Juan Carlos.
... en el éter flotaremos a pesar de los tiempos porque soy el ángel que soñaste ... GUAUUUUU !!! me lo anoto para usarlo alguna vez jajajjaja, una frase matadora!!!.
Salute Sirena con anteojos (eso quedó para la historia)

Bacci

Bueno, hete aqui que tengo problemas nuevamente para que entre el comentario, le doy a la opción Anónimo a ver que pasa.
Soy Any

Neogeminis dijo...

Nunca tan bien utilizado eltérmino "animal" en su forma más despectiva como para retratar a esos sanguinarios personajes entronados en el poder que se asumen como dueños de las vidas ajenas. Y no sólo cabe para los que ya están bajotierra.

Natalia, me quedo con la frase de Alfredo:
"Una porción de historia en un frasco de perfume"

Un abrazo.

rosa_desastre dijo...

Pues eso, que tu relato nos deja con la boca abierta y la wikipedia por abrir. Da gusto perderse entre la realidad y tu fantasia sin descifrar del todo cual es la una o la otra.
Un beso

Anónimo dijo...

Que bonita historia, aun con animal incluido.
Me enamoré de ti a través de la leyenda.... ay! que bonito, soy el angel que soñaste.
Nátali que es realidad y que fantasía?
Precioso un abrazo.
(No me dejaaaaaa, soy San, pero ¿que le pasa estos dias a estos trastos?

Verónica Marsá dijo...

Hasta reliquias hay de alguien que ni existió, menudas historias... hasta los mitos helenos se quedan cortos con tanta parafernalia, sería hija de la rama de Caeculus.

M'esgarrifen aquestes històries...

Besito, templà!

maria jose moreno dijo...

Que barbaridad , que de cosas se puede contar en 125 palabras y yo sin saber nada de esto. Qué ignorante. Mi diosa a tus pies me postro, eres mi ídola.
Un besazo

Manuel dijo...

jajajja, voy a tener que ponerme un acceso directo a wiki, y digo yo... ¿que culpa tienen los animales de que se les compare con ellos a determinados elementos?.
Enamorarse de una leyenda o de un sueño, siempre algo cargado de ilusion y fantasia si no se deja volar demasiado.
Un beso, Natali !!!!

Solitude dijo...

Toda una síntesis, Natàli, toda una síntesis... He disfrutado leyéndote.

Petonetssss

Anónimo dijo...

Que lindo, una historia de amor de las celestiales! Y flotarán entre las nubes del limbo el ángel enamorado, y la chica alegre (tal me decía cuando era chica una monja conocida, era Sta. Cecilia, en una versión supongo edulcorada)
Me gustan estas historias con cuerpo y cierre tan definido a pesar de ser tan escasas de palabras. Me parece todo un logro a mí, de verdad.
Besito Natalí
Ceci

Atalanta dijo...

La historia es muy bonita Natáli, aunque muy triste.
Por ser mi nombre, busque su historia… bueno la de la Santa y creo recordar, que a la muchacha le gustaba mucho cantar y su martirio fue cortarle la lengua, pero siguió cantando y le cortaron la cabeza, claro esta siguió cantando. De esto vendrá lo de patrona de la música.

Si Verónica, era de la familia Caeculus, algo así como “los cieguecitos”.

Besos soñadores

Isabel Romana dijo...

El "animal" no me gusta, pero los otros dos, la tierna Cecilia y el tierno Sebastián me gustan mucho. Más ella, la verdad. Pero a él lo representan siempre tan hermoso como a Febo Apolo, a quien está asimilado por razón de las flechas y por su capacidad para frenar las epidemias. En este texto, tan genial, has entrelazado muy bien a estos dos mártires romanos, tan queridos. Un abrazo.

SUSANA dijo...

Buen Trabajo Natáli! Mantuviste y resaltaste magníficamente los perfiles y estos tres personajes se unieron para otra leyenda, la que creaste en estas líneas.
Abrazo fuerte Querida Amiga!

CAS dijo...

Tus breves palabras nos transportan en el tiempo, y nos despiertan curiosidad y sed de saber más de estos personajes y de ese cruel "animal" con perdón de los otros...
... Esperarse en el cielo... frase plena de melancolía y romanticismo.

un fuertísimo abrazo, amiga Natalí.

Eva Magallanes dijo...

Que difícil es lo breve!, en este texto tuyo se cumple lo de tres personajes en busca de una historia... como si fuese un arranque para un relato muy enjundioso. ¡Y que personajes estos, un trío dinamita!
Muchas gracias por tus comentarios en mi blog, siempre son mucho más que comentarios, lo valoro mucho. Mi abrazo!

ANTIQVA PHOTO dijo...

Pues uno, alguna vez, tambien se ha enamorado de una estatua... O de alguna mujer esculpida en algun relieve egipcio...

Es que uno es muy suyo...

Me encantó el texto, tan preciso todo él..

Un abrazo, amiga

Natàlia Tàrraco dijo...

Este jueves como sabeís, era forzado no pasarse de las 125 palabras (no pasé de las 122), y poner los nombres de Cecilia y Sebastián, añadiendo un animal.
!!CULPA DEL GUS!! Pues yo lo solventé metiendo mano del santoral y luego imaginación delirante, ¿ironia? con gotas biográficas, ¿morbo? ¿romance celestial? A ciencia cierta, jeje, hablando de santos, todo está envuelto en la leyenda eclesiástica de los martirologios, que ni ellos se aclaran y existen versiones para dar y bendecir. !Ah! los mitos siempre míticos.
Sebastián entre otras cosas, es el patrón de los Gays, el apolíneo y equívoco tribuno, dicen que ahuyenta la peste, dicen...uy, muchas cosas de él, no hay más que repasar el arte que lo refleja, la pintura de Reni resulta de las más elocuentes, José Ribera tampoco lo pinta mal, hasta hoy, da mucho para mirar.
Cecilia patrona de la música y más cosas, ya lo creo, murió degollada como figura en la obra maestra que expongo, delicadísima, sensual, otros dicen que salió viva del tajo, pero al final con sádismos LOS ANIMALES la matan del todo, nada seguro como para creerlo.
Pongamos, pues algo de imaginación, lo dejo al gusto. Os dejo muchooos besitos.

A ver si puedo subir este comentario en MI PROPIO blog, !qué cruz!

Medea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Medea dijo...

Perdona el tachón de arriba,no me habia puesto ni una sola tilde.
Natalí, preciosa, que mal con esta conecsión, va muy lenta y por problemas técnicos voy fatal con los jueves.(aún no he podido leer ese capitulo de lágrimas que esperaba con ansia)
Amor con sonido de arpa, venidos al mundo en distinto tiempo pero enamorados, la bestia...el cesar. ¿se podría inventar un mundo donde encontrarlos??Si lo tienes invéntalo. Tú sabrías. Un beso preciosa. Te quiero

Matices dijo...

Porque todo nombre esconde su historia y que bien nos lo has mostrado... como muchos tiraré de wiki, porque me he quedado con ganas de saber más...

Un beso

(Perdona, entre los problemas técnicos y que he estado fuera vengo algo tarde..)

elena clásica dijo...

¡Qué vuelta de tuerca! Ja ja, maravilloso, increíble la idea.
Siempre nos sorprendes con las ideas pero en este caso has sorprendido a los propios personajes. Me ha parecido encantadora, mágica, dulce, pura poesía, unida al horror de la historia y a cierto gusto por el sufrimiento en el martirio, cosa que siempre me ha sacudido bastante. ¿Soy yo o la cara de san Sebastián tiene su no se qué de placer?

Es de un lirismo el amor que ha incubado en su ánimo san Sebastián por la historia íntima de santa Cecilia que hace suya. El ángel existía pero era un recuerdo del pasado. Rozas la música como la santa que nos ocupa.
Las imágenes son fascinantes. Pero, yo me vuelvo loca contemplando la escultura de santa Cecilia, mármol retorcido y pliegues desgarrados, la cabeza escondida y huida del mundo, en otro...

Uh, Natalí, cómo eres, bruji, jaja, qué buena.