9 de agosto de 2012

Jueves relatos: Recuerdos, sueños o pensamientos.

Hace cosa de diez días que me machaca el mismo sueño y va añadiendo detallitos:




Máximo permitido; 42 Km de palabras sin contar espacios.
Tengo el corazón en la boca, la pista es asfalto infinito, me como los monumentos, me falta el aliento y al final gano un oro redondo y un viaje gratis a la Meca, Tiki Gelana gacela etíope…me falta el corazón, me falta la boca sin aliento.

Araño unas millonésimas de décimas al cruzar la meta, me quedé sin tres uñas decoradas con las banderas ¿Cuáles? No me acuerdo, todo es pista roja con o sin vallas. Las uñas de Venus dan miedo, las de Serena se curvan en la raqueta al lanzar el saque torpedo que mata la hierba.

Espumas en la cara, piel neopreno, la boya ajustada y la plancha para volar de milagro sobre las aguas, por algo me llamo Marina ¡y olé Sevilla! el oro me sabe a yodo. A cloro sabe la plata, dice mi compañera, tanguista acuática, malabarista Ona ¡mi hija!, no, como mi hija pero otra sirena, replica Andrea. No salgo del líquido, la pelota mojada la portería pequeña y las brazadas femeninas a por el oro, no la plata doble, esas para una delfina de Badalona. ¡Las chicas son guerreras!, escucho casi desvelada. Pulcras, les va el agua, murmuro apartando la sábana con una pértiga.

Y los chicos tocan la gaita, bailan muñeira a golpe de pala, a pedaleo, estilo libre y carrera, más plata con gusto a marisco y grelos.

Para ver axilas masculinas el wáter-polo, ¡tíos macizos! O el balonmano en seco y el playero, o el básquet, ese que no entra en el aro. A manotazos en la arena, las “titis” importan más que los tantos.

Triple salto, salto carpado y tirabuzón de vértigo, salto dos metros y pico, salto mortal y potro, anillas, aros, cintitas, moñitos acharolados, maquillajes indelebles.

En la cama me agito, me pincha el florete, me tumba la china, me quita el cinturón y me arruga el judogi, resuello en el tatami. Grito asustada por los disparos, porque me dio en la sien el disco, la jabalina en la barriga y la bolita ping-pong en el ojo.

¡Basta! Guirigay de himnos, banderas, vítores, llantos perdedores y sonrisas ganadoras, esguinces y agujetas, el hijo del viento señala a los planetas, el hijo del agua devora piscinas y acapara metales. Mr. Bean gana en carro de fuego.

Parpadea la pantalla, péntatlon, décathlon ¡hecatón! ¿Cien es mucho? Nunca me desperté tan cansada, no puedo más, apago el sueño y enciendo el día. Mi record, 445 palabras, medalla de titanio.

¿Una frivolidad este sueño? Se nota que no lo habéis soñado.

Disculpas amigos, no me funciona la creación de entradas, lo dejo tal cual, o sea fatal. No puedo redactar ni formatear texto, et, et. una pesadilla auténtica, un mal recuerdo un pensamiento desafortunado.http://www.mjmorenodiaz.com/ En casa de María José no pasarán estas cosas, haberlas haylas, las meigas y la Santa Compaña. Recuerdos, sueños y pensamientos en su amable casa.

30 comentarios:

Leonor dijo...

Un sueño agitado, no se puede estar todo el día viendo los juegos olímpicos porque luego nos vamos a la cama muy nerviosas. Tantos jóvenes expectantes por ver si son capaces de llevar a cabo lo que llevan preparando durante cuatro años, tanto sacrificio, tantas horas dedicadas, nos sentamos ante la pantalla y sufrimos con ellos.

Buen record el tuyo sobre todo porque ni sobra ni falta nada, perfecto como nos tienes acostumbrados.

Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Las meigas alborotadas porque hoy nos tocó una de Cal...
Me encantó.

balamgo dijo...

Una gran apología de los juegos, para ti tan familiares.Es raro no ver a Quinto en alguna especialidad.
Abrazos.

Teresa Oteo dijo...

Qué buen resumen tu sueño de un día en las carreras "olimpíadas" a lo hermanos Marx!
No puede una desayunar con los kayak y cenar en el tatami que luego pasa lo que pasa.
Besos

Carmen Andújar dijo...

No me estraña tu sueño, yo también estoy obsesionada con las olimpiadas, no sueño con ello; pero no paro de verlas. Es normal que acabes cansadísima, piscina, atletismo, etc, es agotador.
Entretenido sueño y bien explicado, nada de correcciones, queda bien así.
Un petó

Fibonacci dijo...

Quizás uno de tus mejores escritos de los jueves. Por no decir el mejor que te he leído, me ha encantado y lo he disfrutado…si yo tuviera posibilidades de publicártelo como editorial de un diario, tanto deportivo, como de noticias en general…lo haría sin dudarlo.

Ante tu prolifera creatividad… ¿Qué nos queda a los demás?.
¿tal vez verte las suelas de tus zapatos y poder presumir que un día yo leí y le hice un comentario a Natàlia Tárraco?

No te has olvidado ni de la parodia de Mr. Bean en Carros de fuego…con su emblemática música de Vangelis.

Mis felicitaciones más efusivas.

Pd: Vale la pena esperar a los jueves para disfrutar contigo.

Un besote preciosa.

G a b y* dijo...

Natalia, en todo el transcurso de las Olimpíadas, sin duda alguna, es lo mejor que he escuchado (en realidad debería decir, leído, pero hasta tu voz (que no conozco) pareció colarse entre tus letras!
Genial, todo el dinamismo que has puesto en narrar las tantas disciplinas, avatares, circunstancias, luchas, ganancias y pérdidas... imágenes vivas de un evento mundial. Quedas nominada para los próximos juegos (que serán más cerquita de mi tierra).
Besitos olímpicos, sin medalla alguna :(
Gaby*

Neogéminis dijo...

Vaya!..el espíritu de las olimpíadas ha calado bien hondo en tu subconsciente, Natalí! jejeje...no sólo has quedado exhausta después de semejante sueño, sino que ahora rememorándolo, nos has dejado (gratamente) exhaustos también a nosotros!...si sentimos como que ganamos alguna medalla también nosotros!jejeje
Un fuerte abrazo.

ANTIQVA dijo...

La verdad es que yo no veo nunca cosas deportivas en la tele. Es algo que no me atrae. Asi que no he visto nada de los Juegos.

Y no es algo consciente. Simplemente no me atrae.

Si, uno es raro, sin duda

Un abrazo, amiga

Esilleviana dijo...

Entiendo este sueño porque si escuchas los detalles de estos JJOO de Londres desde la radio, la mezcla de deportes y la entrada de todos los periodistas dando paso a lo que está sucediendo en cualquier especialidad es así, enloquecedor, abrumador y apasionante, te transmiten inmediatez y mucho entusiasmo :)) como tu entrada.

Un abrazo :)

Mar dijo...

Natalí, he quedado agotada con tu relato... ¡Uf! ¡mira que eres! Cómo has conseguido meter las olimpiadas en esta convocatoria!!!! Jajaja Yo no he visto nada de nada de ellas. Tienes una imaginación de infarto! Me encanto la frase "apago el sueño y enciendo el día y el guiño al encuentro juevero, con ese "Mi record, 445 palabras, medalla de titanio.
¡Tú SÍ que vales, nena!
Petonets salats des del Mediterani.

maria jose Moreno dijo...

Esto es lo que pasa por sentarte delante de la television a ver las Olimpiadas, que te da envidia por ganar una medalla, aunque sea por kilometros de palabras y dale que dale hasta conseguir tu medalla de titanio. No se si esa contará para el medallero español, pero falta le haría.
Un beso y gracias por estar a pesar de que la informatica esté contra ti.

Marta C. dijo...

Natalí, qué buen relato surrealista de unas olimpiadas. Es genial, he tenido que leerlo dos veces para cerciorarme de que era un sueño olímpico. A ver si el próximo sueño es más romantico y nos lo cuentas también. Besitos.

Any dijo...

Parece que estamos como loca con las olimpíadas ... ajjaja!
Magníficas las chicas de nado sincronizado que le sacaron punta a La Cumparsita y se quedaron con la plata!
Sueño olímpico de colección el de este jueves.
un beso Sirena

Juan Carlos dijo...

Vaya vertiginoso repaso olímpico, has conseguido narrar un zapping de estos días. Ya me acordé de ti al ver a esa otra Ona.
Muy divertido relato.
Besos, amiga.

Cecy dijo...

Tu relato me hizo nadar, correr, etc...y si, me he cansado. Vaya sueño maratonico o mejor dicho olímpico. Te mereces una medalla sin dudas.

Ademas, entretenido.
Un abrazo.

casss dijo...

Pues creo que esta vez Don Blogger colaboró con el texto, le dió una agilidad, un movimiento...diría OLIMPICO!

Lo mejor de todo: los brazos torneados de bellos atletas y Mr. Bean. Una combinación perfecta: el bello y la risa!!

Un relato, muy actual, muy disfrutable, muy Natalí!!!

BESOS y abrazos jueveros lleguen con cariño hasta CARIÑO!!

Sindel dijo...

Qué bueno que está este sueño, y claro con la movida de las olimpiadas es imposible relajarse aun en sueños.
Me divertí mucho y lo disfruté como siempre que te leo.
Un abrazo enorme amiga :)

Matices dijo...

Muy bueno, Natalí... creo que si algo ha hecho las olimpiadas es ilusionarnos... ¡Ole, la sevillana! siiii... Hay que disfrutar, y si para ello nos haces correr en tu relato, yo corro, no, mejor ¡vuelo!... a ritmo medallístico e ilusionante...

Besos

Giancarlo dijo...

Felice giornata a te..ciao

San dijo...

Guau!!! y al final record olímpico. Que buen sueño, creciendo poco a poco y dejandonos participar a todos, sin dudas un placer.
Besos campeona.

javier dijo...

te nos descubres épica con tus Aedos olimpicos, ciñes el laurel al vencedor y encumbras en el podio de la inmortalidad al invictus. Todos los honores para él. Como siempre eres un manantial de belleza y sabiduria

Mari Carmen Polo dijo...

Yo estoy deseando de que acaben ya los Juegos, no sea que a fuerza de pasearme por la 1 tenga las mismas pesadillas que tú.

Un abrazo, Natalí :)

Alma Mateos Taborda dijo...

Olimpiadas, sueño y talento han logrado un texto maravilloso. ¡Excelente! Un abrazo.

Pepi dijo...

No me extraña tu sueño, yo no me acerco a la tele (miento, con la natación sincronizada, si me acerqué) pero la radio me machaca, y llega un momento que deseas que se marchen cada uno a su casita, y Dios a la de todos, je, je.
Tú, genial como siempre, has repasado todos los juegos de forma magistral, no creo que se te escapara ninguno. Besitos.

Susurros de Tinta dijo...

Ais mi Diosa, como no ibas tu a compartir, a acompañar y a rendirle culto a las olimpiadas y sus sueños, sueños que se cumplen con esfuerzo, sacrificio, ilusión y que nos contagian, deben estar inspirado por los Dioses, por esos que se creen tus iguales, ja!, ni al tobillo, te lo digo yo, las meigas, déjalas jugar, no ves que solo quieren enredar entre tus dedos a ver si se les contagia algo de tu arte?, míralas como disfrutan teniéndote en su tierra, me dan una poquillo de envidia en realidad, quien pudiera como las olas de ese mar que te acompaña, jugar entre tus dedos y volverse historia, relato y porqué no, poema?, miles de besosssssssssssss

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Hay sueños que solo puedo soñar una persona.
Saludos. Regreso tras las vacaciones y es un placer volver a este espacio.

Realidad y Ficción dijo...

Preciosa Natàlia, hay momentos incongruentes, ilógicos, ambiguos, pletóricos de vacíos, agudos en su llaneza. Hay momentos que parecen sueños de los cuales hay que libar a raudales como en el mejor de los sueños antiguos, paganos y sacros.

La Mistral, ya vieja, escribió Lagar. Lugar donde todo se transforma, donde a partir del caos y de la muerte, los frutos nacen.

Te quiero mucho y me siento cerca!.

censurasigloXXI dijo...

¡¡¡Qué mareo cuando te leo!!! De aquí para allá, con billete de ida y vuelta. Segundo negro, minuto blanco. Verde oliva, verde botella y verde mosca. Los JJOO les han dado en los morros a los españoles, bravo, me alegro!

Tetracosia saranta pente 445 besos.

Ío dijo...

Me ha encantado otra vez, me encantó cuando le leí e imaginé ese sueño, con un poco de todo, y revuelto, como son los sueños, y que bien que lo recordaras, porque a veces, al despertar, se van con las primeras luces del día.
Abrazos, Natàlia

Ío