3 de febrero de 2011

Los JUEVES un relato- SENTENCIAS

Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas. (Miguel de Cervantes Saavedra)

No por mucho madrugar amanece más temprano, se decía Alvarito, hijo menor del conde Fernán Hernández, en viendo que aún no se presentaba Aurora y ya era hora. Su padre lo convocaba en la cama postrado, tullido y abatido, ojeroso, las plateadas barbas mojadas a causa de los sudores copiosos.
__Es peor el remedio que la enfermedad__ le dijo al mancebo, añadiendo: _ De esta guisa me ves, ¡arriba canas y abajo ganas! Los galenos me han torturado cual inquisidores a base de sangrías, ventosas y pócimas. Hállome más flaco que ayer, y mañana; Dios dirá.
__Curarás mi señor, que no hay mal que dure cien años..._alzó la rugosa mano el anciano:
__A los cien no llego, en sueños veo al diablo cojuelo. Mi hijo, presto, atiende deberes; te acercas a la aldea y allí reparas en mi nombre el entuerto que se ha desatado, lo harás aún sin ser armado caballero, sin pelusa en las mejillas, porque yo quiero. Actúa con equidad, pero no te dejes engatusar por la boca de los asnos que dan coces, más que humanas voces. Dicta sentencia y que se proclame; ¡de tal palo tal astilla! Te escoltan cinco de la mesnada en caballos engalanados, vístete con malla, armadura, cíñete mi espada y en el índice mi anillo, así esos villanos dirán: Al retoño de tal señor, tal honor...!Ah!¿te has lavado en la tina incluso detrás de las orejas?_ asintió el mozo, arrebolado.

Época de cereales, flotaba un polvo dorado en los castellanos campos. En la orilla del río, arrodilladas, dos mujeronas remojaban la colada. 
__Al poder hay que temer y el hábito no hace al monje_ murmuró la lavandera santiguándose. “Más vale prevenir que curar” se avisaba ante tantos potros, espadas y espuelas, abriendo caminos entre las espigas de levantados trigos.
__ Pues este hijo de Conde de crines trigueñas y cuerpo gentil, no parece monje rijoso, más bien se me antoja lozano caballero andante. ¡El chico aún no sale del cascarón y ya tiene espolón! Amiga Dulcinosa, el Todopoderoso otorga manjares a quien no tiene dientes_se quejaba la compañera, desriñonada, paleando la ropa como si la odiara a muerte.

Se montó tribunal ante la capillita de San Damián, el de los matasanos, y acudieron los lugareños alertados a golpe de campana. Sentose el noble juvenil en silla con patas de tijera, luego con voz risueña pero firme, mandó traer a sus ojos al litigante, al sospechoso y a la causa de tal revuelo; una moza garrida de carnes prietas, descalza, tiñosa, pero de boca cual cereza y ojos chispeantes que miraba al joven hidalgo, como queriendo decirle algo. Habló Alvarito:
__ ¿Cuál es tu queja molinero? Dilo corto que un tonto se conoce pronto_ de la concurrencia nacen mofas y gestos grotescos.
__ Aunque vista de lana, hijo de mi señor, no soy oveja ni me trasquila cualquiera. Me trae asunto de honores y posesiones, ésta, mi esclava amancebada es cosa mía __aludió a la moza con una mano enharinada_ y ha yacido con este patán de nombre Sancho, a mis espaldas y de tapadillo. Pido que ella reciba cinco coscorrones y él la horca, porque, plebeyo seré, pero no cornudo manso_ risas y codazos mal disimulados ¿Cantaba un capón o gruñía un cerdo sin rabo? Lo cierto es que olía a abonos, a sobacos rancios y a guisos picantes do flotaban tropezones, pocos. 
__ Aporta pruebas de los desmanes, molinero, que no serviré para llevar el agua a tu molino__se le juntaba el rubio ceño al juez bisoño.
Quedó el que molía con boca cerrada donde no entran moscas, y aluego de espantarse un tábano de la coronilla pelada, expuso:
__ En llegando del mercado de Osma, ayer en la blancura que cubre todo el molino encontré muchas pisadas descalzas, entre ellas las del muchacho, son suyas, grandotas y vigorosas ¡A barba moza, vergüenza poca! En los sacos mullidos vislumbré rastros de cuerpos que allí retozaron tendidos. Clamo justicia y veredicto por tu boca, vástago de mi señor el conde.
Tendió Alvarito la diestra al acusado y a la chica fermosa, preguntando:
__ ¿Os bañais cada día?_ a lo que la rapazuela contestó sin tapujos:
__ Donoso hidalgo, agua que no has de beber, déjala correr.
Sonrió Alvarito ante la beldad de la rústica descarada, y ordenó:
__ Desnudad a ambos.
Se hizo a tirones, a lo bruto según el uso de la época, y quedaron cual Eva y Adán, para jolgorio general, pues era deleitoso ver tal espectáculo de carnes frescas, aunque algo mugrientas. El adolescente juez, muy serio, expresó:
__Por la boca muere el pez, molinero. Se dice que a amante ausente amigo presente !discrepo! En este caso tu mente inventó lujurias concupiscentes, por aquello de quien sospecha acierta. No son culpables, porque de haber fornicado en el molino sus cuerpos se hallarían rebozados de blanca harina, ya que son, por necia aversión, negados a la inmersión o al simple remojo, mediante el cual hubieren borrado de sus carnes la sensual diversión. Harina de otro costal es el asunto de la señal en los sacos. A ello voy; tienes gatos castrados que dormitan, hartos de ratas, en los dichos sacos y pesan como tigres. ¿Pisadas en un molino? Tantas como en una playa asaltada por Cruzados. No vas a darme gato por liebre, lo sé, porque lo investigué. Dicto sentencia; dejo libre al zagal y le otorgo tres sacos de harina y dos gorrinos que tú aportarás o morirás. Alejo de tu vera a la muchacha, pues no la mereces y apelo a mi derecho de cata por cuna y feudal decreto. Ésta es mi voluntad como si la clamara mi padre, amén. Cubrid las vergüenzas de esta juventud con los harapos que traían _ Aplausos. Quedó claro, al molinero la gente no le comía en la palma de la mano.

__ Mi niña, a río revuelto ganancia de pescadores. ¿Qué me dices de un bañito en aguas cristalinas? Hace calor, y el líquido no hace daño, será gustoso y bonito vernos tú y yo tal cual nacimos, iguales y amorosos. Después en mi castillo pitanzas y galanuras, regalos y versos de juglares, invocando a la primavera que la sangre altera. Olvida, mi niña, al molinero mal fiado y al zagal despeinado, te haré libre.
Montaba en la grupa agarrada al joven noble y se decía:
“¿Derecho de pernada? Una cabronada, pero en este caso, bendita. Molinero cornudo verdadero, ¿cuantas veces me forzaste?A todo cerdo le llega su San Martín. Sancho... ricura de una noche ¡adiós!, en la paja nos revolcamos sin dejar más huella que la que queda en mi corazón, te deseo suerte. ¡A lo hecho, pecho! nunca es tarde si la dicha es buena, seré libre. Mi señor Alvarito de cintura breve, en ti todo lo que brilla es oro, hasta el cabello"
___________________
SE DICTAN SENTENCIAS DONDE GUS: http://callejamoran.blogspot.com/ 

40 comentarios:

Cornelivs dijo...

1Vive Dios, querida amiga, que he disfrutado como un cosaco leyendo este bizarro texto tuyo ! Bravo texto, incisivo, humoristico a veces, sagaz, bien hecho.

Me ha encantado.

Besos.

Celia dijo...

Oye Natalí ¿Cómo te las arreglas para darle un rango de historia de las historias a tus textos?
Varias sentencias nos traes, amiga mía, y todas con su historia postrera...
Y es que nos vuelves al pasado de una forma, magistral.
A lo largo de tus relatos, muchas veces me veo inmersa en la Ilíada o la Odisea, aquellos que tantas veces hemos tenido que traducir, con mayor o menor fortuna....
En fin... que excelente. Un beso.

Un beso.

Fibonacci dijo...

Sea lo que su merced dicte moza Natalia...la sentencia firme ...y libreme señor de tal juez, que en recompensa por tal menester,osa mancillar la honra, yaciendo con las acusadas.
No hay mancebo,que ante carnes prietas, no quiera desenvainar su espada, rico acero en esos momentos...me he divertido y me ha encantado...eres única para tal menester...a sus pies bella dama.

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Dicen que no es oro todo lo que reluce, pero a fe mía que estos párrafos bordados fueron con el tal metal noble, pues sus hilos me acariciaron y su brillo enervó mi entusiasmo cual templado sol en una mañana de febrero.

Y en cristiano... que me ha gustado un montón.
FELICIDADES.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Un hombre bien... valioso!

MARISOL dijo...

Ni puedo pronunciar sentencia tras haberlas usado tú tan magistralmente. Me he reido con tan pícara historia y me inclino ante tamaña narradora.

Mar dijo...

Natali:
¿dejaste alguna sentencia por usar? ¡qué imaginación para hilvanrlas todas!
Gracioso el giro final de la historia, mira por donde, le fue bien a la moza que, en Alvarito, todo lo que brilla es oro, hasta el cabello.
Petons

Mari Carmen dijo...

Hola, guapa :) Desde luego eres única usando refranes, además tan bien hilados y con una historia tan simpática que pareciera que allá anduviéramos todos, mirando el juicio por ver en que quedaba todo aquello. Ý quedó bien, para gozo de propios y extraños, menos para el molinero que salió escaldado de todo aquello.

Un abrazo y gracias por este buen rato que me has hecho pasar.

Nieves Hidalgo dijo...

Pero mira que eres buena, Natàlia. Menudo relato de jueves con inclusión de refranes.
Me he reído bastante porque lo hilas de cine.
Gracias por escribir como escribes y por deleitaros con tus entradas.

Un beso muy fuerte, artista.

SUSANA dijo...

Jajajajajajà! Precioso trabajo! Un inteligente compilado de sentencias, tan bien hiladas y precisas, que terminan tejiendo un relato original y con mucho humor!
Buen trabajo guapa! Besos y Abrazos a montones!

San dijo...

Desde donde te encuentras recibe este sonoro aplauso, he disfrutado hasta saciarme de refranes y sentencias de juglares y princesas, de ese hidalgo señor con cabellos dorados como el sol.
Un abrazo maestra Natali.

IRLANDA dijo...

Mi niña, me dejas sin palabras, a mi seguro que en este instante me entran montones de moscas, tengo la boca abierta de admiración, interesante relato que me ha tenido enganchada hasta el final, y más sentencias que tú has puesto, imposible. Genial.

Petonets con nostalgia.

Manuel dijo...

Uffff, bravo!!!!, un ensortijado de sentencias irrepetible, y en cuanto a la historia, que buena forma de administrar justicia aunque al final como juez quizás prevarica un poco para quedarse con la guapa moza, jajajajajajaja
Muy bien Natali
Un beso

Inma Brujis dijo...

Madre mía he perdido la cuenta de los refranes que has ido hilando a la par que contabas la historia. Me quito el sombrero.
Ahora que el juez... se quedó con el premio y gustosamente.
Un beso

Juan Carlos dijo...

Genial. Alvarito si que es un juez que sabe velorar las circunstancias.
Merecido lo del molinero, era perro ladrador, no sé si poco mordedor.
Besos compañera.

alfredo dijo...

Narrado con excelencia y vivido con admiración y regusto.
Estaba yo, sentado en la tercera fila del habitual corral de comedias y no he podido evitar vestirme de trapos, huntarme de harina y soñar con una pernada similar caida del cielo.

Pero claro, no soy Alvarito, sólo soy alfredito, y caigo más en el lado de Sancho, que en el de cualquier otro más opulente en palabras y refranes sentenciosos.

Pero, que he disfrutado en el sainete... ¡¡Vive Dios, que mucho!!..

Besos

rosa_desastre dijo...

Por tu culpa se estan riendo en mi casa... leido en voz alta el relato y no encontrando mejor reverencia para vuesa merced, he corrido a cubrirme la cabeza con un sombrero, por el simple placer de quitarmelo en tu honorrrrrrrrrrrr acompañado de dos sonoros besos.

CAS dijo...

Que me has dejado muda y casi manca como para escribir un comentario, que esté a la altura de las circunstancias. Y bueno... algunos nacemos para estar del lado de donde se sientan a aplaudir las bondades del prójimo y por bendición del cielo, hay quienes nos deleitan con estas obras de arte. Como dicen por ahí arriba: mirá que eres buena Natalí!!!
un fuerte abrazo

Carmen Andújar dijo...

Me has dejado de piedra con tantas sentencias enlazadas superbien y dándoles un rango histórico cervantino que ya querría el mismo Cervantes.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Me has dejado de piedra con tantas sentencias enlazadas superbien y dándoles un rango histórico cervantino que ya querría el mismo Cervantes.
Un beso

Alfredo dijo...

Muy original el uso de tantas frases hechas para construir el relato.

Un abrazo!!

Verónica Marsá dijo...

Más quisiera yo que sentencias como esa de A TODO CERDO LE LLEGA SU SAN MARTÍN, se cumpliera. A veces, hasta el OJO POR OJO quisiera con todas mis fuerzas, hasta un cirio pascual pondría en alguna capilla perdida a sanloquefuera, para que no PAGASEN JUSTOS POR PECADORES...

Bravo, gentil amiga de mis amores cantores!

Besito y feliz viernes! YA VIENE EL FINDEEEEEEEEEE!

Primavera dijo...

Ala la ultima en la fila pero no pasa nada...desde aqui he estado viendo la escena brillante de la puesta en escena de de tantas sentencias que me han dejado como siempre ocurre contigo con la boca abierta, si lo se con cuidado no sea que una mosca tonta por error se meta dentro de ella..ja ja
Feliz fin de semana
Primavera

Manuel dijo...

Jo... Natali, iba a felicitarte por poner una de las joyas bibliográficas de tenemos y no hay enlace para comentarios, asi que, aqui te dejo mi enhorabuena por el video clip de las Cantigas de Santa Maria
Besosss

maria jose moreno dijo...

Buenooooooooooooocreo que no te ha quedado sentencia sin tocar y tan bien hilvanado que te ha saliod redondo este relato. Disfruté leyéndote como siempre tu buena manera de hacer.
Tambien te felicito por el post de la Cantigas, como dice Manuel son una obra de arte.
Un besazo

Matices dijo...

Estupendo, me ha encantado leer esta sentencia, con ese lenguaje y con ese halo, de campo de mieses y molinos. Que bien escribes, me encanta tu forma de relatar y esa picardía que a veces das a los temas, cuando es necesario.

Siempre que vengo me sorprendes...

Besos

gustavo dijo...

no osaría competir con galana de la tierra brava de las condales. no. pero prendo mecha de chisquero, que prendida la mecha, acaba la guerra. no osaría competir contigo, prenda de las palabrs y de las sentencias todas, que de osados esté el mundo lleno y aluego todos yacen en el terreno santo. no osaría competir contigo, zagala del feudo feudal, que aluego viene la cara engalanada de barbas y..y ya sebe, cuando veas las barbas de tu vecino sin remojar, remoja las tuyas o...no osaría competir contigo, amada por las letras. no, pero ...ni peros ni hostias, que ante los peros, luego vienen los desesperos. no osaría competir contigo, alteza de alta estofa y alta cama, no,pero suplicarte por alguna maia sí, que ya se sabe, donde hay abracadabra, yace la ciencia de la cabra. no. no osaría competir contigo, esclava de las letras ya emancipda de tal esclavitud y ya reina de ellas. no. y sin embargo estoy por estar casi embebido de tan alta galanura arriba expuesta y escritaa, que ya se sabe, que a buen bebedor, las palabras sobran.y no, no quiero competir contigo, ni siquiera lo oso, pues entre refranes y sentencias me dejaste pasmado, pues a buen rey pasmado nigún refrán le viene como anillo al dedo..incluso a todo rey pasmado ninguna sentencia le queda bien, pues ya se sabe que a sentencias bien hechas, los espasmos vienen pòr endechas.así que me retiro a leer al siguiente juevero, pues ya ase sabe que entre jueves y jueves los dedos mueve el juevero para relatos hacer cual de la palabra joyero y también entre jueves y jueves llega para leer el viernes, o el sábado, qué leches.
besos , natalí,.

ANTIQVA dijo...

Magnifica y vibrante interconexion de sentencias... Todo un trabajo de altisima costura te ha tenido que suponer.

Mi felicitacion... Me encantó especialmente el final, tan abridor de nuevas perspectivas... El derecho, tan especial, de pernada... Je,je,je...

Un gran abrazo, amiga

Teresa Cameselle. dijo...

Coló el tema de la harina, pero lo que quería era ver desnuda a la muchacha para luego decidirse a quedársela para él, jaja. menudo truhán estaba hecho el muchacho.
Qué facilidad la tuya, pasmosa, para saltar de la roma clásica a la oscura época medieval, sin despeinarte en el intento. Ya quisieran muchas, y muchos, que se las dan de historiadores y de ilustrados.
Bicos un montón.

CAS dijo...

Vine a disfrutar de las Cantigas y a dejarte un beso de sábado para que lo tengas el domingo.

Myriam dijo...

¡Divertido como pudiste hilvanar tantas sentencias!

V.Nas dijo...

Me ha encantado.
Un abrazo.
Mariví

elena clásica dijo...

Natalí, hermosa pluma:

Y "al buen callar llaman Sancho". Alvarito, hijo de Fernán Hernández, mozo apuesto con su tantico de nobleza prepotente, ahí te perdiste, amigo, y aunque ganaste a la moza, ella ganó la partida y le salió redonda:
"cambio molinero gañán por noble hijo de propietario de castillo, pues rijosos ambos, quédome con el segundo". Y pues la sangre solo corre en una dirección, mientras él piensa en observar mis carnes para dictar sentencia, mi juego es "al buen callar llaman Sancho que agua que no has de beber déjala correr", aunque me haya regocijado en al baño.
Molinera pobrecita, subyugada por marido, demuestra una vez más el protagonismo de la mujer en las historias cotidianas. Y eso gracias a la escritora, a la Tárraco, que no se le escapa una.
Para mí, que esta como el Quinto podría dedicarse a detective de los molinos y los castillos, que debió quedar mucho crimen impune, jaja.

Enhorabuena, siempre sorprendiéndonos con personajes nuevos y llenos de vida, bueno menos el pobre Fernán Hernández, con el que me siento identificada en estos días, ¡ay!


Genial, un besito, guapa.

Any dijo...

Como hiciste para hilvanar semejante texto lleno de sentencias? ni idea, pero no debería extrañarme, ya conozco tu imaginación y tu destreza con la pluma.
La música no puedo escucharla, veré si pruebo entrar mañana.
Un beso, un chapeau y un salve! (como decís vos)

;)

Medea dijo...

Mi querida y siempre mágica Natália, Por fin he llegado aquí, alguien me habló de las magnificas sentencias que habías escrito. He estado malucha (bastante)y no he podido visitarte antes. Ahora llevo un orden para leeros a todos. El solo placer de leerte es cada día mayor, ¿cómo puede uno idear un texto tan ágil, picaresco, entretenido, simpático y bien escrito a base de sentencias, refranes o como quieras llamarlo? decirte que me ha parecido fantástico sería insuficiente. Tus textos siempre me dejan llena, unas veces de alegría otras de tristura como diría el gato, otras de sorpresa, conocimiento y creo que como no encuentro en este momento mas palabras que se ciñan a la realidad...yo te condenaría a escribir aquí algo todos los días, aunque sea solo un proverbio. Un beso grande amiga.

Natàlia Tàrraco dijo...

No salgo del portento, que en leyendo a tan bellas damas y fermosos galanes, se me ensancha el alma y doy por buenas mis sencillas letras refraneras. !MI GOZO NO CABE EN UN POZO!
Justo es rendiros plaitesía, tanta amabilidad, tanta picardía sana, tantísima locuacidad, es la de vuesas mercedes que GRAN MERCED ES PARA MI CONOCEROS Y BESAROS SIN REPAROS.

Eva Magallanes dijo...

¡y que lo comido y lo bailado no nos lo quita nadie!, ¡me ha encantado... es que me fascinan los refranes, aquellas expresiones donde mejor se manifiesta la sabiduría popular y la identidad de los pueblos. Además son universales y unen a la humanidad. Muy bien escrito, me ha sacado sonrisas y he sentido el alma de los personajes.
Linda se ve esa Zona Libre de Discriminación en tu blog... me contenta tenerte cerca.
Todo mi cariño!

Pd: en http://www.elsurnuestro.blogspot.com
he ido escribiendo algunos posts bajo la etiqueta Identidad del Sur que se engarza muy bien con este estupendo relato... por si en algún momento quieres darle un vistazo.

Ceci dijo...

Que hermoso y transportador relato Natalí. Lo he disfrutado con unos mates tardíos y comiendo de a una ricas almendras, que me parecían propias para amenizar las evocaciones de tu rica pluma.
Ya todos te han dicho lo que hubiera deseado decirte, así que a sus halagos me uno.
Lei tambien tu relato del anterior jueves y me ha encantado el giro cinéfilo que le has dado. Hasta la próxima (que la espero ansiosa)
Besos

Tésalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tésalo dijo...

Mis besos, han solido haber sido algo sentido. Pero lo primero, fue el olfato. Beso entonces con pasión a lo que he olido.
En cuanto a esa forma de darnos unos besos y a su número, a mí me ha resultado haber caído en la cuenta de su variedad, algo muy desconcertante.
Por lo demàs, me he imaginado muchas veces ser besado.

Tésalo