12 de mayo de 2011

Este JUEVES un relato: PORTUGAL- Cap. 6: Las lágrimas de Jerusalén y la sonrisa de Damasco.

El tema de este jueves, por una casualidad increible, resulta coincidir bastante con el cap. 6 de mi asunto Cruzado. Será una visión particular, los hechos que se citan en Lisboa, Londres o York, son reales.
                                                          6

Tenía la mirada fija en las brasas, como hipnotizado, a su lado Yusuf guardaba silencio, cuando Yoann quisiera, le hablaría de las notícias. Estaban a solas, apartados de los demás hombres reunidos alrededor de los fuegos, cada noche el mismo ritual, pero entre ellos flotaba la impaciencia, las ansias por embarcar de una vez por todas. El canto insistente de los grillos secundaba las voces destempladas de los guerreros.

El bretón se rascaba la barba. Finalmente dijo:
__ Embarcamos a finales de junio, unas setenta naves al mando de..._suspiró_ Richard Camville, Robert de Sablé, templario, Guillermo Fortis de San Alban y como no podían faltar misas y juramentos sagrados, el arzobispo de Auch y el obispo de Bayona_ miraba a la luna menguante_ Toda esa gente rinde vasallaje a Richard, comen de su mano, nobles y clérigos con ganas de prosperar. En abril zarpó otra flotilla de Dartmouth, puerto situado al suroeste de Inglaterra, el objetivo de ambas, nosotros y ellos; Lisboa. En Vézelay se juntarán las tropas de Philip con las de Richard, no más tarde de julio, luego partimos ¡por fin! a oriente desde Marsella, las armadas juntas_ se le notaba crispado_ ¿Qué se nos ha perdido en Lisboa?
 
Lisboa en la Edad Media
__ Es puerto donde cargar vituallas, estratégicamente situado para importar y exportar, sus almacenes atesoran especias, seda, oro, marfil, arroz, almendras del norte africano y el oriente. Están repletos de sal, vino, miel, cera, lana, lino, colorantes, armas, pieles, de las zonas septentrionales. Un cebo apetitoso para cualquier navío que eche el ancla en los muelles del estuario donde muere el Tajo. Mi señor Yoann, tampoco ignoras que la Cruzada contra los Almohades que dominan parte de la península y el Algarve, significa una excusa bendecida, allí también debe alzarse el estandarte de la Cruz, sirven las mismas Bulas, los mismos objetivos_ el sarraceno se quedó pensativo, sus ojos oscuros se humedecían, Yoann adivinaba el motivo.
__Tengo entendido que el rey Sancho I de Portugal es hombre sensato, aunque tenga problemas fronterizos, tanto con el reino castellano como con los musulmanes. En Lisboa tolera comunidades mozárabes y judías las cuales comercian provechosamente aportando su sabiduría en muchas ciencias, también acepta algunos moriscos, sean o no, conversos. Es una ciudad, como bien dices, floreciente, y en ella prosperan gentes variadas sin aparentes problemas. No es mi intención quebrantar esa paz ni aprovecharme de sus riquezas, sin embargo, aquellos que antes he citado son harina de otro costal. Se llenaran la boca de consignas alzando la Cruz, la bandera del león, la del Temple, y si es preciso, tendremos víctimas entre los nuestros a los que enseguida titularan mártires. Conozco de oídas a esos caballeros y me asquea tenerlos de camaradas_ de nuevo, suspiró, y sus pupilas miraron a las de Yusuf_ Te juro, amigo, que he de dominar a mis hombres para que no codicien, ni botines ni hazañas antes de tiempo, Lisboa no es la meta. Estaré vigilante, atento, cuando lleguemos, porque tras la larga espera se desenvaina la espada con placer, con furia, pero los mantendré lúcidos y calmados, ni una gota de sangre derramarán en Lisboa_ Yusuf sonreía con cierta tristeza.
__ ¿Se sabe cuándo partimos?_ preguntaba un risueño John, algo achispado, ingenuo, pensaron el bretón y el sarraceno.




Zarparon de la desembocadura del Loire después de pronunciar juramento solemne de fidelidad a la Cruzada, a Richard, tras una misa cantada. Apenas cambiaron palabras entre los caballeros al mando, cada cual en su nave, como castillo poderoso. Segaban el cereal los indiferentes campesinos, sin prestar atención al colosal embarque, y con razón, pensó Yoann, ya que todo aquel ejército en sus tierras se había convertido en una plaga de hambrientos y pendencieros. 
Embarcó a los suyos apretujados en quince barcos, los caballos ocupaban más sitio que los hombres y se ponían nerviosos al olfatear el yodo.
La travesía; olas bravas, lluvia, sol, uno que se precipita desde el palo mayor, otro por la borda, vómitos e incluso mar calma, canciones. Navegaron seis días hasta ver las murallas y las siete colinas de Lisboa, entrando por el estuario, en la anochecida.

El antiguo barrio morisco de la Alfama, en pendiente junto al río, trazado por muy estrechas calles, ardía en llamas que chisporroteaban hasta el cielo nocturno, cubriéndolo de cenizas. John observaba estupefacto.
__ Los que llegaron antes; Camville, Sablé, Fortis... se dedican al pillaje, al asesinato. ¡Por el diablo! me lo temía_ exclamó Yoann, y volviéndose hacia Yusuf ordenó: _Desembarcaremos en la otra orilla, si alguno de los nuestros se suma a la matanza será decapitado, les avisé ¡repítelo bien alto!_ el musulmán salió para obedecer sin pérdida de tiempo.
__ ¿A quienes atacan?_ la mirada del muchacho describía sorpresa mayúscula.
__ En nombre de la Cruzada, a los judíos, moriscos, a todo ser viviente que se les ponga delante. Una afrenta grave al rey Sancho que nos costará cara. Tendrán que devolver lo robado, pero... ¿y las vidas perdidas?


El joven sintió como un chispazo, le regresaban escenas parecidas que contempló camino de Dover. Las había borrado de la memoria para no tener pesadillas, entonces estaba confuso, sin saber lo que le esperaba. Algo como esto había visto y, ahora; ¿qué significaban las Cruzadas?
__Es un aspecto de las Cruzadas_ expresó Yoann como si le adivinara el pensamiento_ Pero en oriente encontrarás guerreros dispuestos a quitarte la vida, no estarán indefensos como estos de la judería, los moros o los cristianos de Lisboa.
John escuchaba la voz del recuerdo y se le presentaban las imágenes: 
Bajo un cielo cárdeno como este, sin poder respirar a causa del incendio, del hedor que expelían los cadáveres, por vez primera descubrió a la muerte más feroz, absurda, incomprensible. Quemaban hombres, mujeres, niños, jóvenes, los colgaban y los destripaban tomándoles por animales. Entonces sin descabalgar, pregunto a un lugareño:
__ ¿Quién manda esta masacre?_el hombre, eufórico, teñido de hollín y con sangre en las manos, respondió:
__ Nuestro rey Richard quiere exterminar a los que mataron a Cristo, judíos acaparadores de riquezas, prestamistas, obscenos comedores de niños. Desde York hasta aquí hemos aniquilado a los impíos. Ya se hizo en Londres hace semanas_se santiguó.

Esta noche en Lisboa, veía lo mismo. Entre el resplandor del fuego surgían cuerpos convertidos en teas, sus gritos se confundían con los aullidos de los que les mataban; Cruzados. Niños, mujeres, hombres, ancianos, sin distinción, eran pasados a filo de espada y sus asesinos tomaban las casas, robaban enseres, asaltaban comercios, almacenes, incluso la sinagoga, y lo mismo una iglesia.
Vomitó apoyado en la borda hasta quedar sin aliento. Yoann le sostenía por las axilas, maldiciendo, con la vista clavada en sus hombres. Yusuf, furioso, decidido, plantándoles cara, los sometía con su mirada. Bajaban las cabezas aunque miraban de reojo aquel festín de masacres, despojo, destrucción. A alguno le gustaría meterse en la locura y sacar tajada, como así fue.


Una mujer, tal vez desde una ventana, asomada al río y por encima del caos, alzó la voz difundiendo su canto como grito, el acento de aquel idioma impregnaba Lisboa de un quejido meloso y desesperado.
___________
Más viajes a Portugal, idea de Tèsalo, donde GUS: http://callejamoran.blogspot.com/

25 comentarios:

Alfredo dijo...

Esa incapacidad supongo que genética para respetar a los demás, es lo que ha llevado a la humanidad a persistir en el error de provocar matanzas de variado tipo, como las que cuentas aquí. Increíble.

Por otro lado, he vuelto a escuchar con gran placer esa Grândola vila morena, auténtico himno de la Revolución de los Claveles, ese día en el que Portugal nos dijo a los españoles que con las dictaduras también se puede acabar.

Un abrazo!!

Neogeminis dijo...

Natalia, ¡Qué desgarrador relato de aquello que sin dudas sucedió!...las Cruzadas, ya sea en tierras portuguesas o en otros confines, fue excusa para el pillaje y la matanza, no nos cabe duda. En nombre de la cruz se han llevado adelante las más espeluznantes aberraciones.
Magnífico aporte a este jueves de portugueses!
Un abrazo!

Primavera dijo...

Estupendo relato que viene muy bien sobre el tema que hoy toca, terrible lo que se hacia y se sigue haciendo con las guerras victimas siempre los de abajo.
Primavera

La Sonrisa Femenina dijo...

Buen relato, buena historia, pero lo leeré con detalle cuando disponga de más tiempo, porque lo pendiente por leer es mucho. Me lo tomaré con calma.

María dijo...

Bonito relato.

Saludos.

CAS dijo...

Por qué....? Por qué? pasan los siglos, los acontecimientos se repiten, el hombre evoluciona, pero el cielo siempre se vuelve rojo por el fuego, y la tierra se baña de sangre, y algunos ingenuos, seguimos preguntándonos: por qué?

Un relato conmovedor, a propósito de este jueves que me ilustra sobre algo que desconocía. Una vez más Natalia, tu labor docente nos abre la cabeza y el corazón.
un fuerte abrazo.

Fibonacci dijo...

Como siempre, un buen texto, las descripciones, la reflexión, el avatar del viaje, así como gritos, fuego, destrucción, un compendio que hace que la lectura sea amena y facil de leer...me ha gustado para no variar...con permiso tuyo por supuesto, me permito invitarte a leer la La revision de las crónicas De Ralph de Diceto y de la Gesta Regis Ricardi, sobre la participación de la flota Angevina durante la tercera cruzada en Portugal, realizada por Lucas Villegas de Aristizabal, creo que será de tu interes y con muchas anotaciones referente a esa época...no se si lo habrás consultado...un besote Natalia, siempre un admirador tuyo por tu buen hacer en cualquier tema que toques.

San dijo...

Te sigo diciendo igual Natalia, me situas frente a una gran pantalla, no leo veo. Veo el horror, el sufrimiento del pueblo perseguido, el viaje interminable de estos soldados.Descubro ese puerto en Portugal donde los barcos descansan de su lucha con el mar.
Maravilloso asi sin más.
(me queda el capítulo 5, no lo he olvidado, anda mas bien reservado)
Un abrazo grandote.

Verónica Marsá dijo...

Adelante, tómate tiempo para reflexionar y masticar un poco más... no corras, amiga. No hay prisa en escribir, no te aceleres...

Un gran abrazo, querida mía.

Carmen Andújar dijo...

Natalia, que fuerza tiene este relato, me imagino las escenas dantescas en la parte vieja de Lisboa, lo que es el fanatismo, arrasa con todo lo que no piensa como él, sea hombre, mujer o niño.
me ha gustado mucho
Un beso

Myriam dijo...

¡Cuánta sangre corre al paso de los cruzados, y cuánto destrozo y pillaje!

Myriam dijo...

Las persecuciones contra los judios de la diáspora comenzaron, en efecto, con los cruzados.

yonky dijo...

Uno,no solo goza con tus letras sino que aprende muchisimo.

Cariñitos

El Drac dijo...

¡¡Uuuauu!! Me dejas impresionado, de verdad es como un pantallazo de cine todo lo que has relatado, cómo exaltas la imaginación con imágenes fortísimas. Eres una maestra y te digo: hay poquísimas que lo hacen tan bien como tú, entre ellas mi amiga Isabel con sus mujeres de Roma, incomparable; Diana de Méridor, no sé si será su seudónimo pero es buenísima también, entre otras. Con ustedes me jacto de tener una buena lectura siempre. Un gran abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Ayyyyy, amigo Yonky,hemos estado sin BLOGGER, "caput" borrada esta entrada que escribí, la buena, distinta, y ahora la he corregido...por suerte la tenía grabada.
No hemos podido comentar, se borraron los comentarios hechos entre nosotros, la última entrada de todos y todas.
Un desastre que ni explican ni subsanan por ahora.!Qué morro! como decimos por aquí.
Parece mentira lo atados que estamos, lo indefendos, NO HAY DERECHO.

TE AGRADEZCO ESTE AMABLE COMENTARIO, PERO REPITO, AHORA SÍ CONSTA EL TEXTO QUE VALE.
Me animas a seguir, un besito cariñoso, Y !!!A VER QUÉ PASA!!!! no me fío ni un pelo.
¿Te pasó lo mismo?
Más besito.

Carmen Andújar dijo...

veo que mi comentario se ha fulminado.¡Cachis!
Tu relato tiene mucha fuerza, con todas esas batallas sanguinarias y fundamentalistas; y como dices tú, que casualidad Lisboa estaba allí.
Un beso

Pepe dijo...

La eterna canción que has desgranado con tu acostumbrada maestría. La ferocidad humana, el fanatismo religioso, los oscuros motivos de aquellos que alimentan odios y entontecen mentes y las mismas víctimas de siempre.
Situas tu relato en una ciudad, Lisboa, que me tiene fascinado.
Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Amigas y amigos, tras el PARÓN de BLOGGER, que borró nuestras entradas y comentarios, nos hemos quedado furiosos, indefensos, sin recibir explicaciones. Hoy "el País" se despacha con ellos.

Dicho esto, lamento que hayan desaparecido los comentarios de varios compañeros en este blog.

Quisiera aclarar que los hechos aquí expuestos son REALES, entran en la trama siguiendo la cronología de la narración. No es casual que sucedan en Lisboa, desde el Loire zarparon hasta esa ciudad. Mis fuentes, creo, para estas descripciones son las mejores que narran lo sucedido, entre otras: La Revisión de Diceto y de la "Gesta Regis Ricardi" de Villegas Aristizábal, o Renovatio; La Tercera Cruzada de la UAM, Universidad Autonoma de Madrid. Reales son los sucesos en Londres y York, y muy documentado el antisemitismo de Richard Plantagenet.

Lamento profundamente que se hayan borrado los comentarios que os dejé de este Jueves en los blogs de cada uno y una, intentaré releeros.
Un besito cariñoso, gracias por vuestras palabras de aliento.

San dijo...

Bueno Natália vuelvo a reiterarme en el comentario , yo no te leo yo veo imágenes frente a mí. Relatas y no imagino lo veo así frente a mi. Disfruto muchisimo esa es la verdad y para irme aún más repleta siempre aprendo.
(el capítulo cinco aún no lo he leido, pero no creas que lo tengo olvidado)
Un abrazo grande

Natàlia Tàrraco dijo...

No me permite, ESTE "ENTE" CAPADOR Y PODEROSO, COMENTAROS EN VUESTROS BLOGS.
¿A QUÉ OBEDECE SU EMPEÑO? SIMPLE fallo del SISTEMA... ¿Falla el sistema? Estamos en malas manos !oh dioses!

Gracias San, Drac, Yonky, Pepe, Carmen, y a todos, todas, aquellos/as cuyos comentarios se perdieron en le éter. La sal de la tierra para seguir escribiendo, todos y todas. Algunos, aunque se borraran los tengo en la memoria, no ha podido aniquilarlos el SISTEMA.
!Ave! os quiero.

Myriam dijo...

Te vuelvo a comentar:

Efectivamente, como bien lo dices Natali, las primeras persecusiones contra los judios de la diáspora surgieron con las cruzadas. Hasta ese momento las comunidades judias convivian con las de otras religiones ( cristiamas, muslulmanas) en paz en las ciudades en que habitaban.

Besos

IRLANDA dijo...

Mi querida y añorada Natali, la fuerza de tus escritos es igual a tu fuerza, tengo pocas horas para dedicarme a lo que me gusta, leeros, os añoro y os quiero.

Petonets y si vienes a Barna acuerdate de mi

Matices dijo...

Buenas, Natalí... a mi me pasó como a ti, y al final desde un borrador he podido publicarlo de nuevo. La verdad, me reitero en lo que dicen muchos es como un guión, en el cual se visualiza una historia cargada de detalles hacia tiempos pasados en ciudades y pueblos de Portugal.
Me ha encantado y más que es una historia que sigue. Felicidades...
Besos

Ceci dijo...

Que pecado Natalí el de estos hombres, y otros a lo largo de la historia! Pretender borrar a fuerza de espada y lavar con sangre la herencia de una raza, la riqueza de sus costumbres, cultura y la hermosura de su lengua hecha melodía como no podia faltar para ponerle el broche de ironía dulce y triste al final de tu relato. Que tontería mas profunda!
Magistral tu historia, la he venido leyendo, me parece que me falta alguno de los capitulos todavía. Ya sabes que soy una de los muchos admiradores de tus letras.
Te mando un fuerte abrazo

elena clásica dijo...

Querida Natalí:


Ay está, si señora valiente, mil veces bien dicho, eso de matar en el nombre de Dios... eso de defender al Todopoderoso para inculcar la paz, la justicia y caridad está muy bien hecho a base de matanzas crueles, de cuerpos destrozados, de indefensos violentados, de cadáveres pisoteados, seres humanos perdidos en el infierno de la vida...

Menos mal que nuestros protagonistas tienen "dos dedos de frente" y sobre todo "del decoro humano ornado el sano pecho" (a lo José Martí). "¿Y las vidas que se han perdido?"

"¿Qué significan las Cruzadas?", ¿Qué significan las guerras y la vida? El ser humano no tiene remedio a lo que parece, por cada quinto, John o Crisanto, miles de hombres armados de espadas, balas y sobre todo de odio. Sí, lo sé también hay "Joanns" y Yusufs", necesito aferrarme a ellos en el barco, en el que el vómito que provoca el oleaje se confunde con la náusea de la propia vida, en un sentimiento dolorosamente existencialista.

El grito canción de esta mujer aparecida en la venta parece la melodía del Apocalipsis. La intuyo hermosa y necesaria, ya veremos...

Me he metido mucho en la historia, Natalí, me ha parecido ver la batalla en toda su crudeza.

En fin, fantástica entrada. Parece que ya ha vuelto "La paz de la Troya bloggera", jaja, esperemos no vernos en otra. Besazos, guapa.