21 de octubre de 2010

Los Jueves un relato: ROBÓTICA

El caballo estaba vacío por dentro.

Aceptaron el monstruo como un trofeo, un regalo en nombre de Poseidón*1 que les ofrecíamos dándonos por vencidos, después de abandonarlo en la playa, antes de zarpar rumbo a casa.

De nada valieron las quejas de Laocoonte*2 o de Casandra avisando de un posible engaño, en Troya ansiaban celebrar el fin de aquella guerra atroz, cambiar llantos por risas, les comprendía. Enseguida se dispuso un grupo de guerreros para llevar el engendro dentro de las murallas.

Todo el tiempo estuvimos allí dentro, quietos, sin hacer ruido con las armas de bronce que podían delatarnos, íbamos ligeros; corazas de lino y cuero, descalzos para poder saltar convertidos en fantasmas llegado el momento, que tardó una infinidad. Olíamos la resina y la brea de la madera conteniendo los mareos y las arcadas. Aguantamos mientras fuimos arrastrados por la arena, dando sacudidas. Nos tapamos la boca para no gritar al sentir las piedras de la muralla cayéndonos encima, tras el golpe tremendo que derrumbó media torre.

El invento mecánico con ruedas, parecía un ser voluminoso y extraño plantado en el centro de la Ciudad Baja.

Príamo*3 vació las bodegas de su palacio, la ocasión se lo merecía y empezó la fiesta. Los gritos de alegría, los pies saltando sobre el lomo del caballo, los roces al colocarle en el cuello guirnaldas de flores, todo lo soportamos esperando la noche, el silencio y los ronquidos que siguen a la borrachera. Sudé hasta quedar mojado, nos orinábamos encima, bebíamos de la garrafa que pasaba de mano en mano silenciosamente, hasta Odiseo*4 callaba ¡qué prodigio! Me estremecí al sentirme dentro de las murallas, rodeado de troyanos, los cuales por simple capricho, para rematar la fiesta, podrían quemar el caballo.
Tuve la sensación de que brincaban sobre mi espalda y que el armazón se vendría abajo de un momento a otro; crujía y se le desprendieron unas tablas. Nos apretujamos mirándonos a los ojos. Por los agujeros veíamos las luces de las antorchas, alguna ventana, alguna columna rojiza, gestos, rostros, amantes entrelazados, criaturas dormidas en brazos de sus madres. "¿Serás capaz de hacerlo?"las dudas me atormentaban. Pensé que iba a morir sin haber vivido, matando y ébrio de sangre. 

Lentamente todo fue apagándose; las voces, los ruidos y las antorchas se extinguían. Era la hora de actuar y nada lo presagiaba.
Miré a través de una abertura, Troya dormía borracha, sin embargo, en la cima, las luces de palacio continuaban vivas, como puntitos dorados, como estrellas. Helena*5 estaría besando el cuerpo de Deífobo, su nuevo esposo troyano. Dentro del caballo, en la penumbra los ojos de Menelao brillaban, eran brasas ardientes.

Fragmento adaptado de mi novela “La paz de Troya”. ¿Arqueología robótica?: El mítico caballo me parece un símil del primer robot, en lugar de circuitos o chips, ocultaba en su interior guerreros a lo Terminator s. XIII a. C. !Ah! ojito, no se trata de troyanos spam, aunque a los de Troya se lo parecieron.
__________
*1-Poseidón: Dios del mar, cuyo animal predilecto era el caballo-*2-Laocoonte y Casandra, ambos adivinos, presagiaron que el caballo era un trampa y aconsejaron quemarlo-*3-Príamo: Rey de Troya, padre, entre otros, de Héctor, Paris, Deífobo y Casandra- *4-Odiseo: Ulises, se dice que proyectó el caballo mediante el cual un grupo de aqueos entraron en la ciudad escondidos en su interior, y tras salir del engendro durante la noche, abrieron las puertas al ejército que arrasó y masacró Troya-*5-Helena: Reina de Esparta. Paris hijo de Príamo la raptó llevándola a Troya, muerto éste se desposó con su hermano Deífobo. El rapto de Helena, según el Mito, dio lugar a la guerra propiciada por el celoso Menelao su esposo y rey consorte, el cual, finalizada la matanza en Troya, la perdonó, regresando ambos a Esparta.
___________________
Robots y robóticas idea de Vero en casa de GUS: http://callejamoran.blogspot.com/
ilustración que hice, hace...uf.

35 comentarios:

Celia dijo...

Me encanta adentrarme en todo tu conocimiento Troyano.
Tal vez es cierto que esa barriga del caballo tiene mucho que ver con los hallazgos posteriores.
La robótica hace siglos que ha comenzado... pero me imagino al caballito actual disparando laser a troche y moche, y acuchillando al contrario con espadas invisibles.
Como siempre, impecable tu escritura.
Un beso

MAR SOLANA dijo...

Una estupenda adaptación de tu novela, Nátali. Te felicito.

Todo lo que he leído, las películas y documentales que he visto sobre el ya mítico caballo de Troya me han hecho pensar en reflexiones muy parecidas a las que tu sugieres con este relato...

¿No sería el cartón-piedra precursor del metal y los botones ;)?; ¿no estaría pergeñada ya la misma idea de base, o sea, servirse de escudos sin sentimientos para poder afrontar mejor los asedios a otros seres humanos?

Un besuco, galleguiña :)

Verónica Marsá dijo...

Engranajes de madera y metal, cuerdas y poleas en lugar de tornillos, tuercas y mecanismos de revueltos cables enamoradamente entrelazados.

Hubiese sido espectacular ver desde arriba la escena, un terrible escenario, cierto, pero realmente hermoso.

Tan hermoso y destructivo como fue la belleza de Helenaki o Helenita (no sé por qué se escribe con hache(?)...
Excesivamente bella e instrumento manipulado por las divinidades (siempre por el medio estos bellacos insensibles), Hera y Atena desean vengarse de Paris por elegir a Afrodita en lugar de a ellas, en el " I Concurso celestial olímpico de belleza"; la ruina de Troya estaba servida y Elenita (quitémosle la hache) se convirtió, sin comerlo ni beberlo, en un personaje malvado. Hesíodo la llama impúdica, Eurípides tiene una controversia, en una obra "no me acuerdo cuál" ataca vigorosamente a la princesa espartana y en "Helena" (le volvemos a poner la hache) acaba rehabilitándola...

Pobre fémina, al servicio de la cólera divina!

Iba a comentar sobre el caballo y me he ido por las ramas!!!

Besito, templà!

alfredo dijo...

¿Que miedo, no?
El enemigo colándose en tu casa en las entrañas de un "FustaRobot"

Magnífico fragmento, que ha completado un magnífico relato, con intensidad cinematográfica, riqueza narrativa y una pizca de aporte cultural, que más se puede pedir.

Besitos en las mejillas, ahora que sé que llego.

jueves, octubre 21, 2010 2:28:23 PM
Añadir foto para el perfil

Neogeminis dijo...

Yo creo que sí...el mítico caballo era un precursor muy rudimentario de los cyborg (mitad robot, mitad humano)de las historias futuristas!jejejeje...

Muy buen relato, como siempre, Natalia!
abrazos!

rosa_desastre dijo...

¡Ay, es que yo siempre he sentido debilidad por el caballo de Troya. Con cuatro pinceladas de historia y los hábiles brochazos de tu imaginacion, un relato "bordado".
Un beso

Teresa Cameselle. dijo...

Una historia que no nos cansamos de escuchar una y otra vez, y menos si la narradora es tan brillante. ¿El primer gran invento de la Humanidad? ¿Y sólo sirvió para la guerra? Así somos, en fin.
Me ha encantado especialmente esa última frase sobre Menelao. No hace falta decir ni más ni menos, el resto es Historia.

mariajesusparadela dijo...

Y , aunque el juício de Paris hubiera sido otro, cuando las diosas son tan humanas y tan presuntuosas y utilizan a los hombres para demostrar su poder, nada hubiera cambiado. ¿o sí?

Any dijo...

Estoy de acuerdo con Neo, el caballo de Troya fué el antepasado de los cyborgs! Que buena idea! Leerte es como entrar en el túnel del tiempo y contemplar la escena. Jamás había pensado en como habría sido la espera de esos hombres apilados alli dentro.
Siempre es un placer pasar por tu casa.
un beso

Primavera dijo...

Ahora que lo dices fue el primero de los robots su finalidad simplemente fue de participar en la guerra llevando sangre, sufrimiento...
Me ha gustado como lo ha contado y tu comentario que no tiene nunca desperdicio
Primavera

Maat dijo...

Hola, Natalí.

Tengo que decirte que entro a tu blog como si fuera a una clase presencial, con mi libreta y boli para tomar apuntes. ¡Palabra! Una de las pelis que más me impactó de jovencilla fue precisamente "El caballo de Troya". Pero nunca me había sentido "dentro" como me ha ocurrido hoy al leerte. Geniales descripciones. (Como siempre)

Un abrazo.

Maat

maruja dijo...

Pues que bien,te pasas a los griegos, eso es bueno, significa que no has olvidado los clásicos. Muy bien recreado (la película me pareció un horror debe ser porque voy poco al cine).
Me ha gustado muchíiiiiisimo la ilustración, ese caballo en movimiento.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Pues a mí el caballo de Troya siempre me pareció tan evidente que los troyanos debían estar ciegos.
Buen relato.

Gambetas de lana dijo...

No, no, Nati. Todavía no llegué a esa parte, me falta poco. Cuando me di cuenta de que se trataba dejé de leer tu relato. Voy a dejar que me lo cuente Crisanto cuando corresponda. Ja, ja.
Besos

LUNA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LUNA dijo...

Magistral!!!!! Recuerdo cuando era pequeña y veía esas películas épicas con los ojos, que se me salían de las órbitas...

El caballo de Troya siempre me pareció un prodigio de ingenio .Como se les podía haber ocurrido, que ellos mismos, se metieran al enemigo en casa!!!

¡¡¡Pero no sabía lo que me tenía reservado la vida!!!!
Ahora ya nada nos espanta, al revés, tenemos problemas para digerir y entender tanto adelanto...
Pero, como nos has desvelado, todo está inventado...
Me ha reencantado!!!

Gracias por la lección magistral de historia. (como siempre)
Un besito

Cornelivs dijo...

M a g n i f i c o . . . ! ! !

Me ha encantado, Natalia.

Besos...!

Carmen Andújar dijo...

Preciosa la historia de Troya, y muy bien tu adaptación de la misma. Desde luego yo también creo que fue el primer robot de la historia.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Preciosa la historia de Troya, y muy bien tu adaptación de la misma. Desde luego yo también creo que fue el primer robot de la historia.
Un beso

CAS dijo...

Releo con gusto y emoción de admiradora, un trozo de tu Paz de Troya. El nombre de Casandra me es familiar y querido, y la injusticia con que fue castigada me duele hoy también. Tu habilidad para adaptar los tiempos y demostrarnos que en todos ellos hubo inteligencia científica, es un logro y una maravilla. Sigo enamorada del Paris de una película que vi cuando era chica y odio ese caballo en parte por eso...jajaj
Te dejo porque me voy con Aristófanes, Listríada me tiene atrapada(una obra de ingeniería de la robot Verónica, llamada también Grecia, que nos llevó a estas lecturas). Uds. son un peligro, como siga visitandolas terminaré vestida de toga y soñando con Homero (...y no Simpsom)
BESOTES

Juan Carlos dijo...

Y yo que me planteaba como acometerías el reto de la robótica desde la Historia Antigua ... pues genial, como siempre. Lamento no conocer tu novela, pero si que me ha hecho vivir y plantearme muchas cuestiones a las que antes no había prestado atención.
Un beso Natali.

Gastón Daniel Avale dijo...

el mejor robot de la historia encontra del enemigo....perfecto relato...impecable! besos

Medea dijo...

Encantada como siempre de leerte Natalia,un regalo para los sentidos,oigo el silencio dentro del caballo, oigo los ronquidos que siguen fuera a la borrachera y las risas de la fiesta, veo las antorchas fuera y las luces como pequeñas estrellas, huelo la resina y el cuero. Me he metido de lleno en "La paz de Trolla" he estado dentro de tu robot primario, de tu caballo.
Un beso grande

Mari Carmen dijo...

El gran ingenio :) ¡qué poco podían sospechar de un juguete que aparecía tan inocente! Una, a veces, se ha preguntado... ¿qué sentirían los que estaban dentro? Y mira, ahora me han dado la respuesta tus palabras.

Eres estupenda :)

Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

AMIGOS Y AMIGAS, LA VERDAD ES QUE ME SORPRENDEN VUESTROS COMENTARIOS, LOS LEO UNO POR UNO Y ME MARAVILLO, SINCERAMENTE !Cuanta diversidad! Salve, qué alegría.

Gracias de corazón. Sin vosotros y vosotras, seguro que ni una letra ponía, sois la sal de la tierra, porque una escribe para comunicar.

En breve pondré entrada sobre el tema Troya, más o menos. !Culpa vuestra!

Besooos a cada cual sin faltar ni una ni uno.
OS QUIERO.

Inma Brujis dijo...

Ufffffff me he quedado tonta leyendo. Es increible todo lo que sabes de troya... La verdad que ese caballo la lio parda jeje. Y yo tb creo que fue el primer robot de la historia.
(Me temo que a Elena se la fastidio la noche romantica)
Besos

gustavo dijo...

te reconozco haciendo esa entrada en troya...te reconozc en un papel mandado desde ese norte nevado hacia este oeste castellano...te reconozco en el nerviosismo de cuando hacias la paz...te reconozco sabiendo que has acabado una obra...te reconopzco y te se, natali, en la paz de troya...
besosssss.

elena clásica dijo...

Qué bueno, Natalì:

Un fragmento extraordinario de la maravillosa "Paz de Troya". Lo dice Pedro Ojeda y yo lo comparto: el lector se vuelve loco ante la ceguera de los troyanos, nos parece tan evidente, ni siquiera Casandra fue escuchada, bastante era lo que le esperaba...

Buena descripción de sentimientos desde el interior del caballo, Crisanto en sus gestas heroicas se siente especialmente antihéroe, observa horrorizado el ansía de guerra, pero sobre todo se observa espantado a sí mismo, cuando sin saber por qué la comparte.

Quizás el truco del caballo no esté en la ingenuidad de los troyanos, ¿sería posible? Sino en su valor de símbolo, el primer robto literario, una máquina destructora, la primera máquina de guerra, ideada por Ulises, su programador... ¡qué interesante perspectiva la tuya!

Me ha gustado que aparezca por aquí Crisanto, Salve, señor!
Y mucho la lectura del caballo-robot.

Un gran abrazo, escritora y amiga.

El Drac dijo...

Bonito relato podríamos decir modernizado, y permíteme hacer una reseña que encontré del caballo de Troya."En una caminata Odiseo observa una paloma perseguida por un halcón. La paloma se refugia en una grieta y el halcón vuela en círculos. La paloma vigila desde su precario refugio. El halcón finge retirarse y se esconde fuera de la mirada de la paloma, quien poco a poco asoma la cabeza para cerciorarse de que el cazador desistió. Después de largo rato, confiada emprende el regreso al nido. El halcón sale del escondite y culmina la cacería. Odiseo entiende y nace la estratagema del caballo de Troya"

Natàlia Tàrraco dijo...

El DRAC, si me lo permites, te robo esta delicada reseña sobre Odiseo y el caballo para mi próxima entrada.
Gracias, y a todos y todas por vuestras aportaciones todas personales.
Besitooos de parte del caballo y muchos míos.

don vito dijo...

Hola Natália,gracias por tus bellas palabras, un placer perderse en tus letras, muchas gracias, pasa buen domingo, besos.

mar dijo...

Hola Natalia
Pues no se me habia ocurrido pensar en el caballo de Troya como en un robot, pero despues de leer tu relato me voy convencida de que así fue
Como siempre perfecto
Un beso de Mar

maria jose moreno dijo...

Mi querida Natalí, esta vez te ha tocado la última, empecé por el final de la lista de Gus y aunque no te lo creas llevo más de tres horas entretenidas con los relatos, riendo con unos y enternecida por otros y si me he quedado sorprendida por la genialidad de Vero y el vibrador de Mar, ahora resulta que me encuentro con el caballo de Troya, primer robot de la historia. Relatado, como es habitual en tí, de manera magistral este trozo de la historia que todos conocemos pero de esta esta manera tan especial, tan entrañable. Me gusta que me lleves de la mano por la historia, disfriti con tu amor por ella.
Por cierto me encantaría leer tu novela.
Un besazo

Teresa Cameselle. dijo...

ESTAS CONVOCADA AL ...

HALLOBLOGWEEN

Mar dijo...

Natàlia: a ver si tenemos suerte. Es la tercera vez que intento dejar un comentario. Fallo la conexión dos veces. En la primera me enrolle como amla cosa. en la segunda abrevié; en esta, que mira que sólo venía a ver si me habías contestado, te digo que me parece que escribes con un dominio de la lenguaque tira para atrás (oséase, que yo me escondo) y con unos conocimientos que ya te he comentado muchas veces te agradezco por lo que aprendo e intento aprehernderlos. Y ya no sé que más te decía. Pero ahora te digo: GRACIAS y un besazo!

PD
Ah, sí, sí! Qué me encantó la idea de usar lo del caballo de Troya este jueves de robótica. Muá.