13 de noviembre de 2009

Sin entrar en concurso: "Niños asesinos"

Sus miradas se cruzaban, cómplices, alborotadas, iban a lo suyo con una determinación genética, sonrientes, jugando al escondite en los túneles, en las celdas y en las galerías del complejo donde habían nacido. Cuerpecillos inmaduros, risitas o gorjeos en la penumbra, sin detenerse más que para recoger pedacitos de fruta, pura glotonería. Se les despertaba el apetito. La leve claridad les indicó el camino y hacia ella se encaminaban. __ ¿Cómo se llama tu madre?__preguntó una, mostrando los dientecitos nuevos a su compañera. __ No sé, se llama como la tuya, Madre ¿no? Al ser criaturas no podían resistirse a jugar de tanto en cuando, y de nuevo, en los cruces de las avenidas, por grupos afines; el “pilla pilla” o los “indios” o los “piratas”, “churro medio mango y mangotero” la comba o “el corro de la patata”, les, y las, entretenía un ratito, lo justo para divertirse ya que tenían a favor el tiempo y el destino. __ ¿Y esa cosa grande y seca?__ exclamó un niñito dando un salto. __ Cosas de antes__ respondía la de su lado, con un ademán de asco en el tierno rostro. Procuraban sortear los deshechos quebradizos apilados por todas partes que crujían al pisarlos. Aquellas basuras mostraba signos de anatomía: cabeza, extremidades, pupilas que se evaporaban soplando. Hacía calor y llegaron a la antecámara sudorosas/os, aunque alegres, divertidas y divertidos. Desde el orificio del techo se filtraba la lluvia y al cabo de un momento, por arte de magia, penetró la luz de la luna llena ¡buen augurio! Resbalaban en el barro formado por el aguacero. En la laguna que no vieron porque estaba oscuro, se ahogaron una o dos, ¿o tres? no los contaron, no sabían contar y, ninguno/a aprendió a nadar. No importaba, eran cientos; formar parte de una multitud les imprimía fuerza, poder y la muerte tampoco la entendían. Ni pañales llevaban, ya eran mayores, ni andadores ni chupetes, ni baberos, eso fue antes ¿o ni eso? __ ¿Cómo se llama tu Padre? __ Padre, supongo. __ Dejaos de preguntitas tontas que se hace tarde… Les advertía una tiesa, vestida con un canesú a rayas muy llamativo. __Quiero un traje como el tuyo ¿de dónde lo has sacado? __ ¿Y a ti qué te importa? Tendrás uno parecido pero no tan bonito. __ !A ver si me pillas!__ repuso la pequeñuela de redondos ojos. La atrapó el más fortachón del grupo, uno moreno, corpulento, que la mordió en el cuello y la mató, aunque él no tuvo conciencia de haberla matado; se dijo que estaba dormida por culpa de la carrera y los juegos ¡agotada! Después de atravesar aquella sala, conteniendo el aliento, llegaron a la meta, a la gran estancia, al chorro de luz lechosa que inundaba el lugar mágico. Se apretujaron en silencio, mirándola, extasiadas y extasiados. La luna Selene venía derramándose desde el gran orificio, y Ella se bañaba en aquella fosforescencia, temblando, palpitando, indefensa pero magnífica. Poco a poco, una vez superada la primera impresión, las criaturas se acercaron murmurando entre sí. Una la tocó: era inmensa, blanda y suave, untosa, bella, frágil. Luego, los y las demás…
Ella les esperaba y con un suspiro aceptó. Dientecitos persistentes, tímidos al principio, luego tozudos, más tarde; ávidos y al final, implacables, la consumieron. Quedó un charco pegajoso, dulzón que algunas y algunos aún lamían por su delicioso sabor a comida primigenia: leche brotando de los cien pechos que fueron. El destino cumplido, la nueva generación en marcha. Devorar a la vieja Madre, nutrirse de ella, así era desde siempre, por eso murió sin un grito, sin una protesta ni lamento, diríase que feliz o resignada al aportar su carne a aquellas vidas infantiles, lo mismo hizo Ella de niña. La nueva Madre, aquella de listas en su cuerpo, avanzó orgullosa y, con un gesto displicente, se tendió sobre el lecho donde nada quedaba de la anterior. __Ríete ahora, pavonéate, Madre nueva. Los machos propícios que morirán mañana o pasado se disponen a saciarte de placer. Pero ten en cuenta que la próxima primavera te tocará a ti__ le dijo una niñita de largas pestañas ¿o eran antenas? Todas y todos, sacudieron sus brillantes capas ¿o eran alas?
"Los niños y las niñas del avispero” __________________________________________ Compas, llego tarde, no lo puedo evitar, pero como lo había escrito, ahí queda...sin Quinto ¿o aparecerá un día de éstos, pisando el avispero? Suerte a los y las participantes en el concurso sobre un tema tan estimulante !EL TERROR! y si es con niños que acaban con los adultos, más. !Salves! natalí . Gracias amable Sinuhé por esta idea.

42 comentarios:

Alfredo dijo...

Un relato que me ha recordado a aquella película de Chicho Ibáñez Serrador, en la que unos niños asesinaban a los adultos en aquella isla, y cuyo título no recuerdo. Tu historia es de las que dejan un hormigueo interior.

Por cierto, viendo tu lista de pelis veo que coincidimos en la práctica totalidad, así que no sólo coincidimos en gustos musicales.

Un abrazo!!

Julia R dijo...

Intentando nuevas cosas, que pena no participas, ya podrás, pero en el blog de Sinuhe creo que se pueden publicar relatos independientemente del concurso. Me gusto aunque no soy amante de este genero, tu relato.

Besos.

PD: me queda por leer tu relato fantastico aún, creo que lo haré este finde y la tº me lo permite, calor mortal en Baires.

http://abebedorespgondufo.blogs.sapo.pt/ dijo...

Gostei tu blog.

Mundo Animal. dijo...

../’´’´’\
.//^ ^\\
(/(_♥_)\)_______¡ HOLA !
._/”*”\_
(/_)^(_\)

AMIGA QUE PENA QUE NO PARTICIPAS TE QUEDO GENIAL, ESPERO QUE TENGAS UN BUEN FIN DE SEMANAAA
TE DEJO UN ABRAZO CHRISSSSSSSSSSSSS

PaulyS dijo...

Holis, muy bueno tu relato, el terror es un género muy difícil, pero has salido airosa!! Te felicito!

Neogeminis dijo...

jejejej Aterrador Natalia! jajja y el detalle final de aclararnos que portaban antenas nos ha llevado a caer en la cuenta que pueden ser avispas!...y sasí el horror se suaviza un poco, por suerte! ajajajaj

un abrazo!

p.d
lamento que llegaras tarde para anotarte!

Anónimo dijo...

prueba

maria jose moreno dijo...

Qué susto!!! y qué extraño. Menos mal que nos has metido a Quinto en estos berengenales. El nene se asustaría muchísimo.
A me me ha gustado mucho auqnue este genero como que me da yiyu...
Buneo a lo que nunca llegas tarde es a estar con tus amigos.
Un besazo para ti y para el nene.

Anónimo dijo...

Hola Natalia no se que pasa que no puedo dejar comentarios, parece que es problema del Mozzilla. Te comenté en el sábado literario y nada. Ahora con mi marido hemos probado con el explorer y poniendo anónimo y ha salido. El anterior es mío.
Me ha gustado mucho tu relato, da mucho miedo y desde luego no te gustaría verlo. Has creado un gran ambiente.
Besos
Carmen Andújar

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Alfredo, gracias por tu amable comentario. Desde luego el terror es complicado como género, según lo veo hay que intrigar sin evidenciar, hay que inquietar con detalles más que ser demasiado explícita, hay que evitar los tópicos, ayyy, difícil. Mi história, jaja, deja un AVISPERO en el estomago, eso espero.
Me congratula ver que somos espíritus afines en música y cine, nos vemos, nos visitamos. Un bsito.

Pues no sé si ponerlo donde Sinuhé, independientemente del concurso, le preguntaré, gracias amable y cariñosa Julia
por leerme, bsito.

Mundo...veo un perrito sandunguero, jajaja, otro día me pones un gatito bonito que me gustan mucho, tengo dos. Lo del concurso una pena, pero como lo había escrito, aquí consta. Complicado el género terror, si tú participas te deseo suerte, amigo Cristian, bsito y gracias por tu amable comentario.

PaulyS, bienvenida a mi blog desde Toronto. El mundo del éter es un pañuelo. Me alegra que te guste mi relato de terror, nos vemos seguro, bsito desde el Quinto pino andorrano.

Neo, hooola, pues eso quería, intrigar hasta el final, poner atmósferas más que tópicos, gracias me das una alegría. Si tú participas en el concurso, suerte, amiga, y un bsito del Quinto pino.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Anónimo, + pillina Carmen Andujar, uf, lamento los percances. ¿El sábado pasado no lo vi, no sé qué pasa? Más vale tarde que nunca, me encanta que te guste, es un género que toco incluso metiéndolo dentro del Quinto si se tércia, está permitido mezclar géneros ¿nooo?
No me dada yu yu para nada. Gracias amable y cariñosa amiga, me animaís un montón, bsitos míos y uno de Quinto.

Abebedores, et, et, jajaja, menudo nombrecito, ¿os va la chevecha que che sube a la cabecha???? Bienvenido a mi blog, obrigada, beijo

Igraine Cubillana dijo...

Hola guapa... como siempre un placer leerte y como siempre una se siente extasiada con las imagenes que metes en mi soñadora cabecita... Un beso

Aire de Alhena dijo...

Hola Natalí
Escalofriante, suerte que el final nos lo aclara, me gustan las historias que te confunden.

Un abrazo.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Igraine ¿vas te tapada? enigmático nombre. Aquí te espero y te visito en tu blog. El Quinto quiere conocerte "in person" bsito suyo y mío.

Aire...de eso va lo del terror, el enigma y la atmósfera son básicos...creo. Gracias amiga, hasta ahorita, bsito del nene y mío.

andal13 dijo...

¡Qué de sensaciones encontradas...! Pasé del horror al asco, y de allí a la sorpresa... Muy bueno el relato, Natàlia.
Besos desde el Sur.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Andal...me estimula tu comentario, porque no solo de la romana Roma vive una, y aún así, incluyo terror en el Quinto, para mezclar géneros. Gracias, hasta ahora, y no tardes tanto que el Quinto te añora, jajaja. Besos desde (?) el sur, depende desde donde se mire que Andorra está al sur de los Pirineos.

Tèsalo dijo...

- Mira, mira un hormiguero.
- Entonces, no eran èstos niños, niños de verdad, en esta historia.
- Casi, casi, lo parecen, ¡no es, bien cierto!


Tèsalo.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Tèsalo, con diálogos lo expones al dedillo. Ayyy, esos deliciosos (?) infantes. En el hormiguero estamos ¿nooo? Bsito, gracias.

Ardilla Roja dijo...

A mi es que el género este me da como cosa. Estando bien escrito como es el caso, da miedete. Otras veces lo que dan es asco, por eso procuro evitarlos.

De hecho no he participado. No puedo imaginar cosas así y de ningún modo sabría escribirlas.

Veo que Carmen Andujar tiene problemas con los comentarios. Tal vez la respuesta a lo que me preguntaste, esté ahí (Al menos en parte).

Besos.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mimí dijo...

No voy a leerlo de momento, hasta que no concluya el mío, que sino inconscientemente seguro que te copio, jajaja.
Un abrazote

Anna Maria Villalonga dijo...

Natàlia, m'ha agradat molt, però no em sembla un conte de terror, la veritat. Em sembla un conte sobre la vida, on has personificat els animalons, però, al cap i a la fi, expliques la veritat de la seva existència.
A mi m'agrada molt jugar amb les personificacions i ho faig sovint. Per això, tal vegada, m'he imaginat ràpidament què estava passant.
Està molt bé. Continuaré llegint i opinant.
Una abraçada,
Anna

Albino dijo...

Tu relato es magnífico, envuelto en un misterio que, en ciertos momentos, me recuerda la vida de las avejas. ¿Hay algun paralelismo?
Besos

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Anna María, hi han moltes menes de terror, sota la meva opinió. Defujo relatar orfanats, zoombis, vampirs, casalots solitàris, satanismes, sectes, et, et, ha, ha, ha!!.
Em dones una gran alegria al dir-me que t'agrada el relat, gràcies companya.
Et segueixo els blogs, de mica en mica: el temps!!! JUGIT com deien els llatins, ptons.

Albino, bienvenido de nuevo. Lo has captado, existe cierto símil irónico con las colmenas donde vivimos, hecho en plan terror, claro. Avispas somos en las grandes urbes, ojalá que a los niños no les de por el canibalismo, o a los jóvenes, furiosos por el futuro que les hemos endosado. Bicos.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Ardillita, bienvenida al terrorr, aiggg.
No entres si te da repelús. Por el contrario a mí cualquier tema me estimula...me intriga, sea erótico, miedos mil, cuentos de niños ( a veces esos son los más terroríficos; ver "Caperucita" o "Hansel y Gretel" ¿se escribe así?) Lo digo de verdad.
Bien hallada seas, saludos del Quinto y muuuchos míos, más bsito, cuando veo un abeto, un pino negro de Andorra, te veo. CUÍDATE A TOPES.

Anna Maria Villalonga dijo...

Natàlia, és clar que m'ha agradat. I és clar que el terror adopta moltes formes i que, per fer por, no és necessari fer servir tots els tòpics ja coneguts. El que passa és que a mi el relat m'ha suscitat moltes bones sensacions i m'ha servit més com una extrapolació social i com una insòlita i original referència a la natura que no pas com un relat de terror.
És possible que n'hagi llegit tants que faci falta molta cosa per espantar-me a mi. Hahahahaha.
Per cert, al meu bloc "A l'ombra del crim" també hi ha dos relats meus. Has de tirar enrere i te'ls trobaràs. A veure si t'agraden. El més antic es titula "Llocs comuns", precisament. I l'altre, "Res mai no és igual".
Una abraçada.
Anna

Maat dijo...

Hola Natália.

A decir verdad este género no me va nada. Soy incapaz de escribir algo minimamente parecido, por eso le doy mucho mérito a quienes lo hacéis. Es una pena que no hayas llegado a tiempo, pues el relato es muy bueno y genera cantidad de sensaciones. Oye, muy loable la idea esa de que Quinto no aparezca en el relato. Pobrecillo. Creo que no te habría perdonado que lo metieras en semejante vergel. Jeje

Un abrazo grande.

Maat

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Amiga Anna, estic acabant de retocar un xic el reportatge de fotos que vàrem fer a Berlín per entrar-lo a aquest bloc, feina porta, moooolta, uf.
Però de seguit lleguiré els teus relats, segur. Com jo, tú em sembla que tens registres sobre l'anomenat terror que han de ser força estimulants, fugint de tòpics. Gràcies per tot el que em dius. Un ptó.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Maat, has hecho un esfuerzo loable al leer este terror, que por otro lado, intenta decir cosillas, más hallá del terror puro duro y tópico, tú lo has captado y me siento muuuy feliz, gracias amiga.
!Ah! fue de un pelo que no meto al Quinto pisando el avispero, jajaja, pobrecillo, menudas picaduras, bsito de él y mío.

Mimí dijo...

Natalí, niña esto es un boom, de veras, no sabes por dónde caminas pero caminas sin conciencia, en masa, zumbando con un único propósito ... y se cumple.
Además me parece original el enfoque porque en cuanto te dan el argumento montones de chiclés, al menos a mí, me sacudieron.
Si que es un relato que merecería ganar.
Un abrazo

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Ayyyyy, Mimí, pasmá me dejas y contenta cual unas Páscuas. Si es lo que yo quería, letra a letra, sugerir, intrigar y decir algo más que terrorrrr. Bsito del Quinto al cual libré del avispero, de mi parte; un montón.

Sinuhe dijo...

Muy, muy bueno tu relato Natàlia. Me has puesto los pelos como escarpias¡¡jeje
Una verdadera lástima que no haya llegado a tiempo para el concurso pues hubiese sido un competidor más que digno.

Si me permites, cuando acaben las votaciones, lo incluiré también con el resto.

Un abrazote¡¡

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Natalí, hija, que lo mismo sirves para un roto que para un descosido. je je.

El Quinto con sus hazañas y sus amores... relatos de terror...

Pues está estupendo. Lástima que no haya estado a tiempo.

Bueno, ya habrás otros concursos y otros relatos. Eres fuente inagotable.

Un beso.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Adelaida, eres muy amable, y con lo que dices me estimulas a darle a la tecla.
Habrán más concursos, no importa, la cuestión es escribir cuando el tema lo merece, es el caso de este relato.
Gracias a Sinhué por proponerlo y por ser tan amable. Ahora, intriga, y que gane el o la mejor, bsitos.
Ya sabes, Sinhué que será un honor figurar con los demás aunque sea fuera de concurso, reitero que eres el colmo de la amabilidad, bsito.

Bruto dijo...

Desconcertante desde el principio e inquietante al final cuando uno empieza a entenderlo todo. Y me ha gustado. Mucho.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Bruto, me encanta que te guste, a ese género no me dedico, pero lo incluyo de tapadillo incluso en el Quinto, eso de los géneros, la verdad, no creo, ni el lo histórico, romántico, terror, negra...creo en lo que se lee y en que funcione. !Salves!

Teresa Cameselle. dijo...

Por ponerte un pero, que alguno hay que poner, esos plurales masculinos-femeninos, me chirrían, y entorpecen el texto.
Por lo demás, un relato Sorprendente, extraño, surrealista. Abandonas a Quinto y nos dejas boquiabiertos, y espantados.
Un beso sin aliento.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Teresiña, gracias, me alegra que te quedes espantada y boquiabierta, jajaja.
los/as, jajaja, están puestos para confundir aún más al personal, una manera de expresarse, a postas, pero tienes todo el derecho legítimo a que te chirríen, eres la primera en hacérmelo notar, lo tengo en cuenta, bicos muchos.

Mad el Mago dijo...

Chirridos.... demasiados diminutivos, dientecitos, niñitos,...
Por lo demás buena historia, aunque prefiero a tu Quinto.

Mad el Mago dijo...

Vaya, veo que Teresa se suma a los chirridos...cuanto menos, curioso.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Dientecitos y niñitos, en plan puñeteritos, coña es ¿no lo ves? Cada cual es bien libre de chirriar, y de los chirrido una aprende un montón !salves! Curioso, pero cierto.
Ahorita subo al Quinto del JUEVES que será el último por un tiempo prudencial. Nos vemos.