20 de enero de 2011

Los JUEVES un relato- Mi ficción de lo que ocurre en: TÚNEZ

Disimulaba, pero no podía dejar de observarlo.
Toda la familia salió al porche y comieron guiso de garbanzos con verduras, bajo las cañas, encima de las esteras. Circulaba un airecillo tibio mientras contemplaban chumberas, campos de pistachos, al burro dando vueltas en la noria o a las gallinas escarbando. Finalmente empezó a hablar con cierta timidez:
__ Estuve en las calles con los demás, la gente joven tenemos la sensación de haber dado un primer paso, fue peligroso y emocionante. He venido huyendo de los salteadores, de las bandas de policías, de los tanques en las calles. No hay pan... Lamento ser una carga pero sabeís que mis padres viven muy lejos. Prometo que me quedaré pocos días__ Padre levantó su mano encallecida y negó con la cabeza, nunca hablaba de más.
Hassan tenía ojos oscuros ribeteados de tupidas pestañas, era delgado, de veinte años, su primo lejano. Aixa no le veía desde primaria, cuando marchó a la capital para estudiar, ahora parecía otro, muy guapo. Su regreso inesperado la fascinaba y la hacía mirar al suelo con ganas de mirarlo a él.


Al pueblo de campesinos acababan de llegar muchos parientes en mini buses, en motos en autocares atestados. Llovieron como un aguacero y apenas caían cuatro gotas en otoño y primavera, lo nunca visto. Corría el mes de enero y florecía la mimosa.
Estaba fregando los cacharros en la fuente cuando notó su presencia. Hassan, plantado bajo la higuera, le sonreía.
__! Aixa, qué bonita eres, ramillete de jazmines*! Por el Profeta.
__ No blasfemes__ replicaba ella.
La ayudó cargando platos y pucheros hasta la casa, andaba elástico, era un macho joven de gacela. Este pensamiento la ruborizó pero no pudo evitarlo. “Jazmín me llama” iba diciéndose.


Madre sirvió té a la menta con piñones, lo tomaron con galletas aún calientes espolvoreadas de comino, un agasajo especial dedicado al huésped. Hassan sostenía el vaso con el pulgar en el borde y el índice en la base, como todos, para no quemarse, tenía dedos finos de artista porque llevaban años sin trabajar la tierra.
Antes del ocaso rezaron arrodillados en las alfombrillas que la abuela tejió de colores intensos, ahora desteñidos. Observó que él no murmuraba las palabras y les imitaba por cortesía, Aixa se preguntó si en la ciudad los jóvenes universitarios olvidaban sus deberes religiosos. ¿Qué había sucedido? algo que provocaba alegría y miedo a la vez, en los ojos de Hassan leía ambos mensajes.


Por la noche, después de cenar, una vez apagada la luz de butano, Hassan y Aixa contemplaban las estrellas, a miles, incontables. La voz del muchacho sonó parecida al pulsar de un Kannun*, líquida y suave.
__No me preguntes sobre lo que ha ocurrido, el futuro está en nuestras manos, brillante..._señaló al firmamento__u oscuro, una incógnita, pero regresaré para estar ahí. Te voy a contar una leyenda que explica nuestro origen.
La encantaban los cuentos, así que se relajó olvidando que sus largas trenzas caían sueltas y que él las miraba intensamente.
__Era una princesa tan bella y joven como tú, vino de oriente huyendo del terror, exiliada con unos cuantos amigos y amigas. De eso hacen miles de estaciones, aquí no existían más que tribus salvajes. Se llamaba Dido y nació en fenicia. Cruzaron la mar pasando infinitas penalidades enviadas por dioses crueles, pero Dido era decidida, firme, la luz de su gente y la asistían energías femeninas, madres y doncellas, por eso jamás se rindió. Llegaron a unas ensenadas y desembarcaron, Dido supo que era el lugar propicio para fundar una colonia, creyó que la sonreían las diosas como augurio favorable. Bosques de pinos, manantiales, granados, acacias, frutales, rebaños, tierra fértil, calas donde abrigar navíos, clima dulce y brisas marinas. Allí Dido construyó la Ciudad Nueva, Qartaj*, sin olvidar detalle. De esa ciudad provenimos, significa la palmera cargada de dátiles y la rosa del desierto que esculpen los lagos salados. Dido es la madre de Tūnis‎*, nos alumbró para que fuéramos nobles, valientes, misericordiosos y soñadores. Dido amó a un extranjero, Eneas, el troyano, lo acogió con sus hombres que escapaban de una guerra atroz. Él respondió a su generosidad amándola, pero zarpó obedeciendo al destino señalado por sus dioses. Dido se quitó la vida arrojándose al fuego con todos los recuerdos de Eneas. El espíritu de la reina vaga por las ruinas de Qartaj, destruida por los hijos de los hijos de Eneas.
Hassan se quedó callado, el semblante triste, ella le envidiaba, ansiando ser, algún día, contadora de cuentos.
__ ¿Nos ayudará Dido a ser fuertes y felices? No quiero quemarme en las llamas como ella, por causa de ningún hombre, pero me llena de orgullo venir de una mujer, nosotras apenas con contamos__él respon-dió con firmeza:
__ Pues ya ves que contáis y mucho, sin Dido no existiríamos, recuérdalo, algunos prefieren olvidarlo, son mezquinos. Las chicas estaban en las calles, todas y todos somos uno mismo. Espero que sepamos construir un nuevo Tūnis para que el espíritu de Dido renazca de las cenizas y se sienta orgullosa de sus hijos e hijas. Tenemos un padre, murió hace años, Abīb Būrqība, pero es otra historia, te la explico mañana__ expulsó una bocana de humo y apagó el cigarrillo.
Sin pensárselo, le acarició las mejillas y ella cerró los ojos, Hassan no era Eneas, estaba segura, tanto como de que estudiaría para ser narradora de sueños.
__________________
* Ramillete de jazmines: Regalo usual en Túnez__*Kannun o Qannun: Salterio, cítara árabe__ *Qartaj: En árabe Cartago- *Tūnis‎ , en árabe; Túnez o Tunicia__* Abīb Būrqība: Habib Bourguiba presidente de la república de Túnez del 1957 al 1987, propulsor de la democracia laica y la modernización del país. Fue destituido por el golpe policial de Ben Alí__ Fotos de paisajes y gentes de Túnez; archivo Internet.

Al pueblo tunecino con mis deseos de prosperidad, libertad y paz. Dedicado a todos y todas, y a las amigas Elena Clásica, poeta, e Isabel Romana, la escritora que ha creado una sensible historia: “Dido reina de Cartago”
Encuentros donde sea gracias a Tésalo, en casa de GUS: http://callejamoran.blogspot.com/ 

33 comentarios:

Fibonacci dijo...

Bonita historia...¿pero tú crees que la mujer cuenta para algo en esos lugares...o más bien para cargar los cantaros, oir historias o leyendas y llenarles la cabeza de pajaros...? Las historias engrandecen nuestras vidas, pero al mismo tiempo inculca hechos que nos hace retroceder en el tiempo...y como se dice...agua pasada no mueve molino, sino hacen otro molino más abajo, que es lo que está pasando...construir con agua ya movida...de ahí a los genes hay un paso...los jazidis...(no se si esta bien escrito)...una de sus máxima es que no pueden tener contacto de sangre que no sean las de ellos al considerar a los demás impuros...esta es nuestra sociedad actual...llena de egoismos, despropositos,querer ser más que el vecino...llena de trovadores y de eso que se denominan filosofos...un día me sente en un banco en un parque...allí habia dos jovenes con pañuelos palestinos al cuello...les pregunté el porqué de llevarlos...su contestacion...estan de moda y además abriga...¿y sabesi qué significa?...no...no les quise aclarar nada...a otro le pregunté el porque de su pendiente en la oreja y el significado que había tenido...solamemnte me dijo que le gustaba...pero no abía nada más...esta es nuestra sociedad...me he enroyao...un saludo Natalia ¡Salve!...como siempre una historia muy bien llevada y bien escrita....un besote.

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

¡Cómo me ha gustado esta historia!
Tú también eres narradora de sueños, Natalia, y lo haces divinamente.
Te aseguro que la leí con verdadero placer.

Un abrazo.

Celia dijo...

Hola amiga. Tus escritos son verdaderas novelas.
La verdad es que el tiempo que estuve en Túnes (unos diez días) pude observas que las mujeres no tenían voz ni voto. Y eso que de todos los países árabes, parece uno de los más Europeos. En fin... que no podemos arreglar el Mundo, estre otras cosas, porque pensamos que no tiene arreglo y que de ser así... ya lo hará otro.
En fin, que me ha encantado tu relato lleno de sabiduría e historia, y que feliz jueves, juevera.
Un beso

Primavera dijo...

Narradora de sueños que me hizo soñar con que un dia el mundo sera distinto, la mujer no sera sometida por nadie, habra para todos alimentos, trabajo, un lugar ideal para vivir, ya no habra fronteras viviremos en el Eden.
Primavera

Ibso dijo...

Eres una gran escritora, Natàlia. Un relato que deja con ganas de seguir leyendo y aprendiendo de esa cultura tan cercana y tan desconocida.

Un saludo.
Ibso.

Nieves Hidalgo dijo...

Preciosa entrada, Natàlia. Emociona la historia de Dido y Eneas contada por este muchacho mientras fuma.
Lo cierto es que Túnez está pasando por un momento delicado, pero es que en estos tiempos todo está revuelto.
Los tunecinos se merecen un país sin altercados porque son gente maravillosa. Esperemos que dentro de poco todo regrese a la calma.

Besos 1000

Tésalo dijo...

Bien por esatas fotos y por otras que he observado en las portadas de diarios y en diarios digitales.
En Túnez no hay trabajo, a qué pais me ha sonado esto?
Hay tráfico de vehículos y ferrocarriles, aerodromos, puertos deportivos y grandes almacenes, a qué me ha parecido en algún momento tan distinto de lo mio?
Las expresiones de protesta de las jovenes univesrsitarias son las mismas que en el Reino Unido cuando han subido las tasas o que en Francia, con los ajustes en la edad de habersse jubilado.
Somos hijos efectivamente de una misma mitología mediterranes.
Nuestro impulso ante esta crisis nos lleva a algunos a escarbar muy profundo en la lectura de tu texto. Pero las respuestas habrán de ser muy distintas a esas habitales hasta ahora en Túnez, Irlanda, Portugal, aquí, en Islandia...

Tésalo

elena clásica dijo...

Querida Natalì:

Grande, a la mano de otra grande me enlazas. Benditas escritoras, líricas del pasado que es el presente.
Cuando se olvida el respeto y la reverencia debida a nuestros siglos y antecesores, encontramos la realidad más terrible. Pero el espíritu siempre se levanta, el que busca Justicia , el que ya no se amilana.
La reina Dido, comprometida con su pueblo, honesta reina, honorable sangre, luchadora y mujer.
Túnez, pueblo mediterráneo, sabio amor a la tierra.
Pueblo de Túnez, mujeres de Tunez, salve! que sigan ondeando las banderas del descontento y de la rebeldía transparente.
Que sigan clamando vuestros ancestros oprimidos.
Y fuera de clamor popular, siguen gritando las estrellas cuando las miran los enamorados.

Muchas gracias, linda pluma por tu relato de miel, dátiles, y luna, por hacerme partícipe junto a la admirada y querida Isabel Romana.

Un gran abrazo.

CAS dijo...

"No quiero quemarme en las llamas como ella, por causa de ningún hombre, pero me llena de orgullo venir de una mujer...."

Camino, destino, designio. Las mujeres debemos indicar la dirección, aunque se nos niegue el derecho, la historia así lo marca.

Siendo tú contadora de historias, me dejo llevar por tu relato y camino de tu mano, y entiendo y conozco, adivino y presiento.Y quiero contigo encontrar esperanza en donde cuesta hallarlo, porque de otro modo, no veo señales de futuro.
Un fuerte abrazo, mi querida Natalí.

SUSANA dijo...

La impecable contextualización y el festival de detalles; la presencia de Dido (salve Isabel Barceló y compañía! El libro me mira desde la biblioteca y sonríe con placer por tus palabras) los personajes…tu relato se mete bajo la piel Querida Natália! Muy buen trabajo!
Me uno con todo cariño a tus deseos para el pueblo tunecino!
Un fuerte Abrazo con mucha admiración guapa!

Medea dijo...

Tu cuento...¿ficcion? me ha encantado Nátali tu si sabes contar cuentos, cuentos del día a día cuentos con la magia y la poesía de un buen escrito, "Dido reina de Cartago" no lo he leído pero tu si sabes de su historia y por Dido y por su fortaleza tienen ahora que no parar hasta conseguir la libertad individual hasta conseguir un nuevo Túnez fiel a sus jazmines a sus dátiles y a su miel pero nuevo en las libertades nuevo en los derechos de hombres y mujeres que de alguna manera la dictadura les ha arrebatado. ¡¡Aplausos!!Nátali…cuéntame otra historia y otra…y otra… es un verdadero placer leerte. Un beso grandote preciosa

Verónica Marsá dijo...

Qué bucólico... mejor me callo. Igual me tildan de xenófoba.

Ya sabes que si no he de ser honesta, mejor me retiro, te mando un mail.

Besitooooo!

Isabel Romana dijo...

Querida Natali, has contado una historia preciosa del Túnez actual, vinculándola admirablemente a esa otra, tan antigua, que se remonta a los orígenes de la propia ciudad. Creo que has dado una sabia lección al dejar entrever que el pasado siempre nos enseña algo útil para el presente. Una de las características de la historia es, precisamente, que puede leerse siempre en clave actual y extraer las conclusiones pertinentes. La sociedad que representaba Dido - y luego los cartagineses - era una sociedad abierta, cosmopolita, pacífica (de hecho todas sus guerras, cuando llegaron a ellas, las hacían con tropas mercenarias)y amante del comercio, que es una de las actividades más benefiosas para el ser humano, puesto que nos pone en contacto con otros pueblos, otras costumbres, y nos hace ser más comprensivos y valorar y aprender lo que las demás culturas tienen de valioso.

Recordar que las mujeres hemos aportado mucho a la humanidad, desde el principio, e incluso que puede considerarse a una mujer como "madre" del pueblo tunecino, debería hacer reflexionar a la sociedad tunecina actual y comprender que las mujeres constituyen un bien inestimable por inteligencia, sensibilidad, equilibrio. Ellas están llamadas también a participar en esta revolución - y creo que lo han hecho, activamente - y a ser parte también de los beneficios que de ella se deriven.

Espero que esta rebeldía llegue a buen puerto y no se defrauden las esperanzas de tantas personas. Urge crear una sociedad más igualitaria, justa y plural.

Te agradezco de corazón que te hayas acordado de nuestra Dido querida y que, junto con mi admirada Elena Clásica y el pueblo tunecino, me hayas dedicado este maravilloso post.

Un abrazo enorme, natali, y un millón de gracias.

San dijo...

Ojala nuestros ojos vean cambios con vientos favorables, sin tanta borrasca acechando. Tiempos dificiles, aquí y alli. Duros momentos pero prefiero no perder la esperanza de un cielo sin tanta nube.
Ojala todo fuera más facil.
Un fuerte abrazo deliciosa cuenta cuentos.

Inma Brujis dijo...

Lástima que en esa cultura la mujer sea un cero a la izquierda y sólo tenga obligaciones. ¿Sabías que si un hombre quiere divorciarse de su mujer con decirla "yo te repudio" tres veces delante de cuatro testigos queda automáticamente divorciado y ella totalmente humillada ya que ningún otro hombre podrá contraer matrimonio con ella por no ser virgen? En fin... Un beso

IRLANDA dijo...

Cada día me sorprendo más de tu gran facilidad para narrar historias y esamblarlas con los dioses. Y ya no me tendría que sorprender, espero que Hassan cuente más cuentos y Aixa estudie para acompañarle, de igaual a igual, me quedo con el fondo romantico.

Petonets; mañana a esta hora estaremos a punto de darnos un par de fuertes besos, jejejeje

LUNA dijo...

Querida Natàlia!!!!!
Pienso que la humanidad, en el mismo tiempo, funciona a distintas velocidades.
El pueblo Tunecino, como otros muchos pueblos, ha pasado por invasiones de distintas culturas, a ser "protegido" por otras, de la que se independizó no hace mucho, para caer en manos de un dictador, de los suyos, que los ha dejado en la bancarrota...
Eso sin entrar en detalles de su cultura con respecto a la mujer, y otras cosas, que no me compete a mi decir si es lícito o no... aunque tengo mi opinión.
Pero, en cuanto a la pregunta de que si nos importa o no... aunque escribí un cuento y lo publiqué, luego m
me di cuenta de que no había sido honesta, aunque si, politicamente correcta...
Pero he rectificado....
Y a ti no te voy a mentir, amiga mia, no es propio de amigas...
Creo que nos importará lo que duren en las televisiones las imágenes que "hieren" nuestra sensibilidad.
Luego se nos olvidará.... como siempre...
Y es que somos así, intrínsicamente....

Besitos agridulces...

alfredo dijo...

Me sumo a tus deseos para el pueblo tunecino. Puede ser... ¿Porqué no? ¿Quién nos lo iba a decir a nosotros hace años?

Han de iniciar el camino, personas como las tu cuento, él generoso con sus conocimientos y su sabiduría, y ella deseosa con su libertad y participación.
Dos y unos pasos cortos, pueden valer para el más largo y ambicioso camino.

Besos

Carmen Andújar dijo...

Sublime relato, lleno de sabiduria y muy bien documentado. Yo también espero que este pueblo encuentre su camino, con unos gobernantes dignos de su pueblo.
Ens veiem, Un petó

El Drac dijo...

Eres una mujer increíble querida amiga en un cuento creas otro y rindes homenaje al pueblo de Tunez y a nuestra gran amiga y más aún admirada Isabel, no tengo sino que aplaudirte de pie y con una amplia sonrisa.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Natàlia,

Es precioso este relato que nos haces de la Túnez actual, con los problemas que ahora tienen sus habitantes, relacionándolo todo ello con los orígenes míticos de Cartago, colonia Fenicia. De verdad que el texto me ha encantado, porque rememoras las palabras que Virgilio le dedicó a Dido, sin olvidarte de Isabel Barceló, con su Dido, Reina de Cartago.

Tienes, amiga Natàlia, la capacidad de estar en todas partes, como si de una diosa mitológica se tratase. No se te resiste ningún tema. Siempre das la talla y dejas el listón bien alto. Y ¡anda que si se te hubiese ocurrido hablarnos del Arte de Cartago, con sus ruinas Romanas y sus reminiscencias Fenicias! Entonces sí que habrías merecido no un Triunfo, como ahora, sino múltiples Triunfos.

Te reconozco como una incansable escritora, que crees en lo que dices y te apasionas por lo que haces. Eso se comprueba en todos tus escritos.

Entrañable es tu homenaje al Pueblo Tunecino que ahora lucha por recuperar su Libertad. ¡Ojalá los dioses y diosas de la Mitología Clásica, Púnica, y también la Musulmana, les sean propicios!

Un abrazo entrañable, Querida amiga Natàlia,

Antonio

Mar dijo...

Natàlia. Volveré mañana. Pero que sepas que por aquí pasé.
Es tarde. Requieres dedicación y cariño. Este texto seguro que se lo merece. Bueno, todos lo merecemos.
Hasta mañana mi apasionada Natali
Petonets

Teresa Cameselle. dijo...

Suerte para Aixa, en representación de todas las mujeres tunecinas. Suerte para todos, felicidad, esperanza, y democracia, que dijo algún sabio que es el menos malo de los sistemas.
Y para ti, buen fin de semana, frío pero soleado por aquí y por allá, creo.
Bicos.

Pepe dijo...

Muy buena narración sobre la realidad tunecina, Nátali. Breves pinceladas como el incipiente alejamiento de las creencias religiosas, como la incipiente (y espero que imparable), lucha de la mujer por situarse en un plano de igualdad, descritas las revueltas como el comienzo de algo nuevo y esperanzador, breves pinceladas repito, que se mezclan en tu relato para componer un cuadro ilusionante.
Un abrazo.

Ceci dijo...

Es conmovedora la fuerza de la juventud. Hassan tiene en su energía e ideales una arma y un escudo valiosísimos. Armados con estos se siente salir a dar pelea invencible. Quién pudiera?
Y Aixa, inquieta, despertando en ella el gérmen de la igualdad y la oportunidad..."Nos ayudará Dido a ser fuertes y felices"..saben en su humildad que necesitarán siempre de la ayuda de quienes quieran arrimarsela. Natalí, sin dudas hay para mi, más santidad en la valentía de este par, aún con todas sus dudas y vulnerabilidad, que en los poderosos de turno.
Vayan mis deseos también para el pueblo de Tunez.
Hermoso y conmovedor relato, llevado con magistralidad a traves de una noche estrellada y sus aromas!
Un fuerte abrazo

V.Nas dijo...

Preciosa lectura. Un placer.
V.Nas

gustavo dijo...

no voy a comentarte el texto...y no lo voy a hacer por que me has sugerido una pregunta:¿ a lo que he oído en túnez había una dictadura,no? a lo que he oído puede que no fuera muy musulmana esa dictadura....no lo sé con exactitud..pero sí sé que hasta que no se fue ese h. de p. de dictador, las imágenes que se recibían no eran las hechas por reporteros, a lo que recuerdo..bien, a donde quiero legar es a este punto:
una de las cosas que más preocupan a los demás, a los foráneos de túnez es que ocurra algo por el estilo en las demás naciones TIRÁNICAS de los alrededores y además musulmunes...es decir, que se joda el pueblo , es decir, que vale más la estabilidad de la zona que el pueblo de túnez y que..es decir, que ante la tiranía los gobiernos externo se preocupan por la estabilidad...que se jodan los gobiernos externos!

Juan Carlos dijo...

Nada nuevo Natalia. Un jueves más te leo y aprendo, disfruto la narración, veo, escucho, huelo, degusto y tengo emociones.
Resumen: me ha encantado, como siempre. Un beso.

maria jose moreno dijo...

Mi querida diosa, un día más te mereces este título por hacernos disfrutar con tus narraciones, incluso en un tema tan peliagudo. Bonito el relato dentro del relato. Soberbias tus palabras que me han edjadoe nganchadas a ese suceder y un brindis por este pueblo que quiere salpicarse de los usurpadores de libertad.
Un besazo

rosa_desastre dijo...

Magnifica como siempre tu manera de escribir y describir...
Tu puedes decir lo que piensas, lo que sientes, lo que deseas. En otras orillas, ser mujer es ser menos que nada. Eso si, son las mejores contadoras y escuchadoras de cuentos.
Un beso

ANTIQVA dijo...

Amiga, nos has trasportado, con exquisita sensibilidad, al espiritu de esos paises que, para muchos, ni siquiera existen...

Ojala todo salga bien.

Un gran abrazo, Natalia

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me sumo, como no puede ser de otra manera, a tus deseos y alabo tu narración sobre el tema.
Ojalá puedan y les dejemos.

Mar dijo...

Querida Natali. Toda mi admiración es poca ante tus escritos. Ayer te lo dijimos todas. Admiro tu sabiduría y tu voluntad por aprender lo que desconoces. Se necesita confianza, mucha confianza en uno mismo, creo, seguridad, para escribir el tipo de textos que escribes, históricos, con referencias a mitos, fábulas, etc. Y voluntad y paciencia para buscar los instrumentos necesarios, para ambientar, apoyar tus relatos históricos. A mí todo eso me falta. La admiración por el prójimo, o una de sus cualidades, reflexiono ahora, nace a veces de ver en el otro aquello que nos falta y nos agradaría llegar a conseguir. Me gustaría tener tu voluntad, paciencia y sabiduría para poder ambientar la historia de las mujeres de mi familia materna, tres viudas de la guerra civil, que tuvieron que librar su propia batalla para sobrevivir a partir del 37 de octubre, cuando asesinaron a sus esposos. Mi famosa novela pendiente.
Tu texto, me ha gustado mucho. Quizás no encantado como otras veces que me he apasionado. Pero no sé qué tocaría (jejejeje¿recuerdas lo de la crítica constructiva de ayer?). Simplemente no me has alcanzado tanto como otras veces.
Las tres últimas líneas me acarician el alma y me dejan melancólica.
Espero que nad de lo que aquí haya dicho te moleste. Te repito, admiro lo bien que escribes. Tienes un don.
¡Que los dioses te sonrían! AVE