13 de abril de 2011

Este JUEVES un relato... HISTÓRICO

Capítulo 3- "Las lágrimas de Jerusalén y la sonrisa de Damasco"  
“Caballo de sombra, caballero monje, por abruptas trochas, por ríos sin puente. Caminas a solas” Antonio Nogueira Pessoa

El hábito negro ceniciento le venía grande a su hermano, pero era la imagen de la salud, risueño, las mejillas sin barba mostraban un color bronceado lo mismo que los brazos que extendió para contenerle en su pecho, olía a espliego y a la tonsura la rodeaban cabellos dorados, como una corona.
Entre ambas manos sostuvo el fraile el rostro del muchacho.
__ Mi dulce hermano John, demasiados años sin verte ¡me pasas tres dedos, pelo de paja!_ tosió el abad para disimular la emoción_ ¿Fue cuando tus estudios en Canterbury la última vez que nos vimos? Eras un niño revoltoso, y yo entonces representaba al abad imberbe recién nombrado, que no tenía ni idea de nada...John, nos han escatimado los juegos y los secretos que nos merecíamos como hermanos. Ahora cumplo veintidós y tú no llegas a los diecisiete, lamentablemente tenemos los destinos señalados_ dejó caer los brazos, no era un ademán abatido, era aceptación y serenidad.
John admiró esta pausa calmada de su hermano y dijo, con su voz adolescente:
__ Aquí encuentras algo similar a la paz, te envidio.
__ Y yo a ti, quisiera ser caballero monje_ Arthur dirigía su mirada a lo lejos, tal vez a los robles desnudos o a los chopos que apuntaban hojas.

Anduvieron hacía el convento. A sus espaldas pacían los caballos y los treinta hombres se calentaban ante las brasas del fuego, bebiendo cerveza tibia, mordisqueando quesos y cecinas. Calmados, ausentes, bestias y guerreros, mientras los hermanos intentaban recuperarse como tales bajo la lluvia fina, que caía parecida a un baño lustral.

En el claustro Arthur se detuvo ante un capitel que perfilaba a la “bestia” en forma de dragón con dos cabezas y escamosa cola de pez. A su vez, John escuchaba, fascinado, un rumor de voces, un cavar con la azuela, un cántico varonil o una fuente, un pinzón.
__ Esta imagen es ingenua_ el abad señaló el capitel_ el “mal” tiene dos pies y cabeza, rostro, manos. Eres casi un niño, tropezarás con su aliento, te confundirá, te atraerá. Hermano, estás hecho para el mundo, lo sé desde siempre, cuando luchabas con espadas de madera y chispeaban tus ojos, o cuando leías los libros prohibidos impelido por tu curiosidad, en la abadía_ sonrió Arthur ante el ceño fruncido del muchacho_ Hablo como un religioso, así suena, pero no es eso, te hablo como hermano. Nos empujaron a madurar antes de tiempo, no contamos para nuestro padre, somos retoños de su tronco, ancho, rugoso, áspero, que quiere verse erguido y glorioso. La baronía de Skipsea es su vida y su proyecto, tú, yo, nuestro hermano malogrado, Hugh, representamos peones en su íntima jugada para merecer el título de conde. Si tú faltas nombrará como heredero a cualquiera de sus bastardos.
Se sentó entre dos columnillas y John le imitó. Las palabras de Arthur le tenían absorto, mudo, y este lugar incentivaba escuchar sin prisas.
__ Seréis bendecidos con el agua sagrada, es lo preceptivo, pero dudo que ante lo que os espera sirva de mucho. Acabo de mostrarte la bestia apocalíptica cincelada en la piedra, imagen para asustar a niños o a frailes que somos como niños, la realidad será distinta. Te diriges a una empresa noble, heroica, santa, bella y pura, es el discurso inflamado que sirvió a Bernardo de Claraval para promover la segunda Cruzada, el verbo subyugante del fundador del Cister, ya fallecido, todavía inspira a sus frailes blancos y a sus acólitos, los de la cruz roja en el pecho. Templarios, caballeros monjes se titulan, son capaces de trastocar las almas, de anular la razón, pueden captarte porque saben embaucar a los muchachos sedientos de gloria, llenos de preguntas y asustados. Forman la secta de los señalados por la "luz" que sólo brilla para ellos, implacables con la espada, castos, siniestros. Iguales son los oscuros Hospitalarios de la cruz blanca, piadosos regentando hospitales, pero sanguinarios en el campo de batalla, crípticos, secretos, “los escogidos”. Hermano, escapa de ellos, todos buscan poder, tierras, castillos, prebendas a costas de las Cruzadas y para lograrlo necesitan tropa, esclavos sin voluntad a los que hacen sentirse fuertes, distintos, cuando tras pasar las duras y secretas pruebas, son aceptados en las ordenes. Aléjate de los unos y los otros, júntate con los guerreros honestos y sencillos, con aquellos que ansían volver con vida y cuerdos, si ello es posible entre aquella barbarie...
__ Me describes el horror sin paliativos, pareces un vidente_ protestó John, decepcionado.
__ Eres mi único hermano, rezaré por ti cada día y cada noche, no quiero que vayas engañado_ juntó las manos como en oración y sus ojos escrutaron el firmamento, prosiguió:
_ !Tres Cruzadas! esta será la de los reyes; Philip II el Capeto, Friedrich Barbarroja, germano y nuestro Richard Plantagenet. Todas han significado dolor indescriptible ¿para qué? Dudo que sirvan al fin pregonado, liberar los Santos Lugares. Otros son los objetivos; fama imperecedera, sobretodo el botín a repartir entre los grandes o disputárselo, cual buitres carroñeros. Y ellos, los infieles, anhelan lo mismo, así que la tropa, los soldados, los nobles, los inocentes de ambos lados, han de caer para que lo logren. Afirmo que no es legítimo tanto derramamiento de sangre para honrar el nombre de Cristo y las huellas por donde pisó ¿Lo que digo te parece indigno de un fraile? ¿Tal vez imprudente? Pues añado que el mensaje de Nuestro Señor no ha cambiado; amaos los unos a los otros, no matar, todos somos hijos del mismo Padre, toda vida es preciosa, está escrito, y ese Credo no se obedece a base de matanzas. Los sarracenos tiene un sólo Dios, su libro expresa lo mismo, Alá el Misericordioso.
__ ¿Acaso puedo negarme a ir? Mi vida empieza, esta aventura me excita y tú la empañas con lúgubres presagios. Aborrecería volver al castillo, huyo de nuestro padre y de lo que me ha hecho, así que debo seguir camino y afrontar lo que sea ¿Sabes que me azotaría como a un esclavo si regresara sin embarcar? Vengo a ti con la esperanza de recibir aliento y me ofreces sombras, dudas, un pozo negro. Dedícate a la política, temo que eso hacéis los clérigos desde un monasterio apartado y tranquilo_ la mirada de John se empañaba de furia.
Arthur acarició la tersa mejilla del joven que apartó el rostro levantándose de golpe, como para irse sin bendición, sin recibir ni un beso.
__ !Aguarda hermano!_ detuvo al muchacho_ No debes ir a ciegas, ignorante. Mi situación es fácil, lo reconozco, estoy a salvo en este oasis de rutina, oración fervorosa, humildad, comunicación entre hermanos, trabajo con las manos y la imaginación, ¡un privilegio que agradezco al cálculo de nuestro padre! Nada más deseo, ni poderes ni medrar. Pero también nos llegan noticias, el aislamiento absoluto es imposible, viene la humanidad a nosotros y así ha de ser, que de ella formamos parte. John, jamás me perdonaría no haber sido sincero contigo, si te defraudo, si te irrito, lo lamento, peco de orgullo, pero aceptaré cualquier penitencia si con ello consigo apartarte de la locura. Eres puro todavía, cuando luches y mates, hazlo por tu vida, por instinto de preservación, nunca te emborraches de sangre, es un placer que anula por completo, mantente sereno en lo posible, de esta manera si lo quiere la compasión Divina, regresarás vivo, aunque aquello te marque para siempre.
__ Tendremos que pronunciar los votos para saber de qué va el mundo ¿Con quiénes he de juntarme si quiero mantenerme cuerdo?
__ Ahora te calmas y preguntas cosas sensatas. Nuestro señor el duque de Kent me comunicó por carta que una vez atravesado el estrecho se te asigna a la compañía de un bretón, para ese guerrero será la segunda cruzada. Su nombre Yoann MabKoneg, apellido de su tierra y en su idioma. Tienes suerte porque cuento con informes fidedignos de su valor y templanza como el hierro. Rudo es, pero con la cabeza fría, compañero de sus hombres cual hermano de leche, al punto que nuestro monarca Richard lo considera paladín. Sin embargo su carácter que reusa excesos y reverencias, le ha impedido ser armado caballero, creo que es un halago, vistos los méritos de muchos caballeros armados. No es arrogante ni de lengua lisonjera, porque aspira a dormir con el ánima tranquila, ese guerrero.
__ Yoann MabKoneg, nombre extraño_regresaba la sonrisa casi infantil al rostro de John_ A él me pegaré hermano abad_ miró a los cielos_ Ya no llueve, danos la bendición que debemos cabalgar a Dover llegando antes de la puesta y se hace tarde, es vuestra hora tercia*...Arthur, sabes que la vida que llevas no es para mi, pero veo en tu mirada una paz envidiable, en tu piel el color atezado, en tus gestos serenidad y en el entorno, el paraíso verdadero.
__Cuando tiembles de angustia, cuando estés perdido, mira al horizonte, en alguna de aquellas colinas rojas y ardientes, estaré cabalgando, caballero monje.
Se abrazaron ambos hermanos antes de salir fuera, los demás frailes acudieron para secundar la ceremonia de su abad, lo mismo que si fuera el pastor al cual seguían mansos y alegres.
De rodillas se postraron los treinta hombres y el joven John. El agua santa les bendijo, y al rezar el Padrenuestro experimentaron un sosiego que les trajo lágrimas a los ojos, significaba el adiós intenso a esta tierra que esperaba volver a verles. ¿Cuantos lo lograrían?


Tres días después, recibieron otra bendición junto a los muelles de Dover al despuntar el alba, antes de embarcar toda la tropa. Bendición multitudinaria del arzobispo de Canterbury, Baldwin. Misa solemne, incensarios, cánticos de canónicos, salmodias de veinte frailes blancos y el conde de Kent en un trono, similar a una majestuosa estatua de oro, manto de brocado, cota de plata.
Rezó John para sus adentros, pero el palpitar de su corazón le retumbaba en el pecho hasta dolerle en las sienes.
__! Por Richard nuestro rey! En nombre de Jesucristo, conquistad los Santos Lugares. ¡Venced al infiel, guerreros de la Cruz! Como delegado del Papa Clemente III, os bendigo_ Clamó el arzobispo con voz potente.
Más aguas benditas soltaron los hisopos por decenas, y el cielo azul y la mar calma con los barcos negros, esperando, columpiándose sobre la marea alta.

Detrás del castillo, en una colina, John soñó ver al caballero monje que le despedía mano en alto montado en su caballo de sombra. “Adiós hermano, has sembrado la duda en mi pecho, pero dudar es mi destino” murmuró el joven.
Finales de marzo, año del Señor 1190.

El 27 de marzo moría Clemente Papa, le sucedió el Orsini Celestino III de ochenta y cinco años. El 28 de aquel mes, coronaba rey de Germania a Enrique VI, hijo del emperador Federico Barbarroja que estaba luchando en tierra Santa.
*Hora tercia en horario conventual: Sobre las nueve de la mañana
_____________________
Amigas y amigos, aprovecho la oportunidad del tema para subir este cap. que es un borrador, lamento que sea tan largo, voy por el 4, metida de lleno. Ni hecho a medida !no  me lo podía perder este Jueves! !Ave! compis, gracias GUS. 
Más histórias donde GUS:  http://callejamoran.blogspot.com/

35 comentarios:

Alfredo dijo...

Me alegra ver que el libro va progresando adecuadamente, cogiendo estilo, forma e historia. Espero que tu cruzada particular se vea culminada con el éxito.

Un abrazo!!

Neogeminis dijo...

Sabía que esta nueva convocatoria te venía como anillo al dedo, Natalia! jejeje...como suponía, apenas meterme entre tus palabras he logrado imaginarme aquellos tiempos donde la gloria,el honor y la salvación eterna se mezclaban con la religión, la sangre y la guerra. Magníficamente relatado. Ha sido un gusto leerlo.


abrazos!

Ardilla Roja dijo...

Hola Natalí.

Después de mucho tiempo aparezco de nuevo por esta, tu virtual casa.

Cuando leí la propuesta de GUS, en la primera que pensé fue en ti y por eso también eres la primera que visito. Como siempre ha sido un placer leerte.

Un abrazo.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Bueno, pues a mí me ha gustado bastante. Me gustaría seguir leyendo más. Encontrará el joven el amor de una muchacha oriental en su cruzada? jajja. estoy intentando adivinar, ya sabes que tienes que sorprender. La historia de las cruzadas siempre me ha parecido fascinante en el sentido de lo locas que fueron algunas, auténticos desastres inimaginables, por cierto, me recomiendas algunas películas sobre cruzadas? ES que me han entrado ganas y sólo recuerdo la de Orlando Bloom, "El reino de los cielos".

Besis,Juanma

PD: gracias por tu seguimiento, pero mi relatillo se queda un poco en pañales comparada con tus novelas históricas.

Verónica Marsá dijo...

Cruzadas y partos... hazañas de cuidado. Adelante y ánimo con el libro, un capítulo cuatro ya es un gran avance. Como quedamos, me ofrezco para una revisión, pero eso sí, poco a poco.

Prometido.
Beso.

Balamgo dijo...

Natalí parece que la cosa promete, estaremos pendiente de lo próximo.
Abrazos.

ANTIQVA dijo...

Uhm... Llegaremos algun dia a saber lo que realmente hicieron los Templarios... Si es cierto que pensaron que Dios y Ala podían ser lo mismo se abre un mundo inmenso de posibilidades.

Amiga, con las Cruzadas te metes en un mundo inmenso y desconocido... Pero seguro que lo abordaras con brillantes inmensa.

Un abrazo fuerte, y mi felicitacion

PACO HIDALGO dijo...

Sabes Natalia que, aunque no me prodigo mucho en los comentarios, soy más lector que opinador y lo leo todo. Sigo con fruición tus historias, en concreto, estos capítulos de esta historia apasionante y que no sabemos a donde va a deparar, con la religión de por medio. Un cordial saludo.

El Drac dijo...

Qué buen relato y me doy cuenta que tienes mucho conocimiento y una vasta cultura ya que citas textualemnte cuando es necesario. Te envío mun gran abrazo

Adriana Alba dijo...

Excelente relato.

Excelente Blog!!

Javier dijo...

Interesante charla entre hermanos.
Suena bien todo.
No me importaría leer todo el texto cuando lo tengas completado.

Saludos.

Fibonacci dijo...

Pauperes commilitones Christi Templique Solomonici, soy un enamorado de ella, así como tambien de la denominada "Orden de Malta".Matide Asensi, de la que soy devoto lector,publicó un libreto sobre la peregrinación a santiago...sino lo has leido,hazlo, es muy cortito,una especie de "upsolo"trata sobre las aventuras de un joven Templario.
Me has dejado con la miel en los labios, este capituo unido al primero que pubicastes, tiene una pinta maravillosas, que por supuesto no me quiero perder, aunque sea en modo borrador, así que le solicito que vaya publicandoo, de esta manera me ahorraré el comprarlo cuando publiques.un besote y sigue escribiendo.

Myriam dijo...

conmovedor encuentro entre hermanos y muy buenos consejos le da Arthur a John.

Me gustó especialmente esta descripción; "Nos empujaron a madurar antes de tiempo, no contamos para nuestro padre, somos retoños de su tronco, ancho, rugoso, áspero, que quiere verse erguido y glorioso".

Espero que al retoño JOh le vaya bien en sus aventuras y regrese a casa vivo.

Vas avanzando, me alegro de que nos hayas permitido hoy leer este cap-.

Besos

Celia dijo...

Al saber de qué iba la convocatoria de este jueve... mira por dónde... me acordé de ti, y de Verónica. Porque os ha venido como anillo al dedo, me parece que has sacado una matrícula de honor. Y no es por hacerte la pelota, pero pienso que estás en tu medio.
Un fuerte abrazo y como ya sabes, mi admiración.

Manuel dijo...

Bueno Natali, tu dificultad en este jueves habrá sido cual historia elegir, ¿no?.
Nos muestras la preparación a la batalla desde dentro del corazón de dos de sus protagonistas, acertados consejos de hermano para conservar la cordura ante el horror de la guerra, puestos en los tiempos actuales, bien puedo decirte que esos consejos siguen siendo igual de acertados y las prevenciones igual de necesarias para no perder el sentido de la realidad.
Si me ha gustado el borrador...... imagina el definitivo :-)
Un beso

Primavera dijo...

Como ya han dicho por aqui, este relato para ti era genial porque lo dominas a la perfeccion, bueno todos eh..
Si todo lo escribes asi, tus libros se venderan como rosquillas, me alegrare porque podre decir..mira tambien estuve con ella haciendo los jueveros escribiendo aunque no lo mio solo era aprender de la maestra y maestros que hay---
Primavera

V.Nas dijo...

Pues la verdad, es que este entremés para abrir boca me ha dejado con gran apetito de más. Nos llevas de Cruzada con una narrativa brillante llena de matices sociales y con reflexiones profundas... Riqueza de contenido diría yo.
Un punto de partida que ya despunta infinidad de bifurcaciones para la historia que imagino como un gran tronco lleno de ramas.
Grande Natalia.
Un beso.
Mariví

Carmen Andújar dijo...

Empiezas fenomenal tu libro, como sea como este primer caramelo, yo lo quiero, me ha atraido hasta el final, Gran diálogo entre los dos hermanos, uno pone la sensated y el otro la osadía. Te animo a que continues adelante.
Un beso

San dijo...

Natália nos mostrates el comienzo y esto ya va atandonos a este libro, me ha gustado mucho este encuentro de hermanos, su dialogo, todo lo que el mayor intenta hacerle ver a John. Las dudas que siembra en él. Una preparación para lo que tiene que llegar.
Un lujo leerte. Felicidades y ánimo.
Un fortísmo abrazo.

alfredo dijo...

El corazón, se les sale por la boca a estos dos hermanos, de los que se desprende un respeto y una ecuanimidad extraordinarias.
Brillante narración, llena de referencias personales y de entorno.
Buen pilar para edificar junto a otros como él, la totalidad de un libro muy aconsejable.

Besos

Inma Brujis dijo...

sangre, vida eterna, honor y gloria. Natali. Felicidades. Me has embelesado y estoy deseando leer el siguiente capítulo.
Un beso

Medea dijo...

Mi querida y entrañable amiga...te leí anoche y fui incapaz de comentar, me encantó, me dejo una grata templanza antes de irme a dormir, pensé que quería volver a leerlo hoy, más despejada y ...me ha gustado incluso más que ayer ¡¡Ohhh Diosa de la novela histórica!! como me vas adentrando en ella paso a paso, con multitud de detalles que me hacen visionarla, viajar a otro tiempo y me dejas con ganas de más, de mucho más.
Si he de ser del todo sincera, no ha sido nunca tema de mi elección y tengo que llegar a ti para descubrir que me gusta, y me gusta mucho, pero no pienso desvirgarme en la novela histórica hasta que publiques la tuya o me la pases por capítulos así que de ti depende jajaja
Y como soy una cabronaza como diría Gus, y ya que te he dicho que sería sincera NO me gustan los huevos, cada vez que los veo me entra hambre y estamos en la operación biquini. Me hacen pensar que estoy en un blog de cocina recetas y eso jajaja. Pero tú di que si ¡¡con dos huevos!!
Te quiero amiga. Un beso grandote a ti y al grandote que te acompaña

Natàlia Tàrraco dijo...

Amigas y amigos del alma...me voy ahorita mismo pa las italias del norte, acompañada por el grandote, (ayyy esos bellos italianos).

Vuestros comentarios, nunca me canso de decirlo, son LA SAL DE LA TIERRA, el abono a mi imaginación un estímulo generoso, agua en una planta sedienta, bálsamo en una herida. OS QUIEROOO.

Medea, jajaja, por huevos mantengo ese fondo, el huevo además de otras connotaciones (jejeje), es vida, es fertilidad, el una forma estética delicadísmisa y perfecta dentro de su fragilidad, desde todas las culturas remotas.Estoy pirada, pero !me fascina!

Os dejo, para el día 21 el cap. 2 que faltaba, ese que enlaza con el 1 y el 3 ¿nooo? Menuda tontería digo. Os lo dejo programado porque me parece que faltaba para, más o menos, entender el meollo de este cogollo "cruzado" que me monto cual demente a mi bola.

Nos vemooos, os leo de vuelta, seguro. Y a disfrutar de las vacatas cortas o largas CARPE DIEM.

Pepe dijo...

La sinrazón de las guerras, también de las Cruzadas, subyace con maestría en tu relato. La manipulación por las clases dominantes, inventando excelsos y gloriosos motivos con los que empozoñar las almas cándidas y sencillas que ciegamente se dejan manipular,para conseguir sus fines, para lo que siempre ha sido un afán de posesión, de dominación, de rapiña.
Ecuánimes y llenas de prudencia las palabras del monje a su hermano, (cosa rara por cierto), pues es bien sabida la alineación con el poder de las órdenes religiosas a lo largo de la historia.
Un abrazo.

elena clásica dijo...

Querida Natalí:

Que disfrutéis mucho en la querida Italia, esta vez al norte. ¡A vivirlo con pasión!
El relato es maravilloso. Me llaman la atención varios puntos especialmente:
La documentación detallada del siglo XII. El ambiente entre lo terrenal y lo sacro, que a veces se trascienden, otras en cambio encontramos la falsedad de la religión como arma de búsqueda de poder.

La poesía de algunos momentos, el encuentro entre los hermanos, las frustraciones de cada uno...


"Detrás del castillo, en una colina, John soñó ver al caballero monje que le despedía mano en alto montado en su caballo de sombra. “Adiós hermano, has sembrado la duda en mi pecho, pero dudar es mi destino” murmuró el joven. "

"Dudar es mi destino", la frase se perfila como el leit-motiv de John, se adelantan acontecimientos como un presentimiento. "Montado en su caballo de sombra" me parece una metáfora maravillosa.

El padre de ambos, el monje y el guerrero, figura dictatorial e intransigente, me suena ... el Quinto...

El rechazo a la guerra, a la brutalidad de las matanzas. Alegato pacifista, me encanta, bien le advierte el monje hermano, Richard, a John. Y la advertencia: no te dejes embaucar por la sangre, causa adicción, cuando pruebes su sabor perderás el raciocinio. Ah, ya en "La paz de Troya"...

Se atisba un personaje importante en el horizonte, el que será compañero de John, parece hombre fiable, un tanto lacónico.. no sé, ya veremos, no hay que cantar victoria ni siquiera en esta compañía, todavía no.
Hermoso cuadro el que se compone en la despedida de los cruzados en la misa solemne y bajo la bendición del arzobispo de Canterbury. La historia no ha cambiado apenas en los siglos:
patriarcas, potestades como diría el de Hita, enviando a muchachos jóvenes a la guerra, si los mozos no sabén por qué, los poderes sí, faltaría más, hablamos de muchas ganancias.

En fin, Natalí una delicia auténtica. Nos vamos de viaje en nada y menos a caballo con John y demás cruzados, pues venga, allá vamos.

Os envío un abrazo grande, que tengáis un viaje maravilloso. Besazos.

Juan Carlos dijo...

Me ha gustado este capítulo, el personaje de Arthur y su visión sorprendente de lo objetiva. También muy rica la escena de la partida de los cruzados. Y el bretón es un personaje que promete.
Ah, no he podido leer el Cap. 2.
Bueno, felices vacaciones, disfrutad mucho. Besos.

Stanley Kowalski dijo...

Los templarios es un tema que me fascina. Me has deslumbrado con este capítulo! Te auguro el mayor de los éxitos con el libro, no tiene desperdicio!

BESOTES HERMOSA Y BUEN FINDE!!!

Tésalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tésalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tésalo dijo...

Las escenas finales en los muelles de Dover y las previas en una abadía, han sido muy expresivas, muy cinematográficas. Esa idea de que antes de partir, se les ungía, me ha parecido extraordinarimente atractiva.

¿Cómo haber conjugado guerra y religión,entonces, el sentido de lo justo y de los injusto y la violencia que supone haber entrado en un conflicto militar de tamaña envergadura?.
Tambien, lalealtad al superior en el destino, está apuntada adecuadamene.
No se habrá visto cuestionado ese lazo de los vasallajes y las jerarquías a lo largo de estos siglos sin profundo conflicto en la identidad y en la conciencia.
Puede que el nacionalismo nazca definitivamente entonces.
No habrá retraimiento del deber por tanto. Mucho menos, en esos momentos de partir.
Quizá más adelante, a la vista de los resultados, existan dudas, deserciones de un propósito iniclal.
Las Cruzadas tambiñen son desarrollo del conocimiento, satisfacción de la curiosidad y del ansia de aventuras y riqueza pingüe de quienes participan.

Tésalo

Ceci dijo...

Natalí a mi siempre me han atraído las historias de caballeros, templarios, órdenes secretas (no para unirme a ellas! Ja!) la luz del conocimiento, el saber, la condena a su contraposición: el oscurantismo...
El capitulo me ha gustado muchisimo, la historia es sumamente atrayente. Los personajes excelsamente delineados, en caracteres y emociones se perfilan como el andamiaje compacto de la trama que empieza a desarrollarse.
Mis felicitaciones sinceras! Y te deseo tengas unos dias magníficos en Italia, y que sigan alimentando tu inspiración para volcarla, cautivante.
Besito

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Buena trama, excelentes descripciones, interés en aumento, buen conocimiento de la época, y otras muchas cualidades. Me parece que el libro será todo un exitazo, porque el tema religioso está de moda, incluso para los no creyentes. También pienso que poner en solfa los instríngulis de Las Cruzadas, con la Religión en guerra de por medio, es un tema de sumo interés.

Te felicito, Querida Natàlia, y que tu estancia en Italia te inspire más todavía.

Te envío un abrazo,

Antonio

Eva Magallanes dijo...

Se lee el largo aliento de un proyecto-novela, se van creando y estableciendo la atmósfera, la época, los conflictos y "miradas de mundo" que cruzan ese tiempo. Descripciones bien hechas, verosímiles y, por ello, el mundo que se quiere fundar va emergiendo, haciendose una realidad. in duda tu formación como historiadora del arte es un plus para tu literatura.
Todo mi cariño!

Myriam dijo...

Me encantó toda la ambientación que le has dado, me parece estar allí con todos esos hedores y las meditaciones de John.

¿Cómo te fué en Italia? ¿ Nos harás una reseña del viaje de esas que acostumbras?

Besos

Isabel Romana dijo...

He leído seguidos el segundo y este tercero, ambos intensos, llenos de sentimientos encontrados, dudas, deseos, desazón. Sí, la desazón parece ser el ingrediente de más peso. ¿Y quién no la sentiría, cuando se va a la guerra a matar hombres, a ser muerto o herido o quedar prisionero de infieles? Irse para huir de lo insoportable y meterse de lleno en lo insoportable. Ay, querida, qué angustia has conseguido meternos dentro.
Va de maravilla esta novela, por lo que he leído hasta ahora. Me alegro, me alegro muchísimo de que John haya decidido partir a la guerra y regalarnos sus experiencias. Un abrazo muy fuerte, querida natali.