9 de febrero de 2012

El jueves relato- EL ARTE DE OBSERVAR...

__¿Y aquellos que ya han mirado, dónde están?-me pregunta el de la gorra roja.
__ Depende-respondo, y continuo leyendo.
__Unos se sientan en la silla a descansar o entran en la luz, todos desaparecen-dice la chica de la mochila con ganas de ligar con el de la gorra__ Podríamos mirar juntos, por si las moscas, que no me fío-añade, pero el chico ni se vuelve, no está dispuesto a perder turno esperando a la rubia, no es su tipo.
Sube el de la gabardina de dos en dos los escalones, la mujer de arriba aún está indecisa, al final se encarama a la ventana y salta. Con el resuello en la boca el de la gabardina da un vistazo y se coloca gafas ahumadas.  En vez de lanzarse se deja caer por el hueco que queda entre el muro y la escalinata !menudo tortazo!, bromeo, no se le ve ni el pelo.
El chico de la gorra roja sube en plan atlético, mastica chicle. En lo alto se sienta en el quicio y hace visera con la mano en la frente, la visera no le sirve porque la lleva en el cogote. Se encoge de hombros y saludando deja caer su cuerpo dentro del agujero luminoso.
Me toca.
Sin prisas doblo el periódico y lo sujeto bajo la axila. Son empinados los escalones, los cuento mientras subo, veinte.  La claridad me deja ciego, bajo la vista y veo mi sombra en la pared, me vuelvo hacia el rectángulo que proyecta la luz en el otro lado de la sala. No es mi silueta lo que se dibuja, es la del chico de la gorra que continua saludando.
!Una trampa! Es la cola para cambiar sombras, no quiero que mi sombra sea suplantada por la del calvo bajito que me precede, estoy muy ufano de mi alta sombra.
Bajo los escalones irritado, gritando:
__Un timo, la luz no es nada, es un embudo traga sombras, lo descubrí antes, en el muro opuesto no estaba la sombra de la mujer, era la de un hombre, el que saltó delante de ella. ¿Qué pretenden con nuestras sombras? En el anuncio ponía:" Increíble ventana de los sueños. Pasen y vean, entrada gratuita" Nos toman el pelo y la sombra.
Ni caso, me miran, entienden lo que digo pero están ansiosos por ver o inventar lo que hay en la luz.
__!Quiero estar con la sombra del chico!-exclama la mochillera.

Los doy por perdidos y cansado me dirijo a la silla para terminar el artículo que estaba leyendo.
No es muy cómoda y del techo me llega una luminosidad tamizada, poca cosa.
Decido salir por donde he venido, pero me resulta imposible levantarme, la madera de la silla parece estar encolada con pegamento del fuerte. Da lo mismo, me la llevaré puesta, luego me quito la ropa y la dejo enganchada en la maldita silla.
Todo inútil, tengo cuatro piernas finas, soy la silla y la sombra de la silla.
____________________
Foto cedida por ELSilencio en Devianart.
Artistas observadores donde Matices matiza: http://maticesdecolores.blogspot.com/

34 comentarios:

Verónica Marsá dijo...

A ver, ¡Orden! A Alinearse todos!!! Busquen pareja, suban de cinco en cinco o solos, pero luego no me alboroten que nadie les ha obligado a venir.

¡¡¡Cada día lo mismo, tú, vienen, hacen cola, y luego que tu sombra me gustaba más, que no que la de los pantalones de campana me hace gordo el culo, que la de gafas hace una sombra rara, que éste es gordo y que ésta es flaca!!!!

¡¡¡Ya está bien, hombreeeee!!!! A ver si nos tranquilizamos todos un poco, y Tú, sácate el dedo de la nariz cuando llegues arriba que parecerás la sombra de un elefante con trompa!!!!

Como está el patio, tú...

Verónica Marsá dijo...

Besito, templà, policromà!!!!

pacohidalgo dijo...

Uniformidad veo en el relato y dejar de ser: colas, escaleras, y qué habrá más allá de la escalera? y luego ese hombre que deja de ser él para ser algo nunido al espacio, al timepo... Magistral relato, me gustó mucho. Un abrazo, Natali.

Matices dijo...

Otra vuelta de tuerca... que por cierto, me ha gustado mucho, es ingeniosa. Que importante es la sombra, si no estuviera con nosotros ¿dónde estaría?... en el hueco tras la escalera, brrrr... vigilaré la mia.

Un beso, artista!!

gustavo dijo...

iba tomando notas mientras te leía,pues así me he propuesto leer estos jueves...pero...con que hubiese tomado una sola, casi casi que me hubiera valido: descriptivo...así es tu jueves, mostrador de lo que hay...
pero...siempre hay que poner un pero...esa descripción la sazonas con lo que a mí me ha dado por pensar...a ver si me aclaro...
pensé primero en una peli que no sé si habras visto: EL CUBO...a esa peli me has llevado...mas considero que no, que no es eso tu relato...en efecto, he anotado en mi cuaderno la palabra surrealista...y esta palabra sí que defina, me parece a mí, tu relato...en cierta manera me has llevado a pensar en dalí, en ese dalí que pintaba algo y siempre se veía más que ese algo...bien es verdad que tú, natalí, nos muestras el algo y lo otro...me explico o lo intento: nos dices de la silla, nos dices que se convierte en silla...he ahí la parte que yo he denominado surralista y que tú la muestras en vez de quedarlo en oscuro...
sientono saber expresarme mejor, para con lo que pretendo...
por otra parte...¡¡idea magnífica: NOS QUIEREN ROBAR LAS SOMBRA!
me decías en tu comentario a mi jueves que surirían idea magníficas a la hora de ver este cuadro. y como no tengo agüela, mi idea para este jueves me gusta...pero es que la tuya, no se queda a la zaga, qué cullons...
es más, tanto en este relato tuyo como en el mío, no me interesa la belleza de las palabras. me interesa la idea...
en fin, natalí, que medio beso.

sargantana dijo...

ummmm
el ultimo por favor??

Alfredo dijo...

Una suerte de metamorfosis angustiante. Si ya es complicado convivir con las sombras propias, si a eso añadimos las de otras personas, sobras que no terminan de encajar en nuestras hechuras, la angustia está servida.

Un beso sin angustia :)

javier dijo...

te digo lo que pienso? pues...venga señorita silla: siéntese. creo que en Vd se ha reencarnado el espíritu creador de D. Salvador Domènec Felip Jacint Dalí i Domènech.
Su visión onírica es de pura anastracciooooón esteeeeee lar subyugaaaaa te y ampulosaaaaa
Genial tu entrada

Pedro Ojeda Escudero dijo...

metamorfosis: observar es bueno, pero hay que salir también a ser observado.

El Alma de Venus dijo...

Hola,tu relato sale del cuadro, para perseguir las sombras,no solo la tuya, sino las de much@s, tant@s..Que me asusta pensar en esa habitación repleta de sombras, buscando sus cuerpos...Desde luego la foto esta dando para mucho, y es una delicia poder leeros...Besos iluminados...Lucia.

Wendy dijo...

Hola Natalia.
La luz siempre ha fascinado. Imaginar lo desconocido atrae mas, y en la obra de arte de nuestros relatos jueveros, la fila es sinónimo de una espera. ¿pero valdrá la pena la espera?...
Abrazos y café
Wendy

CAS dijo...

Una imagen que a la luz de tus palabras, adquiere nuevas formas y más luces y más sombras...

Muy bueno, amiga, MUY BUENO!!!

Besos

Carmen Andújar dijo...

Muy buen final, huimos de la luz y las sombras proyectadas y quedamos convertidos en el objeto más anodino de la sala. Una pena, mejor haber saltado a la luz; pero contra gustos no hay nada escrito.
Un abrazo

alfredo dijo...

Y Fellini grito: "El ladrón de sombras... toma 32" Y éstas, de la mano, se protegieron ante el ataque del gordo y seboso robador de sombras.

La imaginación a lo alto de la escalera y la silla a soportar visitanes sin sombra.

Besos

San dijo...

Un luz come sombras, ya lo sabia o lo intuia Ezequiel el que estaba el último en la cola, cuando le dijeron que habian encontrado la luz, lo supuso, roba sombras seguro y mira tú aquí está la respuesta.
Genial.
Besitos.

Juan Carlos dijo...

Dotes de observadora intactas.
Imaginación, en estado puro, como siempre.
Trama con subtramas, ideas muy buenas para sacar un gran partido a la imagen. Describes muchas sensaciones que tuve al ver la foto, y hasta más, p.ej. la del que cae en el hueco entre escalera y ventana.
Buen partido sacas a la imagen, no me sorprende.
Besos muchos.

Maat dijo...

Ya decía yo que esa silla me daba mala espina. ¡Menudo final te has imaginado, Natalí! Soberbio, como todo lo que escribes.

Yo también he echado de menos a los que ya han mirado por esa ventana. Me aterra su suerte. Tú has sido mucho más práctica...

Un abrazo.

Maat

MARU dijo...

Caray, ¡LA IMAGINACIÓN EN ESTADO PURO!!!!
Te has salido, amiga mía. Lo de robar la sombra...eso es darle vueltas al coco, amiga..

Espero que estés mejor de la gripe (yo acabo de pasarla) y.. estoy feliz de haber vuelto a "veros y leeros" Es un placer, templá.
Besitos

Sindel dijo...

Terminé de leerte y me quedé sin palabras, que buen relato, que original la idea del robo o la transformación de las sombras. Y el final, me ha matado!!!
Un abrazo :)

Maria Liberona dijo...

jajajaja ...muy buen excelente relato...me ha gustado mucho lo encontré muy divertido y simpático robo de sombras ja... muy bueno

Natàlia Tàrraco dijo...

Dulce Matices, amigos y amigas JUEVEROS...LO LAMENTO, NO PUEDO.
Pillé el trancazo que me deja aturdida hueso por hueso, soy incapaz de concentrarme como merecen vuestros relatos, lo he probado, pero me pierdo, y por nada del mundo quisiera comentar al tun tun, noooo.
Disculcas a ti, Matices, por ser la conductora de este maravilloso jueves tan enigmático y prometedor, disculpas a todos y todas.
ME METO EN LA CAMA A PASAR EL GRIPAZO Y OS COMENTO, LO JURO, EL SÁBADO O EL DOMINGO (eso espero).

Gracias por la diversidad e intensidad de vuestros comentarios a mi entrada.

Besooos jueveros sin contaminar en la cola de la farmacia.

David C. dijo...

el final es inesperado.
Saludos.

Pd: Hay una buena noticia en mi blog.

Encarni dijo...

A mi me ha gustado la charla entre las personas que hay en la cola, es un buen punto vista. Y eso de robar las sombras quedó muy bien, como ese final.

Bss.

rosa_desastre dijo...

Ay, pero que bonito eso de cambiarse las sombras...claro que yo lo he mirado por un instante desde un lado mas poetico...la realidad que nos muestra la imagen, chorrea soledad por todas las esquinas y la incertidumbre se no saber que hay al final de cada uno.
Un besazo

Pepe dijo...

Nátali: Hubiera jurado que te dejé un comentario. Repasando, veo que no aparecce. Creo que en él, al tiempo que el comentario te deseaba una pronta recuperación de tu trancazo.
Procuraré no pasar por ese lugar donde las sombras son robadas y se intercambian que le tengo mucho cariño a la mía (llevamos toda una vida juntos) a pesar de que por las noches me abandona como si de un gato donjuanesco se tratara.
Un abrazo.

Medea dijo...

Linda “amigüita” mía, espero de verdad que ese trancazo se lo lleve tu sombra lejos y te recuperes pronto te espera Aranjuez con amor.
De tu relato…¿Qué decirte sin deshacerme en elogios??
Saldría corriendo para no perder mi sombra, me gusta, la tengo cierto aprecio sobre todo cuando la luz me llega desde atrás y me hace más esbelta, estilizada… saldría corriendo procurando no rozar con nada ni con nadie, vigilaría que mi sombra viniera conmigo, sabe todo de mi, de mis fantasías, de mis ilusiones y mis temores, del miedo que me atenaza ahora ante la posibilidad de perderla, quiero despertarme y salir de tu relato corriendo antes de sentirme objeto inanimado sin capacidad de huir…esto es una pesadilla. Una realidad en el subconsciente o en el mundo de los sueños. Surrealismo en estado puro.
Como siempre hechizada en la magia de tu texto.
No quiero ser una silla.
Un beso grande preciosa y cuídate y ponte buenita por favor.

Manuel dijo...

Una sorpresa, haces interactuar a los componentes de la cola, cosa que ninguno hemos hecho. Buena observacion la diferencia entre el personaje y su sombra. El ser la sombra de otros... nada bueno auqne el reclao sea una luz maravillosa.
Un beso

Pepi dijo...

Eso de imaginar te va genial. Me encantó tu relato, y sobre todo el final, habrás tenido gripe, pero hija las neuronas te funcionan de maravilla. Besitos.

Gastón Avale dijo...

sí tengo que decir algo al respecto...porque ya comencé a hablar es... que tu relato es muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy original.. me encantó el final... me encantó... que belleza... no querer hacer nada y sin saber que todo está sucediendo... uno se transforma en eso.... ayyy... perfecto amiga...perfecto... un beso.... aveeeee!!!

ADELFA MARTIN dijo...

Puedo tardar en visitarte, cosa que ignoro porquè y que subsanaré subièndote ahora mismo a "mi lista de blogs", pero lo que si jamás me pasa es que salga decepcionada...

Escribes¡maravillosamente!

mis saludos

Ceci dijo...

Fantastico Natalí!! lo disfrute a pleno, me ha parecido un relato brillante, divertido, imaginativo, mirá que veniamos todos medio abstraídos y enganchados por la soledad y clima lúgubre y opresivo de la foto.
Y que final!!, ¡detenganse partida de apáticos!! de haberlo sabido...era mejor la sombra del calvo bajito que la de la silla

Te dejo un fuerte abrazo Natalí y que te mejores

NINA dijo...

jajaja!!

me encantó!
y amé tus descripciones!

BACI

ANTIQVA dijo...

Cierto poeta conto una vez que existia un pais en el que vivian sombras sin gente.

Por lo visto, habia recogido la noticia que habria transmitido Plinio el Viejo.

Un abrazo fuerte, amiga

Balamgo dijo...

Siempre se te escapan los mensajes subliminales. Me gusta el trasfondo que has conseguido, la atmósfera es muy buena.
Abrazos.