5 de mayo de 2010

!Los JUEVES un relato!- REGRESO

Desde los intestinos dando vueltas muy adentro en la espiral, regreso.

Cuesta volver a la ventisca que azota los tejados, ahora en mayo, sin razón, como un castigo para las que ayer llevábamos sandalias ¿el regreso del invierno?

No es fácil volver de un viaje montada en la máquina del tiempo, dejando atrás aquellos perfumes a yodo y las estatuas, la sonrisa y la lágrima del joven. Abandonar el reflejo de un poder muy grande, bello y disciplinado. No es fácil pero es necesario, dejar que Eros actue como si de verdad existiera.

Regresar a la alfombra de Marruecos a los muebles, los pies cruzados y las manos en la nuca, mientras suena la banda sonora de un film estúpido con efectos especiales, destellos en una pantalla de 40 pulgadas. Estaba sentada en un mueble orejero, pero ausente, porque flotaba en otra parte.
“Un profeta” film de Jacques Audiard, me devuelve como un puñetazo lúcido y seco a las historias en imágenes ¡despierto noqueada, estimulada!

Y leo, leo con hambre de ayuno “negra” en la nieve nórdica, Mankell, Rankin o alemana; Kerr, y gris Le Carré, unas gotas de aceite de oliva; Márkaris, Camilleri. No suelto amarras, aparecen Didio Falco, Dido la púnica y un tal Sócrates, para mantenerme atada a la tirreme de velas cuadradas.
¿Qué por qué os cito esos nombres? No por darme el pego, los dioses me libren, lo hago agradecida a esas letras amigas y las recito para que no se me olviden. Somnolienta, de los dedos me cae “el señor de las moscas”, caerá en la moqueta al lado de la cama.



Ánimo, acaricio al gato y a la gata por igual sin distinciones, empeñándome al hacerlo, amorosa, los pinceles me esperan y la cámara quiere atrapar imagenes, el frío me despeja, me tomo un cafelito y me animo, tecleo.
Tecleo los deberes, me concentro regresando al diseño que apremia, me concentro; "!es para ayer!" brama álguien, ni caso, el teclado saca humo.

No me engaño, regresaré, volveré a cada frase y, con saña, con meticulosidad obsesiva, analizaré su sentido, tacharé sin piedad sobre lo que amo para hacerlo amor de muchos o por lo menos un divertimento. Sin embargo, ese regreso lo aplazo.
Es la hora del aperitivo, me levanto tomo un “Campari” y unas aceitunas arbequinas que me sientan de coña, suena un tango.


Volver a la charla en el pasillo, una reunión, dos reuniones, tres clases, no, cuatro por semana, la verdad es que no me había ido nunca de eso.


Lo que importa es volver tendiendo la mano, los labios, la piel, la risa y la queja, la conversación, volver a la atención muy atenta que siento cerca, a mi lado esas presencias, tibias y auténticas, la rosa blanca en el jarrón.


Me impongo regresar a base de suspiros muy hondos, desde el ombligo, terapia respiratoria. Lo haré, lo juro, mirando cada flor en el manzano que hoy se desnuda inocente y aterido. Aspiraré ¡lo juro! ese olor a hierba, mirando cada piedra en el río y el agua blanca del deshielo furiosa, a borbotones, brutal, cantando.


Un anciano francés me habla y le respondo mal en mi francés, nos entendemos, el verbo comunica: “vous êtres très gentille”, responde y vuelo cual pajarita.


Es una prioridad abandonar el universo querido poblado de presencias que me atan con cuerdas suaves, de seda, pero demasiado prietas, las suelto por un tiempo y flotan en el éter a mi alcance envueltas en cantos de sirenas.


Vuelvo sin prisas, sorprendida al contemplar aquello que ya conocía. Los pies se me posan en la realidad, abandono las alas pero las dejo a la vista, cercanas, hechas a mi medida, pluma por pluma.


Regreso sin irme del todo, quedan mis pisadas en la arena, las veo.
________________________
Tomé la foto en la playa de Fornos, Cariño a Coruña.
Para regresar donde el amigo GUS:  http://callejamoran.blogspot.com/

32 comentarios:

elena clásica dijo...

No has abandonado las alas, pues bien lo sabes que están a la vista, tan a la vista que se asoman por debajo de tus brazos, y te siguen elevando hasta Le Carré o Markaris, hasta acariciar al gato y a la gata, siempre ecuánime.
Y mientras quieras tener semirecogidas las alas en su momento de renovación y descanso, no te angusties, disfruta de su descanso, la distancia con el vuelo se disfruta especialmente cuando se una se acostumbra también a la tierra, a los pasos cansados.
Presencias fantasmales e íntimas, que te protegen y te quieren, te acompañan, y la flor blanca te contempla pensativa.

Déjate mecer por el arrullo del interior y del descanso, bien lo merecen unas alas que tanto abanican el aire, mira, mira, como reposan.

Besazos, querida Natàlia.

Ardilla Roja dijo...

Me ha gustado como nos cuentas estas idas y regresos en un día cualquiera de tu vida, Natalia.

Aqui también parece que ha regresado el invierno. Justo cuando tenía mis rosales cuajados de capullos. Maldito cambio climático!

Un besito

ANTIQVA dijo...

Sugerente analisis de lo que es la vida, amiga... Por aqui tambien está refrescando, algo que siempre es de agradecer... Por estas tierras, el calor es una obsesion.

Un abrazo, Natalia

Balamgo dijo...

Particularmente a mí se me hace raro el registro diferente del relato al que estaba acostumbrado.Pero recuperado el tono, me ha parecido una interesante y prolija narración de un gran regreso.
Un abrazo.

Mari Carmen dijo...

Me encanta Natalí, me han gustado muchísimo estos regresos, tus regresos. Es como si hubieras abierto el cofre de tu corazón para compartirlo con todos nosotros. Precioso :)

Un abrazo

César dijo...

Regresar, y que haya alguien esperándote. Siempre, tras cada viaje.
¿Y por que me vino a la mente: "Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores".
Será porque estamos en el centenario de Miguel

VERÓNICA MARSÁ dijo...

¿Has visto la peli Πολίτιή κουζίνα, "Un toque de canela"?
Cuando el abuelo le dice al niño: Cuando se va a un lugar hay que hablar del sitio al que vas y no del sitio que dejas.
Me impresionó cuando lo escuché...
Eso significa que allá dónde nos dirigimos debe ser mejor que lo que dejamos. Qué difícil, verdad?
Besos.

Gastón Daniel Avale dijo...

Natalia, por aquí vine varias veces pero no he dejado comentarios... es que... no puedo creerlo...realmente cuando tu me has dejado comentarios con una palabra "¡AVE!"...no entendía el porqué...ahora todo encaja...
Me gustó muchísimo la entrada, es muy buena. Me identifico porque yo también soy de tener las alas siempre a la vista, por las dudas siempre es bueno pasear por los aires.
un beso.


un consejo: para menos molestias de tus seguidores para dejarte comentarios, podrías sacar la verificación de palabra, así directamente el comentario se publica, ya que es medio molesto eso. Sólo es una sugerencia. ¡ave!

yonky dijo...

Pero tu estuvistes pisando caracolas hasta hace un ratito,con horizonte amplio y sin obstaculos a la vista,aspirando naturaleza,el regozijo de los poros,si,cuando no,te volvias ave,no la del vuelo al ras,la otra,aquella planeando alla arriba,disfrutando del paisaje desde lo alto. Y ahora que? la betisca fresca!!,bien,vuelvo,necesito tambien ese rincon,la copa a un lado,los gatos ronroneando entre mis pies,y yo aqui,bajo la lampara,digiriendo una trama mas de Le Carrè.

He dicho.

Cariños,hoy un jardin de petuñas.

alfredo dijo...

Ha "regresado" la mejor Natalia, la que vuelve de un sueño hecho realidad "Un romano con el corazón entre el papel"

Y como nos gusta y se gusta de nuevo, brillante, sugerente, emotiva y sentimental.

Abrazos

gustavo dijo...

mecaguenrusia...le r0b0 las palabras a alfred0....
brillante, sugerente
per0 me qued0 mas c0n las de
em0tiva
sentimental
a veces, he0s hablad0 de sentimient0s, es0s a veces n0 ha much0, p0r ciert0, per0 es que esa em0tividad es dejada p0r usia aqui, d0ña natali...
a veces, el hech0 de dejar suspir0s, p0r decirl0 de alguna menra, en e mundanal y calad0 ruid0 de un
pc, en ese mund0 que n0 se d0nde esta per0 que se llama internte, a veces...p0r l0 men0s a mi en 0tr0s n0 lejan0s tiemp0s me era de rsultad0 benefici0s0...a veces,...leches, natali, que rar0 se me hace leerte sin el quint0 d ep0r medi0...es c0m0 mantener una charla amena c0ntig0 al cal0r de un buen vin0 para ti, y un buen bas0 de agua para mi¡¡¡¡
en fin, de medi0 bes0 h0y nada
enter0, sí señ0ra...

Carmen Andújar dijo...

Poeta como tú sola sabes hacer, precioso ese regreso. Me ha encantado leerte, tus palabras llenas de sentimiento y emotividad.
Un beso

onaturalisticfr dijo...

Ala! que propaganda que me haces!!jaja
Veus, t'he dit que visitaria el teu blog i ho he fet, pero es que tu estàs en un altre nivell!!
Apa, petóns mama!! i fins aviat espero!

Albino dijo...

Es curioso que hayas regresado de un lugar como Cariño, hermoso nombre para bello paisaje marinero, que no está muy lejos de mi casa. Ponle, como mucho, unos 80 kilómetros.
Vuelves con todo tu bajage cultural que ya conocía y que no es pecado enumerar, sino que como mucho produce envidia en los demás.
Un beso

Primavera en Otoño dijo...

Hay dias que necesitamos abandonar el universo o cerrar la vista los oidos y introducirnos en nuestro interior buscando esa paz, la tranquilidad que en momentos necesitamos, para volver a encontrarnos si tenemos suerte, lo digo porque todavia me estoy buscando.
Precioso relato.
Primavera

Neogeminis dijo...

Volver de la fantasía de un tiempo recreado por tus letras, tus sueños y tus pensamientos a una realidad tan cierta como palpable...es un cambio brusco, tal vez, pero con tu capacidad de ver y sentir no suena para nada forzado! ...excelente tu "regreso"!

un abrazo.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

AMIGOS Y AMIGAS...símplemente me quedo muda ante lo que me comentáis, nada ni una letra que añadir, puesto que cada cual a su manera, me ha llegado JONDOOO COMO UNA SAETA, o como un fandango que no todo es drama.
Me tomo pues un leve reseso, un T un stop sin serlo del todo que estoy alerta y acaricio gato y gata y miro alas pajaritas allí preparadas.

NEO, PRIMAVERA, ALBINO, CARMEN, GUUUS, ALFREDO, YONKY, ISABEL, GASTÓN, VERÓNICA, CÉSAR, MARI CARMEN, BALAMGO, ARDILLA, ANTIQVA, ELENA...os quiero por lo que soís cada cual y por animarme, incluso o, sobretodo, desde la crítica, también desde la atención paciente. AVEEEE, bsitoos!!!

Ahora a la tal Ona de "onaturalistic"...
Ja era hora nena, benvinguda!!! Ni nivells ni collons, aviam si conèixes al Quinto, un noi bonic ple de dubtes, no un zombie. El coneixeràs, cel meu, ben aviat i sencer, correccions fetes.
Els teus dibuixos, la teva tasca es bona, ben feta, ánims, sempre t'ho dic que vals per això.
Petons i al Yoann i a l'Apu, os estimo sempre, ens veiem aviat (espero), mama.

Tèsalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tèsalo dijo...

A veces, sin embargo, me va muy bien, si me he marchado. Tiran del cordòn los hábitos. Y no haber pensado, en lo que me es habitual, ciertamente a mi me ha costado mucho.

Pero me he dejado finalmente mi destino a una evidencia.
Este cambio, era preciso.

Tésalo

CAS dijo...

....abandono las alas pero las dejo a la vista!!
Te extraño recién ida y te deseo que este tiempo sea de construcción y regocijo. No te desconectes del todo...uno siente un poquito de dolor en la partida aunque la sepa breve.
Bueno, estoy melancólica, no me hagas caso, y pasalo bien. TE LO MERECES!!!! besos y hasta pronto.

maria jose moreno dijo...

¡Que extrano se me hace no ver en tus letras a V!
Pero de paso me muestras a otra natali, la que se deja llevar por sus pensamento, reflexinos, por los que acontece a diario y lo extraordinario. Si acaso, me gusta más esta.
Un besazo y perdona que no viniera antes. Cosas del trabajo.
Besos

RICARDO MIÑANA dijo...

Hola Natalia, tienes arte para los relatos,
bonita reflexion de la vida, un placer leerte.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Mimí dijo...

Madre mía, la primera frase me da vueltas, intestinos, si, en ellos he girado la energía en los túneles del tiempo.
Has regresado y yo estoy la mar de contenta, se ve que estás bien, ya me contarás.
Yo por lo demás contigo disfruto siempre.
Un gran abrazo.

Alosia dijo...

Detallista Natalí, regreso a esto del blog de repente y no creo que por mucho tiempo. Paseo por tu cas y me gusta como te encuentro, así en zapatillas, comiendo aceitunas y dejando el laste de tus pensamientos. me ha sido más fácil leerte con lo densa que estoy. Un abrazo y hasta no se cuando.

Pepe dijo...

Me ha parecido una impresionante descripción de un retorno a la realidad cotidiana.
Ese regreso me dará ocasión de conocerte un poco más despues de ese breve receso que anuncias.
Un abrazo.

Nieves dijo...

Me encanta leerte, Natàlia.
Lo que importa es volver tendiendo la mano, los labios, la piel, la risa y la queja, la conversación...
Increíble y hermoso, amiga mía. Tus frases son para ponerlas en un marco y mirarlas a diario.

Besos

maruja dijo...

Real, real, lo bueno y lo malo del regreso, lo cotidiano, la costumbre y la nnostalgia. Me ha encantado

Anabel Botella dijo...

Eso de ir y venir es algo que hago en mi vida y por eso me ha gustado este relato. Es como un día cualquiera en nuestras vidas, y eso tiene mucho valor.

Julia dijo...

Guapísima, perdóname lo imperdonable. O sea: la cantidad de tiempo que llevo sin pasar por este blog. Saludos miles, como siempre. Decirte que por fin (pero qué vaga que soy a veces) tienes la reseña de El bosque de Sherwood en mi blog a tu total disposición y a la de aquéllos a quienes muy amablemente invites a visitar. Que espero que te guste... que la musa me ha sido esquiva durante días y semanas... más mis propios líos con mis propias novelas... pero que hoy, por fin, inspirada por vete tú a saber quién, me he sentado tranquilamente, le he dado por culo a Dickens y me he metido de lleno con el tema. Busca en el post (entrada) del 26 de abril. Y ahí la tienes. Que yo quiero mucho a Dickens, eh... que no es por faltarle al respeto... pero a ti te quiero más, chèrie. Muac

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Bienvenida seas, Querida Natàlia, a este mundo de la Normalidad, de desasosiego, de descanso, de la placidez general, tras el largo agobio de tantos y tantos capítulos, tan bien entrelazados. Has parido un libro, con la ayuda, un poco, de todos los que hemos estado, y estamos, a tu lado. Ahora sólo queda augurarle y desearle a tu Quinto que su propagación no tenga límites, que sea leído por doquier, que sea gozado en todos sus aspectos.

Que puedas tú, Querida Natàlia, decir, al estilo de Ovidio, al final de sus Metamorfosis, que vivirás en la Fama por doquier, por donde se extienda el poderío de la Lengua Castellana, por donde existan personas con la sensibilidad suficiente para gustar de un trabajo tan bien hecho.

Son mis deseos y ¡Ojalá los dioses todos te sean propicios en esa nueva andadura que ahora se inaugura!

Un Beso, Felicidades, y un Abrazo,

Antonio

Liliana Lucki dijo...

Relatos particulares y atrapantes.

Te visito y disfruto cada oportunidad.

Hasta te he hecho caso con las películas......

Mi saludo ,desde un otoño soleado de no creer.Liliana

Susurros de Tinta dijo...

Siempre nos encontramos regresando, en gerundio, del mundo real tangible que nos atrapa sin dejarnos inmutables y nos perdemos en este, el de los sueños y las palabras, este que se nos cuela en el alma y no nos deja marcharnos para siempre porque es una adicción que nos estimula y nos rellena esos huecos que el mundo nos deja vacíos, las letras, que nos acompañan en la soledad o nos la traen para que la disfrutemos, sensible, apasionado y sobre todo vivO este relato íntimo que nos has dejado, aissssss, cuanto echas de menos al niño, eh???, jajaja, miles de besossssssssssss.