5 de enero de 2011

Los Jueves un relato: REYES MAGOS

Levantó la mirada de la pantalla hacia la cola que se extendía desde su mesa a la entrada, unos cincuenta metros de negritud.

Los fue repasando uno por uno sin disimulos, atrincherada en su posición de poder indiscutible, alguno bajó la vista, nervioso o como ofendido.
Sin lugar a dudas el elegido sería el cuarto, así que para evitarse soltar saliva de baldes y rellenar archivos que borraría “ipso facto”, a los demás los despachó sin contemplaciones. Se marcharon sumisos, pero dos la miraron apretando puños porque llevaban tres horas de cola inútil.
__Nombre, edad y procedencia, conste; no hace falta presentar papeles__ le espetó, fijando la mirada en aquellos ojos de corzo dulce y herido. La conmovió, un poco, su breve gesto de alivio.
__ Ngombo, veintiuno, Tanzania __hablaba el español y su voz sonaba juvenil pero con un deje salido del vientre o de un pozo, de una choza o de un pájaro rapaz.
__ Preséntate a las cinco de la tarde en el patio del Ayuntamiento, no te retrases, hay que hacerlo con calma, cuidando cada detalle. Cobrarás los cien € cuando acabe todo.
Arrellanada en el sillón anatómico, lo contempló alejarse, andaba suave, parecía una pantera negra y joven. Los tejanos gastados se ajustaban a unas nalgas prietas, las imaginaba cárnicas y se pasó la lengua por los labios, llevándose, algo del carmín recién repintado.

No falló, vino antes de la hora. Ella lo esperaba bajo el porche y estuvo presidiendo el ceremonial de la vestimenta. Al final parecía un rey verdadero, orgulloso, incluso con el turbante ridículo, las plumas de marabú falsas y el manto de púrpura con estrellitas pegadas. Era un guerrero massai o zulú, que en el tema no se aclaraba, demasiadas pelis sobre eso de Africa; “sambo” “mandingo” "bwana" "salacot" y demás. Lo cierto es que era ancho de espaldas, alto y esbelto, de sonrisa resplandeciente casi infantil. A los niños les encantó.

Bajo la llovizna, sentado en el trono, saludaba y le aplaudían. Soltaba caramelos como quien echa pétalos de rosas y en sus brazos acogía dos niños y tres niñas a la vez que le besaban sin miedo, las madres lloraban de emoción.
__ ¿Eres negro de verdad? Al del año pasado se le despintaba la cara__ la niña le pasó un dedo por las mejillas, no se borraba el color ébano.
__ Bonita, soy tan negro que de noche no me veo__ la chiquilla reía.
Triunfó Baltasar, más que Melchor el Concejal, o Gaspar el rubito maestro; los tenían muy vistos y las novedades, ya se sabe, hasta que dejan de serlo, se aplauden. Ngombo resultó un mago simpático, infatigable, bello hasta provocar silbidos en algunas chicas descaradas; era un campeón de básquet vestido de príncipe exótico.

A eso de las nueve ella pasó a recogerle donde habían quedado, el frío calaba el tuétano, él con la gorra de lana hasta las cejas, sonreía, y sus dientes eran nieve pura. Cuando se sentó a su lado, notó un ligero aroma a sudor varonil que la excitaba. Aceleró con ganas de tenerlo delante en una mesa, más controlado.
El restaurante quedaba en las afueras, discreto y "chic". Mientras conducía iba pensando que podría ser su hijo, en su tierra parían a los catorce o quince, esa intuición la puso nerviosa. ¿Se habría pintado demasiado? El no abría la boca, la miraba.
Comieron con apetito, la gente les ignoraba, estaban en penumbra, pero los jeans y la sudadera de Ngombo desentonaban. Sin embargo tomaba las delicatesen con unos dedos prodigiosamente largos, nadie podría igualar su elegancia. Deseó besarlo ahora.
__ Muñeca, eres de cristal o de marfil y hueles a jazmines ¿te romperás entre mis brazos?__ eso le dijo él. Ella sintió una nube de deseo en la boca del estómago.


El chalet tenía hasta piscina con luces y él se quedó mirándola. Entraron sin hacer ruido, ella desconectó la alarma e hizo el gesto del silencio en los labios
__ Mi hijo Xavi duerme arriba, esta noche procurará dormir porque vienen los Magos y si se despierta antes de tiempo, se fastidía ¡no tendrá regalos!__chocó índice y pulgar.
__ ¿Y tu marido?
__ Estoy separada__ tomándole de la mano fueron al cuarto del fondo__ Dúchate, te conviene__ estas palabras lo sonrojaron, pero es imposible ver el rubor en la cara de un negro.

Cuando estaba bajo el agua entró y lo contempló, nunca había visto nada más perfecto, exultantemente juvenil, brillaba como el azabache en cada músculo, borroso de pies a cabeza entre el vapor. Ella dejó caer la ropa, entró junto a él y se abrazaron. Se amaron de forma lenta, pausadamente tierna hasta alcanzar el clímax violento, frenético, algo que ella, siempre meticulosa, catalogó de animal y sutil, desconocido. Mojados por fuera y por dentro, se miraron, extasiados. En la cama fue otra versión sin pausas y centímetro a centímetro. Creyó explorar la Sabana africana entre sábanas de seda, la divertía el símil. Luego durmieron respirando como dos criaturas inocentes.


__ ¿Qué es eso?__ antes del amanecer él señalaba un montón de paja, unos dulces, unas copas y tres sillones colocados junto al ventanal del salón.
__ Comida para los camellos y un tentempié para los Magos, la tradición.
Enseguida entendió lo de la tradición, en su tierra tenían muchas y sagradas. Desperdigados en el suelo montones de regalos con lazos enormes, todo eso para un sólo niño, pensó. Ngombo tuvo una idea, en el asiento trasero del coche había olvidado una cosa.
__ Es el turbante con plumas que Baltasar dejó en tu casa, para Xavi.


Nada más despertar Xavi fue a ver lo que le habían traído los Reyes. Sin lugar a dudas, el regalo más fascinante, el más inesperado, único, irrepetible, fue el turbante de Baltasar, el mismo que lucía en la Cabalgata. En el colegio envidiaron a Xavi, se lo probaron, soñaron ver al Rey Negro, aquel alto, de sonrisa luminosa.

Ngombo no quiso, se negó, pero ella insistía: trescientos €.
__Nunca había conocido a un mago auténtico, para ti mi regalo de Reyes.
Mirando de nuevo a la piscina, él iba pensando: “¿En invierno para qué les sirve? Aquí abrevarían las doscientas cabras de mi aldea, ¡cabrones!”__ sonreía contando los billetes, y se dijo: "no te olvides de los cien. Lo que se dice un mes de trabajo en una tarde...noche, y estando en el paro !Allāh es grande!" 

Fotos: Robert Mapplethorpe
___________
Dirigir cartas Reyes donde el MAGO maragato, Gus: http://gustavocalleja.blogspot.com/ 

32 comentarios:

Verónica Marsá dijo...

Mira tú! "Regalos para todos y todos contentos". Señora satisfecha, niño rico contento y mago con ducha y pasta en el bolsillo. Humor negro, sin meterme con nadie, o necesidades satisfechas? Caprichos cumplidos? Limosnas tranquilizadoras de conciencias? Trabajo pagado? Mundo mal repartido?

Ya vienen los reyes magos, caminito de belén, oe, oe, oeeeeeee...

Besito, compañera templà de las templàs!!!!!!

CAS dijo...

Un Baltasar de olimpíada, hasta con buen olfato para regalar al niño rico, al que en definitiva lo deslumbra lo que menos... o lo que más? Un relato que nos lleva de aquí para allá, de ensoñación a ficción y nos devuelve a la realidad de una riqueza que da para más de 200 cabras de la aldea, pero que está tan lejos y esto tan inalcanzablemente alto aunque nunca llegará a paraíso.. Congratulaciones mi querida Natalí, que los reyes premien todo lo bueno que eres y das.

María dijo...

Que los Reyes Magos te traiga todo lo que desees.

Saludos.

San dijo...

"Menudo rey encontró la señora" al final todos contentos o ¿no?.
Aunque a mi particularmente me ha gustado el detalle de hacer más feliz al niño, lo de la mamá....¿lo quiso aprovechar todo?
Un abrazo y que tu regalo sea el deseado.

IRLANDA dijo...

Esto es una noche de Reyes, aqui quien no ha quedado feliz es porque no quiere, yo he disfrutado un montón con este peculiar cuento.

Nos veremos pronto, lo espero, como niña esperando a los Reyes de Oriente.

Petonets y no te olvides de los zapatos en la ventana.

Alfredo dijo...

Tiene un punto cínico que me ha gustado mucho.

Un abrazo!!

alfredo dijo...

Reyes compartidos y disfrutados.
A Xavi le durarán más, ella tardará en olvidarlos.

Un corto que podría ser premiado en la sonrisa vertical y que me encantaría que dirigiera Aranda.
Y tan sólo por 400 euros, que "chollo".

Abrazos

LUNA dijo...

Hija.....pero esos reyes existen????? Y...están como el de la foto???? o eso son muñecos hinchables?????

Bueno, seguramente no hemos leído todos la misma historia...
A mi me ha parecido una historia sexi, sensual, erotica...vamos que un regalo...digno de Reinas....

El Dios de la señora si que es bueno...menudo regalo le hizo....
Bueno, debo ser una pervertida....

Que te dejen el regalo que pidas....
Un nesito templá-

mar dijo...

Hola Natali
Menudo Baltasar!, haber si nos dices en que lugar era esa cabalgata porque los de mi pueblo no son ni parecidos.
Seguro que el niño estaba encantado con los regalos pero la madre no olvidará tan rápida ni tan facilmente ese regalo de reyes
Un beso y que los reyes vengan cargados de alegría

Fibonacci dijo...

El niño sus Reyes, la mamá tambien...¿que más se puede pedir en una noche como esa?...con razon con tanto paro que tenemos no salen a la calle a protestar,la economia sumergida aflora por doquier en esta España nuestra...y seguramente estaria cobrando el paro...400 euros...un polvo bien hechado,cama, ducha y el reposo del guerrero...no esta mal y la paradoja que hay 200 cabras por ahi pasando sed...así es la vida...con razon el del cuerpo de ebano y culo prieto era un mago...me ha encantado como todo lo que escribes...tiene su punto de sarcasmo y de envidia...un besote y felicidades por esos reyes magos.

ANTIQVA dijo...

Esto es una injusticia clara... Exijo que el año que viene en vez de Reyes negros haya Reinas negras... La idea de lo justo asi lo exige...

Ah, y que a mi me hagan, con un buen sueldo, concejal de asuntos de panderetas...

Un abrazo fuerte, amiga

Carmen Andújar dijo...

Fascinante y real como la vida misma; pero que privilegio el de ese niño, tener el turbante de Baltasar. ¡Oye! el mozo está realmente bien.
Un beso

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Relato de los clásicos Reyes Magos, pero con tu sello inconfundible, Natalia.

Eres original, me gusta.

Un beso.

Manuel dijo...

Una Noche de Reyes completita, jejejejejeje, claro que huelo a casting algo manipulado, ¿no? jajajajajaja.
¿Que tendra Baltasar que es tan solicitado? tradicionalmente Melchor y Gaspar venerables ancianos y Baltasar siempre joven aqui hay discriminacion positiva jajajajajaja.
Indudablemente acertó en la elección de candidato, fué capaz de contentar a todos incluido a si mismo.
Espero que los Reyes hayan sbido hacerlo tambien en tu caso ;-)
Un beso

Cornelivs dijo...

Un enorme abrazo, querida Natalia. Feliz dia de Reyes (voy volando...ufff)

Nusa dijo...

Natalí linda, precioso relato lleno de magia. Espero que se hayan portado bien contigo los tres Reyes... ¿Qué te han traído? (curiosa que es una je).
¡Besos!

Minombresabeahierba dijo...

Me maravilla ser explorador en esas sábanas y sabanas...

Besotes

maria jose moreno dijo...

Esos son los reyes que a mi me gustan...jajaja Me has provocado una enorme sonrisa y una gran envidia con ese rey Baltasar, esa ducha, esas caricias.. Bueno mejor dejarlo.
He disfrutado leyendote querida amiga
Un besazo

Juan Carlos dijo...

El relato tiene una profundidad ... ¿vale si digo insondable?
Necesidades del primer y del tercer mundo. Necesidades primarias o menos.
Ngombo, Xavi y ella.
Magnífico, Natalia.
Un beso, que no falte.

maruja dijo...

Primero lo personal, ver a mis nietos desenvolviendo los regalos....
Segundo la memoria, en una piscina pública y hace muchos años, despertar de un duermevela y ver un cuerpo perfecto.
Tercero,la actualidad, si veis "mentes criminales", no perdais de vista al negro (no es despectivo, sino al contrario)
Last but not least. Me ha encantado, encantado, encantado, es el reflejo perfecto de la época actual. Petonets, preciosa

Matices dijo...

Me he quedado soprendida gratamente, porque desde hoy conozco la nueva dimensión del poder del Rey Baltasar. Y por otro lado, por la moraleja final, cuanto nos complicamos y que facil es todo, sobre todo cuanto implica ilusión y magia. Y al final, ese Baltasar y su lado humano tan espontaneo.

¡¡Me gustó!!, digo tu relato, Baltasar no esta mal, tampoco vamos a engañarnos..

Besos

Primavera dijo...

Que tendra el rey Baltasar que hoy fue el mas solicitado por todas ja ja ja
Muy buen relato como siempre alma creativa por excelencia.
Primavera

elena clásica dijo...

Mi querida Natalì:

La auténtica mirada cosmolita, la que llega a todos los lugares, no solo a los elegidos. El secreto del deseo expresado en toda su plenitud y dejando de ser oculto al sentir de la mujer. El cuerpo del hombre adquiere unas dimensiones míticas, me recordó en su versión masculina a la bella Neferú, deliciosa fémina de ébano, deseada hasta el delirio, el dolor y el desprecio, en esa maravilla que es "La paz de Troya" por Natália Tárraco.
Ocurre como relata Spike Lee en sus películas, sobre todo, creo yo en "Jungle Fever", el pastor
protestante padre del protagonista, esas damas sureñas tan dignas que por las noches deseaban en sus secretos sueños los cuerpos de los hombres negros.
Así es la sociedad y así es el ser humano lleno de facetas. Tu mérito, querida amiga, es la plenitud de la mirada de las mil perspectivas, el conjunto humano, el libro coral, los personajes infinitos que nos representan, y las diversas facetas que son propias de la complejidad inconmensurable del ser humano.
Ahí es nada, en fin, bonito relato sobre los Reyes Magos, sensual y algo triste a su vez, queda un cierto vértigo en el corazón después de conocer a estos personajes, aunque de esta Noche hayan salido triunfantes, ¿del todo?

Bella, bella eres. Un gran abrazo para Ferrán y para ti.

gustavo dijo...

digamos que la culpa la tiene el cha cha cháaa...
bien, mira, natali, reconozco que estoy despierto y , por lo tanto,raramente concentrado...reconozco que alguien ha dejado escritas palbras unidas unas a otras para dejar un jueves más que...natalí, sea por que estoy concentrado, sea por que has sabido elegir la palabras más que adecuadas, el caso es que usted, endemoniada, sibila de l s plabras...maga de ellas también , me ha dejado acá un algo que roza...que ..cullons, natalí, que me ha encantado...
por otra parte, natalí, ya dentro de el tema que has abordado,,,,ya desde el punto de vista que has considerado para escribir este jueves...¡¡¡leches, que yo quiero ser desde ya negro y rey mago en ese ayuntamiento!!!
claro que si ese negrito hubiera sido llamado por el edil primer de mi pueblo....jaja...¡mira que es vasto este alcalde de mi pueblo!
a ese negrito me hubiera gustado verlo siendo disfrutado por él....seguro que nunca hubiera dado las gracias a ala..
muchos besos, exgalaica...

Mar dijo...

Querida Natali,
tu texto me ha parecido muy bueno. En especial toda la parte con el Baltasar de Tanzania. (¿Sabes que tengo obsesión con irme a Tanzania y que me gustaría aprender swuahili?)Me parece genial el contraste entre dos realidades tan opuestas, la de ese hombre y la de la mujer y su hijo; dos realidades que une ese momento de la noche de Reyes.
Me encantaron los párrafos en los que le describías a él desnudo y, también, el juego amoroso. Yo creo que no lo hubiera pasado por la ducha.
Un abrazo. Escribes muy, muy bien.

Alejandro Cabrol dijo...

Qué buen relato: tradición aggiornada al presente. Precioso! Me reí mucho

Ceci dijo...

Yo diría que esa es la justicia distributiva (o mejor distribuída) a cada cual lo merecido.
Baltasar se llevó su dinero por un trabajo (de horas extras) la mamá durmió hasta tarde en la mañana, y lo mejor y más duradero para Xavi.
Hermoso relato natalí, lleno de matices y ondulaciones. Lo disfruté muchísimo!
Feliz comienzo de año!

Len0re dijo...

Me ha encantado el relato...ojala que todos quedáramos tan satisfechos la noche de Reyes, pero la cruda realidad es otra...mi niño tuvo sus regalos, pero otros no tuvieron ni lo mas básico. Que mal repartido está el mundo.

Un saludo, volveré

Nieves dijo...

¡Guauuuu!
Natàlia, me ha encantado. Menuda noche de Reyes. Completita de verdad.
Hija, se me han puesto los dientes largoooooooooooos con la escenita de la ducha.
Gracias, no has hecho un regalo precioso.
Desde luego, leerte es un lujo, en serio.

Muchos besos

Inma Brujis dijo...

¡¡¡Vale. Ya lo he leido!!! Dios que malita!!!
Si por algo Baltasar es mi rey favorito desde niña.... a ver si el año que viene le conozco en persona...
Ay señor!!!
Besosssssss

R.Holiday dijo...

Un relato genial,querida Natalia,me alegro de haber pasado por aquí (ya estoy a la espera de otra historia,así que ya sabes ;)
Gracias por tus coments en mi bocatonta,y espero que tus reyes hayan sido al menos,originales
:)

Eva Magallanes dijo...

Linda Natalia!, buen relato, bien escrito, la historia va tomando el camino de Eros ¡y que fortuna la de la protagonista! ¿quién no ha tenido alguna fantasía con un Negro bien dotado? ¡y, en este caso, nueva piel para el rey mago y hermosa alma además.
Te dejo mi cariño y toda mi gratitud por tu cercanía...