18 de julio de 2013

Este jueves: EL POZO DE LOS DESEOS


Se tendió boca arriba, cada unos de los tendones le dolía y los músculos. 
Entre los juncos y los papiros, por fin Sinuhé descansaba como cada atardecer, viendo al dorado Ra zambullir su disco en el horizonte Perfecto, besándolo sin quemarlo, mañana renacería. También seguía su eterna tarea el escarabajo irisado, arrastrando una pelota tres veces mayor que él. Viendo aquel insecto Sagrado se preguntó:
"¿Acaso yo, por ser bracero, por haber nacido en una choza de bostas, no tengo derecho a formular un deseo? La bola fabricada de estiércol que es mi existencia, cada día resulta más grande y pesada" Entornó los párpados de espesas pestañas oscuras, sin cold que las perfilara, y su mano, agotada y encallecida a sus quince años, acarició los apelmazados cabellos. No poseía peluca ni sandalias de papiro ni abanico de plumas. ¿Eso deseaba Sinhué? Jamás añoraba aquello que nunca tendría.
La libélula y el ibis, la carpa, tampoco atesoraban otra cosa que sus vidas y acataban su destino en manos de los Dioses. "Sin embargo, a pesar de mi nimiedad !oh Isis, Hathor! madres como mi madre" murmuraba "concededme tres deseos:

Esta noche quiero, de nuevo, ver el loto abrirse lento, rosado, húmedo, de mi amiga Neferú.

Mañana quisiera creer que aquel titulado Hermano de Horus por nacimiento, es humano, no Faraón divino. Hecho de carne y mortal, por ello susceptible de someterse al justo tribunal de Osiris. Que pague por lo que aquí nos infringe, poderoso, impasible, cruel. Que pague él y los visires de los Nomos, y los sacerdotes vestidos de lino y leopardo, que paguen los recaudadores de impuestos y diezmos, en vida y ante mis ojos, para que !Dioses! pueda creer en vosotros. Que la balanza de Anubis se equilibre, porque en el platillo el corazón de los desposeídos es más ligero que una pluma.

No sé escribir los símbolos ideas que trazan los escribas protegidos de Thot, la ignorancia pesa sobre mi cabeza y somos multitud los ignorantes, deseo, pues, que una crecida del Padre Nilo se lleve nuestro estigma y la riegue con sabiduría, con valor, con decisión, ya que la paciencia de los muchos ha de tener un límite como lo tiene todo lo creado bajo el techo de Nut, la Arqueada  Celeste"
Se quedó dormido, soñaba la flor abriéndose y le fue concedida.
No echó la moneda a ningún pozo, aún no se había inventado la moneda, aunque existían los pozos sin fondo. 
Para el eterno pozo sin fondo fue como si el muchacho la hubiera lanzado en su vientre. Desde los siglos recibía monedas deseos, de metal o de sueños. Con voz de eco muy hondo, el pozo se dijo: "!Que curioso! a mi agujero infinito acaba de llegar un €, en él constan deseos idénticos a los de Sinuhé" 
___________________
Amigas y amigos fueveros/as, regreso lenta a mi paso de muda tortuga, pero os encontraba a faltar y el tema de la cariñosa San me ha sacado del pozo para lanzar una moneda. !Salve! os leo a mi ritmo y espero regresar del todo, pronto. A disfrutar del verano y del invierno. 
Lancemos monedas en el pozo de SAN

27 comentarios:

Clara dijo...

Que tus deseos se cumplan Nat y nos sigas deleitando con tu buen hacer.
Besitos de buenos deseos

miquel zueras dijo...

¿Es el Sinuhé de Waltari? Un libro mágico de mi juventud con aquel cóctel "Cola de cocodrilo" del que aún sigo buscando la receta. Juncos, planta del papiro... qué bonita combinación.
Que sigas pasando muy buen verano.
Borgo.

San dijo...

Me alegra mu-chi-si-mo, que aunque tortuguita lenta, todo marche, no, nos hacen falta las prisas, lo que importa es que todo este bien, y mi deseo sincero, al lanzar ese nuevo €
es que tu voz trine como ave viajera.
Dicho esto, querida Nátali. tu texto es precioso, hay imágenes llenas de sensualidad, otras las entiendo irónicas, otras caen como sentencias, en fin que he disfrutado tu regreso.
Cuidate mucho,estamos contigo a tu ritmo.
Un abrazo enorme y agradecido.

Migue dijo...

Veo mucha riqueza en tu escritura, si bien soy nuevo en el grupo,veo la calidez con que te aprecian. Sinuhé, hubo una película allá en el tiempo que llevaba ese nombre, Sinuhé el egipcio. Ya no recuerdo los actores pero fue buena. Como bien te dice San, cuídate mucho y vuelve a tu ritmo.
Un abrazo para ti.

Fabián Madrid dijo...

Bienvenida de nuevo y sigue despacio acoplándote a los jueves.
Un beso.

LAO Paunero dijo...

¡muy buena historia Natalia! ¡cierto que aún no se había inventado la moneda! ¡pero los dioses estaban!!

emejota dijo...

¿Sinuhe el Egipcio? A seguir mejorando y feliz de volver a leerte. Bs.

Montserrat Sala dijo...

salutacions amiga, no sabia que haguèssis, estat de vacances forçoses. Sobretot cuidad!!!
Un abraçada.

Tracy dijo...

Me alegro que estés de nuevo aquí, pero no dejes de cuidarte, mi deseo es hoy tu recuperación total.

Neogéminis dijo...

Rogar por amor, ser tratados con humanidad y con claro sesgo de justicia viene siendo el conjunto de deseos más pronunciados frente a ese pozo desde que el mundo es mundo y el hombre se sintió con poder para sojuzgar a los otros...
Precioso relato, Natali, has logrado transportarme...
Un abrazo

balamgo dijo...

También deseo que se te cumplan tus más íntimos deseos y que tengas un buen verano de adaptación.
Abrazos.

Carmen Andújar dijo...

Me alegro leerte de nuevo, te echaba de menos.
Tus palabras llenas de sabiduría como siempre, han entrado en mi con muchas ganas.
Los deseos de los pobres en todos los siglos se siguen repitiendo, esperando que algún día se cumplan y seamos todos iguales.
Un fuerte abrazo amiga

Alfredo Cot dijo...

A mí, sí me pesa la ignorancia y en un descuido el Papá Nilo se me ha llevado por delante, flor incluida.
Ya paro de dar vueltas y me palpo el bolsillo... Un euro, un solo euro con el que desear algo en tu pozo.

Besos.

rosa_desastre dijo...

No habría pozos de los deseos ni monedas, pero tenian un montón de dioses... alguno le escucharia.
Besos,amiga,cuidate mucho.

Cristina Piñar dijo...

Bienvenida de nuevo a los jueves. No te preocupes, aquí cada uno va a su ritmo y escribe cuando puede o quiere y lo mismo al comentar. Me alegra volver a tenerte por aquí y me gusta que hayas elegido el antiguo Egipto como escenario de tu relato. Un beso.

Marta C. dijo...

Hola, Natalí. Una gran alegría verte por aquí de nuevo, aunque sea poco a poco. Ya sabes que de eso yo sé mucho: paciencia y más paciencia.
Sabios y acertados los deseos de Sinué. Como se nota tu profesión, te mueves como pez en el agua en los temas históricos. Un petó molt fort carregat d'energia positiva y tot el meu carinyo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ja, ja, ya iba yo a preguntarte ¿pero tú no estabas en un retiro terapeútico? Pero ya he visto la explicación final. Eso es que estás algo mejor ¿no? De todos modos, sigue descansando y tomando fuerza, que cuando pase el verano tendrás otra vez que trabajar a fondo. Besazos y feliz verano.

casss dijo...

Querida Natalia, qué bueno leerte!!!
Siempre tu pozo de imaginación colmado de sabiduría e ideas frescas, sensuales, poéticas...

¿¿Como no tirar una moneda y desearte lo mejor???

un fuerte abrazo!!

Juan Carlos dijo...

No me extraña que haya un euro en ese pozo y con los mismos deseos. Esos mismos deseos los sentimos muchos y el que sean deseos desde Sinuhé puede ser un mensaje algo pesimista.
Ah, pero me ha encantado ese pozo sorprendido.
Beso cariñoso, amiga tortuguita muda. Pronto sonarás de nuevo.

Esilleviana dijo...

Los deseos, los sueños y anhelos nos iguala a todos/as, no hay distinción de clases, de origen, de religión. Aunque mi comentario se repita, pero es cierto que tus palabras transmiten experiencia, cultura y mucho esperanza: muchos de nuestros deseos se pueden cumplir, si los queremos de verdad.

Un saludo cordial

Alfredo dijo...

Pasarán más de mil años, muchos más, como dice la canción, pero los deseos de los humanos siguen básicamente en el mismo lugar o apuntando hacia la misma dirección. Y es que hay cosas que no hace falta que cambien.

Un abrazote!!

Marta dijo...

Me encanta leerte. Tus relatos tienen bolsillos que guardan otros tesoros.

Precioso el título que me has dejado. Gracias y un beso.

José Miguel Prieto Palomino dijo...

Descubrir en cada recodo del Nilo un mundo, y en cada junco del Guadalquivir y en cada orilla del Guada... da igual.

Y en el mirar de las personas, y en sus ilusiones.

Me estoy volviendo tan agarrao que por un deseo ya no tiro ni una moneda. Me la gasto en cerveza.

Besos que salvamos cuando escribimos.Besos untusos en las tostadas de mantequilla.Besos transparentes en estado gaseoso.

Me han dado ganas de estar cerca de ese Nilo, y escuchar las historias que tu cuentas.

Besos jaeneros!

Sindel dijo...

Qué lindo es volver a leerte Natalia, siempre nos traes estos relatos que son tan interesantes y de los que siempre aprendo algo.
Muchas gracias por compartir tanto saber y tanta imaginación.
Un beso.

Charo dijo...

Muy original tu relato, los tiempos cambian pero los deseos de la gente oprimida siguen siendo los mismos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Ojalá el amor pudiera enhebrar una cadena se sensaciones...
Besos.

Myriam dijo...

Hay un punto mágico en el que se entrelazan los deseos de antes, mucho antes y los de ahora.

Me alegro, Natalí, de que regreses. Espero que ye estés restablecida completamente.

Un beso