10 de marzo de 2011

Este JUEVES un relato: ELLA


Utilizaba los pañuelos para sonarse, nunca solía llorar, menos aún, en público.

Esta tarde se levantó con jaqueca, moqueando, pañuelo en mano y al ponerse las medias, seda fina, apareció una carrera desde la ingle hasta la rodilla, ni se inmutó, tenía a decenas. La gata persa, rezongona, exigía su dosis de caricias, ella para complacerla le pasó las uñas carmesí  por el lomo, ronroneaba la felina.


21, 45 h., al llegar al Apollo Club los "gorilas" le abrieron un pasillo. Besó al más guapo, uno que tenía la gracia de ser pelirrojo. Su ojo clínico en el tema de ejemplares machos resultaba infalible y muy selectivo. Él casi se desmayó, tardaría una semana en lavarse la mejilla con la marca de aquella divina boca. Las puertas batientes del cabaret engulleron al mito, convirtiéndola en una visión indeleble.
Tenía mesa reservada en primera fila, cerca de la pista ¿cabe la duda? Nadie contemplaba el espectáculo, por más que las doce strippers de ébano se esmeraban con el claqué. Herida por los focos y arropada por la orquesta de Goodman, la voz aterciopelada de Billie Holiday se retorcía igual que la serpiente en el desierto. Planeaba el humo azulado de los habanos y el blanco de los cigarrillos rubios, olía a un popurrí de perfumes carísimos, sorbetes, canapés, hojaldres, licores, carnes, junto con el sudor de los camareros negros y equilibristas natos, levantando bandejas a través de espacios justísimos.
Ella depositó el trasero en el asiento, el escote bañera permitía vislumbrar aquel poderío de mater plena, dos esferas, lo que se dice, gelatina nívea. Todos los ojos hacía ella y ella mórbida, lánguida, ribeteada de flores, envuelta en algodones. La permanente versallesca, cual olas de un mar platino, enmarcaba su ovalo. Al disparase los fogonazos sonrió a las cámaras, cualquiera de sus dos perfiles era perfecto y tenía dientes inmaculados.
Si reclamaba fuego se encendían diez o quince mecheros ¡clic, clic, clic...!
Las piernas cruzadas, las caderas de vértigo, el codo en la mesa entre tanto acercaba a los labios el Dry Martini, atrapando la aceituna entre los incisivos, como quién devora a un ser indefenso. No era calculado, era natural en ella, puro instinto. Desde la penumbra aplaudían, se daban codazos para verla y aspirar aquella fragancia costosa, con un ligera emanación a hembra ¿frisando los cuarenta o pasados?


Volvió a la suite cuando apagaban las farolas, algo borracha pero no mucho, ostentaba un saque con el alcohol que ni los estibadores del muelle Chelsea igualarían. Dos años sin Ley Seca y los hombres, después de tanta abstinencia, se desvanecían ebrios, mientras ella bebía y fumaba con su boquilla tallada en espuma de mar turca. Superaba todas las marcas, sobretodo fornicando, a tal altura, su fama. El portero le hizo la acostumbrada reverencia y, cariñosa, soltó tres billetes. Giró la puerta y entraron en el hall. La camarera pasaba el aspirador por la moqueta espesa, por lo menos, dos dedos, los tacones de ella enmudecieron, sólo tintineó la pulsera; cuarenta quilates, oro blanco, soltó otros tres billetes a la sirvienta, la conocía, eran compinches, le hacía la manicura en pies y manos, le daba masajes, la peinaba, le preparaba los Bloody Mary cada mañana, para la recasa... 


Su nuevo juguete; unos treinta, moreno con gomina y bigotito, pajarita, trompetista. Desnudo le gustó más porque tenía vello en los pectorales, sería latino, aventuró al poseerlo con avidez pero sin prisas. Después una ducha a dúo.
Al cabo de dos horas lo despidió con una imitación de sonrisa, estaba agotada.


Se cepillaba el pelo metódicamente y luego cubrió su rostro con una capa desmaquilladora. “Cuatro horas para acicalarte, borradas ¡aquí tienes tu jeta! Mary del Queens ¿quién se acuerda de ti, niña?” A veces la atacaba cierta nostalgia. Seguidamente aplicó el potingue antiarrugas a doscientos dólares el minúsculo tarrito. Suspiraba diciéndose: “pasó otra noche, otro polvito otro macho y mañana más de lo mismo” Para adentro tragó un sorbo de ginebra y la píldora del somnífero.
Tumbada con la gata en el regazo, intentaba escribir porque la relajaba. Chupó el extremo de la pluma suiza de carey, pensativa; no le salían las frases. Pero se hizo la inspiración, tres ocurrencias seguidas escritas en caligrafía de escolar aplicada:

"Cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala, soy mejor"
“Si quisiera una familia ya me habría comprado un perro"
"¿Tienes una pistola en el bolsillo o es que te alegras de verme?"

Bostezó. ¿Hasta dónde la llevaría el papel de mantis, de viuda negra, de eterna provocadora? Era un reto, un guión asumido, ser; Mae West.
El silencio nunca le otorgaba piedad, ni la luz cegadora del nuevo día. Mae lloró a solas, siempra sola, cada amanecer, pensando en el tiempo; horas, minutos y segundos.

Mary Jane West (N. York, agosto de 1893-Los Ángeles, noviembre de 1980)
Publicó el 1959 una audaz autobiografía titulada: Goodness Had Nothing to Do With It.
“He escrito mi biografía. Va sobre una chica que perdió su reputación y nunca la echó de menos.” Mae W.
Pidiendo disculpas ! a buenas horas! se me ocurre que la otra cara de la misma moneda del tema ELLA, es Billie, la negra, melliza de Mae, la blanca. Las dos representan la pasión por vivir asumida hasta las últimas consecuencias por libre decisión, ambas chocaron contra el Sistema !Salve!,  Mae y Billie.
ELLAS, MUCHAS Y DIVERSAS, DONDE GUS: http://callejamoran.blogspot.com/
Imagen ELLA; Irlanda.

42 comentarios:

Amada Amante dijo...

Querida Natalia:

Antes de nada, quiero darte las gracias de corazón por el apoyo sincero con el que tus palabras, bálsamo para mi alma ahora hundida en la tristeza y la pena, despiertan de nuevo mis fuerzas y mis ganas de seguir adelante...

Porque, a pesar de la hermosura de la vida, también hay, de vez en cuando, grandes terremotos que nos hacen pensar que dejarán nuestra vida completamente destruida...

Pero yo siempre miro con los ojos del corazón, y sigo amando mi vida con todo lo que soy y con todo lo que tengo, y continuo pudiendo ver su extraordinaria hermosura, la de esa vida mía y la de las personas que más quiero...

Por eso, aunque ahora sean momentos de tormenta, sé que, a pesar de que haya llegado el momento de que mi tía realice su último viaje y yo no pueda estar a su lado para despedirla (circunstancias personales me lo impiden, lo que agrava mi dolor), ello no significa que se vaya de mi lado... Porque la llevo guardada en el corazón y he ido almacenando en mi memoria todos los momentos más bellos y dulces que he vivido con ella a lo largo de los años... Y cuando a mi corazón quiera atacarle la tristeza, sólo tendré que buscarla dentro de él y recordar esos hermosos momentos para revivirlos con alegría... Y estoy segura que, desde donde quiea que esté, ella también reirá conmigo y me cuidará...

Un beso cargado de cariño, un gracias por estar ahí y permíteme que la más hermosa flor del jardín de mi corazón se la envíe esta vez a mi querida tía...

San dijo...

Natalí un relato de película. Las luces de neón, la brillantez de la noche llena de estrellas, cumplidos, miradas y deseos todo lo envuelve con mantos que engrandecen, pero luego en la soledad en la que solo uno es uno mismo, si no hay nada más que llene una vida ¿que queda? nada, solo una lágrima.
Un abrazo amigo.

Any dijo...

Ah Guau Recontra Guau! Estuve en ese cabaret, tu descripción del ambiente y de la rubia me transportó alli. Casi pude oler el perfume caro y el sudor de los camareros (argh!).
Vida de estrella, que finalmente se sienten un poco solas y bla bla bla, pero mientras tanto la pasan bomba jajaajaj.
Que decir de Billie ??? Una de las voces negras irrepetibles. Mi tema preferido: I'll be seeing you, me hace llorar cada vez que lo escucho.
Un abrazo

Susurros de Tinta dijo...

Y porqué lloraba?, si no le gustaba ese papel que lo hubiera cambiado, es curioso que conocía las tres frases pero no a ella, su personalidad trascendió más allá de su persona, puede que la felicidad no tenga nada que ver ni con el exito, ni la fama, ni el dinero, ni la libertad, ni el amor, me da que es un estado en el que uno debe decidir vivir, no se, conozco a personas con vida horrible que son felices e infelices con vidas envidiables, conoces el cuento de la camisa del hombre feliz?, jejeje, miles de besossssssssss.

Susurros de Tinta dijo...

Ah por cierto que me disperso y se me olvida comertar el relato, jejeje, debe ser que me he mareado con tanto perfume, tanto humo y el contoneo de las caderas de Mary, aissssssss, que bien describes jodía, emmm, lo se, es un comentario un tanto informal, pero es que eso de fumar en boquilla me ha conquistado!!!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Espero que fuera un poquito menos vulgar que Mae West...

Natàlia Tàrraco dijo...

Quien esté libre del llanto a solas un amanecer cualquiera, que tire el klinex.
Nadie es perfecto, nadie deja de ser fragil ni es de piedra picada, !ni la Mae!

¿Qué pasa con la vulgaridad? cada cual se expresa como siente, lo peor es no ser una misma.
En la vulgaridad, la provocación,ELLA así lo quiso, mis respetos Mae. Existen muchas clases de vulgaridad.
Ha parecido lógico para ufanarse, que un actor, que un hombre (incluso maduro) coleccione mujeres (a poder ser jovencitas) como muescas en las cachas del revolver, al revés, uyyy, uyy, no se ha aceptado tan bien, ni hoy se ve muy bien.

Después del glamour, los amantes, los focos, queda la soledad, no se libra nadie, con o sin focos.
A MAE jamás le resultó el papel de mujer sumisa, de mujer casera ni casada, de mujer endulcorada, de plañidera, se salió de los esquemas a principios del siglo pasado y lo proclamó con frases que dan la talla de un Grouxo. Rompió esquemas con valentía, descarada, fue su elección, y ya se sabe, alguna pega hay cuando se escoge lo que sea.

Amigas y amigos, he querido bucear en esta faceta de la mujer. ELLA la rompedora, star, devoradora de hombres y de la vida, salida de la sociedad que finalmente le pasó factura, hoy es un mito de la fémina poderosa, un mito feminista, un mito, como todos, con los pies de barro, manipulable. BESITOOOOS.

LUNA dijo...

Rita Hayworth, Marilin Monrroe, Mae West, y muchas más.
Estilos de vida, estilos de entender la vida.
Llena por fuera, belleza, desinhibición, fortuna, éxito, pero por dentro...vacías, infelices, desgraciadas...

Todavía subsiste ese cánon de triunfo en la vida...lo que se ve, lo que se exhibe...
Tal vez porque no sean valorados convenientemente los cánones de vida que sí llevan a conseguir la felicidad-
Aunque no sean tan brillantes y estelares...
Nos queda mucho por aprender...Mucho camino por recorrer.

Me ha encantado. Besitos, amiga.

Teresa Cameselle. dijo...

Magnífica la dama que has escogida, tanto por su talento como por su carácter, todo poderío.
No es mi género la biografía, para leer, pero debe ser porque nunca había leído una escrita por ti. Me apunto a todas las que vengan.
Bicos salados y primaverales.

Fibonacci dijo...

He quedado extasiado ante tu escrito, lo he leido al menos tres veces y repasado a retales otras tantas...has traido una mujer extraordinaria,he visto casi todas sus peliculas, he leido mucho sobre Mae y porque no decirlo, hasta me enamoré de ella virtualmente, su desparpajo, su libertad y sus formas de ver la vida, la ha hecho un mito donde muchas personas hoy en dia, deberian tomarla como espejo...te dejo unas cuantas frases que siempre tengo a mano que son de ella, seguramente ya las conoces.
"He estado encima de más rodillas que una servilleta".
“Sólo me gustan dos tipos de hombres. Los nacionales y los importados.”
“Un orgasmo al día mantiene lejos al médico.”
" ¿Para qué hacer sufrir a un hombre casándote con él cuando se puede hacer felices a muchos?"
" Si quisiera una familia ya me habría comprado un perro"
"El amor lo vence todo... excepto a la pobreza y al dolor de muelas"
"Sólo se vive una vez, pero si lo haces bien, una vez puede ser suficiente
"ya no hay caballeros como los de antes. Hoy, si un hombre te abre la puerta, o es la de su dormitorio o se trata del portero.
"El matrimonio es una gran institución, pero yo no estoy preparada para las instituciones."
"El sexo es como una partida de póquer: si no tienes una buena pareja, más vale que tengas una buena mano."
"Es mejor ser examinada que ignorada."
"En ocasiones tengo la tentación de ser una Dama... Menos mal que se me pasa rápido."
"La línea recta es el camino más corto entre dos puntos, pero no el más atractivo."
"Las chicas buenas van al cielo, las malas a todas partes."
"Lo bueno en exceso puede ser maravilloso."
"No hagas que un hombre piense demasiado, o puede que busque las respuestas en otro lugar"
"Lo que cuenta no son los hombres en mi vida, sino la vida en mis hombres"
"Nunca eres demasiado vieja para hacerte más joven"
"Puede que el sexo sea Pecado, pero sabe Divino"
"Su madre debería haberle tirado a la basura, y haberse quedado con la cigüeña"
“Dame un hombre, una mano libre y él danzará a mi alrededor”
“He escrito mi biografía. Va sobre una chica que perdió su reputación y nunca la echó de menos.”
“Me apetece un millón esta noche, pero de uno en uno.”
“Estoy soltera porque nací asi.”
Gracias Natalia, siempre espero los jueves para aprender contigo y de tí...un besote

Pepe dijo...

Pones de manifiesto con una extraordinaria narración ambientada con precisión puntillista, la diferente óptica, la diferente vara de medir de la conducta masculina y femenina. Si una mujer decide vivir su vida de forma rompedora, a trasmano, sin importarle lo más mínimo las conveniencias sociales, es tildada de degenerada en el mejor de los casos. Esa misma conducta, a menudo se elogia cuando se trata de hombres.
Un abrazo.

Gastón D. Avale dijo...

wow! excelente, me quedo impresionado con tus descripciones...me hacen volar mucho... me imagine mucho la parte donde si no tenía fuego todos le daban... besitos!

Medea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Medea dijo...

Uffff, de película, una mujer de armas tomar que eligió un camino y siguió por el sin retroceder, equivocada o no, vivió la vida como quiso vivirla y le importó un rábano que estuviera o no bien visto, era un mito, la adoraban pero ¿Acaso eso era lo que realmente deseaba? luego a solas cuando se apagaban las luces, llegaban las tinieblas y con las tinieblas las lágrimas, a la mañana siguiente volvería a maquillarse a calzarse sus tacones de vértigo y a repetir la historia, vivir a esa velocidad de vértigo le hace perder la expectativa y los sentimientos se quedan en el camino, la soledad en las tinieblas ahogadas en alcohol. Triste y maravillosa historia nos cuentas de ELLA, solo conocía algunas de sus frases. Me ha encantado Natalí, detallas el entorno de manera extraordinaria y una vez nos introduces en el Apolo club ya es imposible salir envolviéndonos en el humo de los habanos y los perfumes caros queremos quedarnos mirándola.
Un beso grande preciosa creo que queda claro que me encantas, que introducirme entre tus letras es todo un deleite.

Manuel dijo...

¿Y que te digo yo, Natali? porque me ha gustado tanto que no sé si lo sabría poner negro sobre blanco.
Una época especial llena de verdaderas divas del 7º arte y Mae West brilló con luz propia por su forma de ser. A su modo también contribuyeron a que a la mujer se le reconociera socialmente.
Mujeres de carácter que se fabricaron su propia vida aunque efectivamente luego, en la soledad de la privacidad algunas se vieran a ellas mismas como bien plasmas en tu frase "Mary del Queens ¿quién se acuerda de ti, niña?”
Un beso

MARISOL dijo...

Siempre digo que no escribes, filmas !! He visto ese cabaret al detalle y he estado detrás de la fiera rubia, fisgando. Geniales tus descripciones. Original tu visión de ELLA. Póngase nueve y medio (tuve un profesor que siempre decía que el diez, que es la perfección, no existe) Un beso

SUSANA dijo...

Excelente Natàli! Tu mirada atravesó de lado a lado ese formidable personaje de Mae West, la vampiresa y la Mujer. Nació á la côté de la ville y aprendió el "juego" para sobrevivir.

Me gusta Mucho tu elección, Mae siempre supo dónde se encontraba y dónde quería llegar. También supo que pagaría un precio por todo. La llamaron “monstruo de lascivia” y “amenaza para la Sagrada Institución de la familia norteamericana" tanto como los gays y lesbianas que ella defendió cuando aún no era "políticamente correcto"...

En su momento escribí que ella era un Groucho Marx con falda y escote, divinaaaa y escandalosamente divertida!

Muchas Gracias por traerla y recrearla como una Mujer real, de esas que lloran en silencio y a solas...y luego salen al mundo, a ganar el pan.

Un abrazote, de lo más fuerte para Vos.

CAS dijo...

Mañana amaneceré con resaca....de tus letras que emborrachan!!!!
Breve comentario, concisas palabras. No puedo decir más después de leer tu post.

Una ELLA enorme en todo.
Un fuerte beso y abrazo.

Tésalo dijo...

Yo también he elegido alguna cosa... algunas cosas... pero me cansa.

Tésalo

maria jose moreno dijo...

Poco a poco me he ido adentrando en la vida de Ella y la he compartido, en esos instantes en que se le rompe la media o cuando entra en el club o cuando vuelve a su suite.Esa gata que pide caricias. Una vida que gracias atus palabras tan bien escritas he oompartido, he vienciado.
Mi enhorabuena.
Un besazo

rosa_desastre dijo...

Que barbaridad, amiga! que delicioso paseo por los suburbios del ser humano, da gusto perderse con la música, el humo, el contoneo, la tristeza de la vida prestada, toda una interpretacion de la felicidad impuesta.
Besos

Carmen Andújar dijo...

Ser famosa no es sinónimo de ser feliz, en este caso todo el dinero del mundo y todos los hombres que quería; pero no era feliz. Una mujer de bandera esa Mae, supo interpretar su papel hasta el final.
Me han gustado mucho tus descripciones.
Un beso

Mary dijo...

Natalia!!! Muy buena historia!!! Las descripciones, te ibas imaginando todo!!! :0) Besote grande!!!! Lo he disfrutado mucho al relato!!!

javier dijo...

pasó la época de las actrices resplandecientes que rompíaan corazones.
personalmente de Mae, sólo me gusta la composición mobiliaria que Dalí hizo de ella

maruja dijo...

Pero que bien escribes.
Con lo que no estoy de acuerdo es con la ¿melancolía? final.No me lo parece. Un beso

Matices dijo...

¡¡Vaya Natali!!, me has llevado a ese ambiente en blanco y negro, sumido en esa niebla traducido en humos... una maravilla.
Me encanta el cine en blanco y negro porque conforma imagenes de pasados, de otros momentos... Entiendo a esta mujer, la vida aun teniéndolo todo, es la traducción que le das cuando en tus momentos de soledad, te das cuenta que realmente estas sola, como tu dices una vez quitada la capa de maquillaje y enfrentada al espejo, aparecen las realidades...

Como he disfrutado... ¡¡gracias!!

Besos

IRLANDA dijo...

Lo tiene todo y no tiene nada, de que le sirve ser ella?.
Genial como siempre, tus historias se viven, se escenifican como si las vieras en una pantalla, o delante de tus ojos, porque el lector está en el escenario por ti creado. Mae... ella? o un personaje creado supuestamente para creer que hay mujeres perfectas.

Petonets de esos sin pintura pero que escriben cariño en los carrillos de una amiga.

P.D.
Lo siento Natalí, perdiste, jejeje era la Plaça de Espanya...era fácil, que conste en acta, jejeje.

Isabel Romana dijo...

Un relato genial, natalí, te ha salido redondo, redondo, porque nos has trasladado a ese ambiente oscuro y lleno de humo con el destello de las lucecitas para encender el cigarrillo de Mae, una música perezosa de fondo, los hombretones guay deseando seducirla - papeles cambiados con esa singular mujer - y ella pisando fuerte, aún en su tremenda soledad. ¡Chapeau! Un abrazo enorme y admirado.

Cornelivs dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cornelivs dijo...

La primera advertencia tuya me puso sobre la pista: "no lloraba en publico...", ello quiere decir que lloraria, y mucho, en privado.

Hablas de Mae West, un mito, todo un autentico mito.

Pero tambien hablas del amor de mis amores: Billie, mi querida Billie, cantando con esa voz rota bajo el clarinete del gran Benny...

(me encanta el jazz, no se si lo sabias...)

Que cosa mas maravillosa de relato y de situación. Ya lo creo, te lo ha dicho Isabel: te ha salido redondo. Me he imaginado alli, oyendola cantar, con la baba caida, mirando sus bellas y kilometricas piernas, bebiendo un wisky de Kentucky y deseando que se parara el tiempo...

Maravillosa entrada, amiga.

Feliz fin de semana y un enorme abrazo...!

Myriam dijo...

Cómo me gusta tu florida descripción de Mae y en especial esta frase: "el escote bañera permitía vislumbrar aquel poderío de mater plena, dos esferas...", bien bien gráfico.

gustavo dijo...

es curioso, natalí, casi todo tu jueves es pura descripción. y digo que es curioso por que normalmente...bue, creo...suele ocurrir que la descripción muestra un entorno...incluso el entorno de un humano. pero, y esa es la sensación que tengo, en esta tu descripción he ido al centro del alma de la protagonista...por cierto, hasta cierto punto, me ha fastidiado saber que es real...digo esto por que en el texto, la verdad sea dicha, ya está más que dicho...esta es una manera de hablar...por que en el texto, te decía, ya se dice de las muchas mae gues que hay y ha habido..bueno, creo recordad que al final es lo que tú dices. a todas las mae gues...pero me hubiera alegrado más no saber el nombre...no sé muy bien el porqué...aunque creo que es por eso...por lo de incluyente que tiene tu jueves. a todas las divas...
otro aspecto que me llama la atención: esa soledadad a la que hace referencia en un momento dado...fue en su tiemp, es aún adinerada, en un entorno x es la reina, puede hacer lo que se le venga en gana en ese su mundo, ese mundo donde es diosa...¡pero se siente sola!!
quizá sea debido a que se siente por encima del ser humano que la adora' las divas, los dioses en general, se sentirán solos por aquello de que son objetos de adoración y quizá de sólo eso?
un beso, natalí, mi mae guess de las letras y de las almas....

Alfredo dijo...

Muchos ingredientes del buen cine negro de ambiente jazzístico: el club, el humo, la buena música, una voz que se arrastra, la femme fatale o que al menos pretende serlo... Un montón de buenas canciones, y de buenas historias de celuloide se me han venido a la cabeza.

Buen finde!!

Juan Carlos dijo...

Luego te cuento, compi ... has escrito lo que necesito para mi taller de literatura.
Me centro, la vida se debería poder vivir hasta las últimas consecuencias. Con libertad, no creo que hiciera falta llegar a tanto.
Como no la hubo, quienes trasgredieron son necesarios, míticos. Como Mae y Billy.
Buenísimo, un beso.

elena clásica dijo...

Ay Natalí.

Cómo eres, nos llevas al borde del abismo y no digas que no.
Mae "utilizaba los pañuelos para sonarse, nunca solía llorar, menos aún, en público." Sí, ya, y yo me lo creo. Si se veía venir: "Mae lloró a solas, siempra sola, cada amanecer, pensando en el tiempo; horas, minutos y segundos."

Tanta soltura, independencia, pragmatismo, ganas de gozar, declaraciones de libertad, esas medias de seda por pares, los perfumes intensos, el humo creando su ambiente... anunciaban, no sé por qué, pero lo presentía, el derrumbamiento final.
Cuánto una mujer tanto quiere ocultar su emotividad se debe a dos razones:
1)Porque no es emotiva.
2)Porque lo es a raudales.

Tenía que ser la segunda opción, pues "a veces la atacaba cierta nostalgia". Sorbo de ginebra y píldora del somnífero, ¡ah!, tienes mucho dolor, Mae, si quieres dormir tus emociones y no puedes, solo puedes hacerlo con ayuda, y, seguramente, no del todo.
La "Autobiografía" debe ser intensa. Lo que es claro es que este relato lo es, me ha dejado un poso de angustia. Mae y Billy, mujeres imponentes, personalidades atrapadas en su pasión por la vida y por una ¿mal? disimulada fragilidad.

Versátil, Natalì, eres, insito una vez más.
Bello, extraño y hermoso relato. La ambientación es fantástica, se escucha la música, se siente el aroma del perfume, llega a molestar el humo. La mirada de los hombres hacia Mae se palpan.

Cariño, me ha gustado mucho, Te envío un gran abrazo.

Mar dijo...

Natali, eres un portento en las descripciones... ambientes, detalles...
¡Qué soledad más tremenda!
No sé apenas nada de ella. Billie la he escuchado algo, me encanta.
Gracias por despertarme la curiosidad.

Nusa dijo...

Natalí, ¡qué poder tan inmenso el de tus palabras! Me encanta aventurarme en ellas, me haces saltar y acompañar al protagonista tan bien que lo mismo que voy con Don Quijote, participo en una Cruzada o comparto con Mae West una velada en un cabaret... Gracias, amiga. ¡Beesito!

Ceci dijo...

Que delicia de relato Natalí! Me transportas con tus palabras por ese ambiente oscuro de cabaret, de humo azulado(nada de politica antihumo, que raro resulta!), puedo sentir las fragancias dulzonas penetrantes, el ruidito del roce de satin (el fru fru que alude al ruido que surge del roce de la seda en las letras del tango,.. y las copas de champagne típico de las letras de los años 20/30), los brillos perlados, las luces tenues, la cadencia perzosa de la musica y la voz armoniosa de Billy H. Me has extasiado!
Me encanta el ambiente, me llevas a travez de un relato que no suelta, para concluir en un momento intimista de ese ser solitario.
Mae West, seguro de esas personas que se aventuron, lo quisieron todo y una se queda mirandola como en un escaparate, porque despues de todo estas mujeres transgreden, cruzan barreras y viven por muchas otras, entonces se comprende con una lógica que pesa por sí misma, que las cosas buenas le pasen a ella,.. pero también las malas.
Besos

alfredo dijo...

Un relato fotográfico, con una Ella sin tapujos, sin esquinas. Llegó, vió y convenció a todos menos a si misma... siempre se llora a solas.

Un paseo de madrugada por el deseo, la pasión y la búsqueda con una excelente puesta en escena, normal por otra parte, pues ese plano lo dominas a la perfección.

De sus frases, que quieres que te diga... prefiero una sólo de Groucho a todas las de Mae.

Abrazos

Princesa115 dijo...

Hola Natalia, aquí estoy leyendo tu estupendo relato que me ha trasportado a un mundo de divas y estrellas, que más que estrellas están estrelladas, jaja...pero así eligió vivir y así lo marcaban sus pasos.
Llorar? todos lloramos
Gracias por pasar por mi blog...por cierto, ya te cuento la historia del monólogo en la entrada.

Besos

Alejandro Cabrol dijo...

He visto, caminado y respirado una noche de glamour en el Hollywood de los años 50. La gata que tenía era un chiste hacia ella misma, la comprobación táctil de su elegido destino. El momento en que le "pasó sus uñas carmesí por el lomo", no era una caricia, era el dedo de Tomás por enésima vez intentando saber si su futuro había cambiado. He visto también a Marilyn Monroe, pero más íntegra y conciente de su papel. Precioso. El video aporta a cerrar el círculo.

Minombresabeahierba dijo...

Insuperable su frase:

"Cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala, soy mejor"

Besotes