18 de noviembre de 2010

Este Jueves un relato- Relaciones padres hijos...

Sobre este tema, desde el origen de los tiempos, existen dos versiones o puntos de vista. A saber:

1- Reposaba la barbilla en la palma de la mano. Durante la hora calma de la siesta, después del ligero almuerzo, su ánimo le predisponía a meditar con los ojos perdidos en el jardín. Las hojas alfombraban la gravilla de ocres, púrpuras y oro, imitando un mosaico lujurioso, y a lo lejos, brumosa, siempre Roma.
“Me quedan dos hijos varones; tus sueños y esperanzas, la memoria de los ancestros, los depositas en ellos. Secundo...” resopló bajo la nariz “varonil, tosco y sin matices, el primogénito, veinte años, es el brote que asoma del tronco vetusto, un espejo en el que resulta penoso mirarte. Acéptalo, no da para más, lo cual no es poco; ejército, hasta llegar a la cumbre, general, para eso está hecho mi Secundo” La mirada le jugaba en las aguas del estanque, hojas muertas en la superficie y debajo, percas vivas, eso era Secundo; nada por fuera, plano, y por dentro, voluntad, tesón, honor y deber, sobrevivir dando bocanadas, nunca le fallaría.
“¡Mis adorados niños, Mater Matuta! Aquella mujer, su difunta madre, los malcrió y yo los enderecé como es debido”
La estátua de su abuelo, Cneo Maius, desde el átrio, la toga cayendo a plomo, parecía sonreír burlona, diciendo: "¿Y tú? Ibas para magistrado y te quedaste en tendero" Marco nieto miraba para otro lado. "¿Tendero? Nooo, rico comerciante", musitó bajito, no fuera que hoy el "espíritu" tuviera el oído fino. 
Ahora contemplaba el cielo otoñal, encapotado "Ese es mi Quinto, un firmamento de nubes tormentosas, rayos y truenos, hermoso y frágil, inquieto, siempre dudando, curioso, indomable, respondón...” Lo admitía, acabados de cumplir los diecisiete, Quinto era su esperanza auténtica, fabricado a base del mejor acero que en la Legión doblegarían en el yunque, sin miramientos ¿El chico se le escapaba de las manos? “¡Dioses! al final será mío, llegará a senador, lo contrario es imposible, del mismo árbol nacen mis retoños”

2- Camino de Judea Secundo tribuno, iba cabizbajo. Paso a paso andaba hacia su futuro, el ejército. Entre dar órdenes y recibirlas, entre dar la talla, a prueba cada día, arriesgando la vida, pasaría la juventud. Los placeres, al vuelo, fugaces, luego si Marte le otorgaba vida, el matrimonio de conveniencia con la mujer adecuada que le gustara a padre, y después... ¿qué importaba? No estaba mal su futuro, el de un romano decente ¡por Fortuna! Las dudas le aterraban desde niño, pero en la Legión todas las horas estaban dictadas, sin lugar a dudas “Tranquilidad, gracias padre, no me quejo”
Camino de la Dacia Quinto tribuno, iba cabizbajo. Como quien dice, recién destetado, lo enviaban a un lugar salvaje para morir por Roma si era necesario. "¿Destino?, !qué injusto!" tenía miedo y a la vez, necesitaba vivir a su antojo, era preciso responder muchas preguntas y catar muchos vinos. Llevaba dentro el ansia por lo desconocido, parecida a un veneno que sabe a néctar. Jamás le perdonaría a su padre que le hubiera organizado la vida sin preguntarle, por más que fuera el pater familias y le asistiera ese derecho, !cunnus*! él no era Secundo. Soñaba despierto e inventaba a esa muchacha, ella...el deseo y el amor, tantas cosas le esperaban “no fallaré a las citas aunque le pese a mi padre”

Tres años después los Hados marcaron su voluntad. Marco padre miraba la bahía de Nápoles con los ojos anegados de lágrimas. La carta decía: “Secundo Maius, tribuno, muerto en combate ¡Ave Roma! Honor al héroe...” imposible seguir leyendo. Por el camino se acercaba Quinto lleno de vida, le acompañaba una chica. Marco se dijo “Madre Diosa ¿en qué me equivoqué? Gracias por guardarme a Quinto, nunca nos despojáis de todo” Abrió los brazos para acoger a su único hijo, él y el muchacho lloraron juntos.


___________________
*Cunnus: Coño, en latín- Imágenes:"Corderito": Zurbarán, s. XVII- Tema romano: Alma Tadema, s. XIX
Nota: Este fragmento lo acabo de inventar, no consta en la novela “Quinto”, pero me pareció oportuno hablar del tema generacional desde el siglo II d. C. Será por aquello de que, salvando algún detallito que atañe al contexto histórico: “nada nuevo existe bajo el sol”. Además ¿Quinto no es mi hijo? No cunda el pánico, el oficio de madre y padre se aprende sobre la marcha, el de hijo e hija lo mismo, nadie nace enseñado.  
Más asuntos materno filiales o paterno de lo mismo donde GUS, idea Brujis:     http://callejamoran.blogspot.com/

19 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Seguiremos dando vueltas a este tema: eterno, mientras haya vida. Según Fredu, fue el origen de las religiones.

LUNA dijo...

¡¡¡Gran narración!!!!
Pobres chicos, ¡haber nacido en esa época!!!!
Cuando los padre decidían lo que les convenía, bueno, mejor dicho lo que tenían que hacer los hijos... Pero el cumplir esa misión implicaba poder perder la vida...

¡¡Para honor y gloria de Roma!!!!!
¿Serán antiguos'?????
Bueno, si, reconozco que son antiguos....

El chaval mayor era "cortiuto"...
En tiempo más modernos, se le diría, el que vale, vale, y el que no.... para cura... (perdón, pero no lo he inventado yo)

Hoy sería lo mismo... El que vale, vale, el que no acaba la carrera, a MINISTRO....

Como bien dices, querida Natáli, nada nuevo bajo el sol.....
Un petoner. bonica.

Celia dijo...

Tu relato, amiga mía, es como adentrarnos en un trozo de la Ilíada.
Aún recuerdo aquellas inmensas traducciones de aquel Pre-universitario.
Eres genial, docta escritora.
Un beso para ti, y para tu hijo Quinto... el deseo de que siga dando tanto juego a tus escritos.
Es bueno para todos.
Un beso.

Teresa Cameselle. dijo...

Lo que abunda no daña, dicen en derecho. Pues eso, lo que nos quieras contar de la vida de Quinto, su familia, coetáneos y allegados, bienvenido sea. Si no, le echamos de menos.
Bicos.

Inma Brujis dijo...

¡Por algo decian AVE CESAR LOS QUE VAN A MORIR TE SALUDAN!
por lo menos al pobre Quinto le quedo el otro hijo.
Besos

Medea dijo...

No culpo a Marco. Hizo lo que la época le exigía, mandar a sus hijos a la guerra, hacerlos hombres cuando les fueron arrancados los mimos de su madre. Cuando la guerra le arrebata a Secundo "¡¡Ave Roma!!", hijo obediente donde los haya (igualito que los de ahora) dispuesto a cumplir lo que su padre elije para él, el primogénito en el que se suponen puestas sus esperanzas.Le queda Quinto, su segundo hijo(tu hijo)y este más espabilao que los del resto de su época, está dispuesto a hacer su santa voluntad, vuelve a casa lleno de vida y acompañado. Al menos su padre lo acoge con los brazos abiertos. Quizás no sea su máximo orgullo pero hay algo indiscutible. Es su hijo.
Empiezo a encariñarme con ese hijo tuyo y digo empiezo porque aun lo conozco poco,pero Quinto ya no me es indiferente. Magnifica historia y como siempre muy bien contada Un beso grande y muchos cariños.

Verónica Marsá dijo...

Ay, ay, ay... que patética me parece la existencia de la humanidad, amiga mía. Nada nuevo inventamos; empezamos extirpando la locura haciendo agujeros en la cabeza y ahora la extirpamos haciendo agujeros en un cromosoma. Seguimos cada vez menos cuerdos, seguimos teniendo monarcas, dogmas de fe por los cuales se mata, mandamos a los hijos a las guerras, a combatir sin razones y sin objetivos.

Besito, compañera.

maria jose moreno dijo...

Que alegría encontrar aqui de nuevo a mi querido Quinto después de tanto tiempo y esto ""Ese es mi Quinto, un firmamento de nubes tormentosas, rayos y truenos, hermoso y frágil, inquieto, siempre dudando, curioso, indomable, respondón...” es una magnífica descripción de él, y que terrible destino tener que morir o quizás fuese un alto destino pata un tribuno moriri por su patria. No sé yo lo d ela guerra como que no lo llevo muy bien y me parece que Quinto tampoco.
Un besazo diosa gatuna, me encamntó leerte

gustavo dijo...

la nota resume, querida natali...nada hay nuevo bajo el sol...
¡cuan cansado estoy de oir a mis generaciones pasadas aquello de que si yo no estudie, que mi hijo estudie!...quiza aun tambien me canse aquello de que ...aquello de ahora....que viene a ser lo mismo de mis viejos...aquello de para mis hijos lo mejor, ese lo mejor que equivale a darles practicamente todo....
quiza el oficio de de pàdre-madre, natali se aprenda...no lo se...no he pasado por ahi...el de hijo?...sí, quiza lleves rzon...al fin y al cabo, como dices, nadie nace enseñado...es posible pues que ambos oficios, en realidad, si lo pienso sobre la marcha, en cualquir oficio nadie sabe enseñado...pero en el de padre hay un algo que sobresale, hay un algo que se pasa de padres a padres sin que haya comunicacion neesariamente entre pades...es aquello de lo mejor para mi hijo o aquello de que sea una prlongacion mia o aquello de una libertad para mi hijo...en fin, creo que al fin y al cabo todo se resume de alguna manera en aquello de la proteccion...proteccion....entonces estamos hablando, pues, de nada mas y de nada menos que de puroinstyinto animal,no, natali?...qué mas me da decir aquello de que mi hijo sea asi, aquello de que mi hijo tenga una vida mas facil...? acaso no estamos hablando d eproteccion?...animales, en desarrollo, al fin y al cabo...generaciones repitiendose...la cancion misma repitiendose...da lo mismo que hablemos de roma o de ahora...qué mas da¡¡¡¡...
incluso este hijo tuy, este quinto de mis cataplines..para el deseas lo mejor...es...es que eres mama,. natali...y da lo mismo que hables de quinto que de uno de los tuyos...el oficio de mama lo ejerces en las palbras...con las palabras con que das vida o con el parto de hace no se cuantos años...
y hablando de ese ejercicio, natali, ¿me adoprtass?
besosss...
ahh, un apunte a cerca del jueves este...¡¡me ha recordado a las parabolas del cristo....a aquella del hijo prodigo!!!!!
¿por qué?...ah, sí, claro...uno fue el bueno, el otro, entre comillas, el malo...secundo obedece..y las palma..el otro, ay, cómo es este quinrto¡¡¡, es es es ¿salvaje?...y sobrevive....¡¡¡...
mil besos, dulce natali...

CAS dijo...

Qué belleza de texto.... y si, nada nuevo bajo el sol... pero nuestros ojos no son los mismo nunca!
Esos hijos, a imagen y semejanza.. ese Quinto, dando su nota personal (ave hijo, que te revelas!)
Me ha gustado: se nota?
un abrazote enorme tan efusivo como los del Nápoles de donde has venido.

Neogeminis dijo...

Haber traído otra vez parte de esta novela tan magníficamente narrada - por la que te conocí- me transporta a los primeros días en que nuestras letras blogueras se cruzaron, Natalia! jejeje
Y como consecuencia de lo que nos narras uno se da cuenta que en aquellos tiempos los hijos eran no solo propiedad delos padres sino que además, sentían como compromiso y obligación hacer realidad los sueños inconclusos de los padres. Por suerte, algo hemos avanzado! :D

abrazos!

Any dijo...

Quinto es tu hijo claro, y para nosotros es como un primo o un amigo muy cercano (a pesar de la lejanía en el tiempo).
Quinto no está muy dispuesto a seguir el camino marcado por su padre, pero si está dispuesto a consolarlo. Juntos seguirán dando pelea (y peleándose entre si seguramente)
Un beso Natali

Nieves Hidalgo dijo...

A mí de Quinto puedes contarme todo lo que quieras, esté o no en el original.
Es un personaje que ha llegado a calarnos a todos.
Enternecedor,una vez más, el final, cuando se abrazan padre e hijo.

Un beso fuerte, artista.

Carmen Andújar dijo...

Las relaciones padre e hijos a pesar de los siglos, siguen siendo muy parecidas. Antes se obedecía más y se hacían más las cosas por obligación; pero también había un poco de reveldía en sus acciones.
Como siempre, muy interesante tu relato.
Un abrazo

Pepe dijo...

Historia de un tiempo en que los padres planificaban hasta el más mínimo detalle la vida de sus hijos y estos respetuosamente (salvo excepciones como la de tu amado Quinto), acataban aunque no compartieran.
Siempre es un placer encontrarnos con las andanzas de Quinto.
Un abrazo.

Fibonacci dijo...

Guaradaré tus huellas,honraré tus desdichas y te consagraré mis plegarias.
salve natalia

Ceci dijo...

Natalia magnífico relato! y tan bien contado..
Eran tiempo duros aquellos. Estos también lo son claro, pero supongo que para la gente de cierta clase en el tiempo que se situa el relato, las opciones de vida debían contarse con los dedos de una mano.
Como sea los padres pecan muchas veces de presumidos. De crer conocer a sus hijos mejor que ellos mismos.
Te dejo un beso

mar dijo...

Hola Natalia
que gusto volver a leer a Quinto!, a ese Quinto que era un adelantado a su época, porque ¿quien era capaz de llevarle en aquella época la contraria a los padres?, seguramente alguien que debía tener un toque de rebeldia y no podía ser otro
Ha sido un placer leerlo
Un beso de Mar

elena clásica dijo...

Es genial que el relato de Quinto esté inmerso en reflexiones actuales por eternas. Sin duda el hombre se debate entre los dolores de la vida desde que el tiempo es tiempo, no, nada nuevo bajo el sol.

Recuerdo ese momento en que el Quinto disfruta de un día mágico con Xarina y los hilos que tejen la vida y la muerte quieren que reciba laa noticia de la muerte de su hermano a través de una misiva que llega en un caballo negro.

Sí, hacía falta esta llegada ahora a los brazos del padre, y como este mira a la joven acompañante de Quinto.

Entregar a los hijos a las guerras, nada más terrible, y también es la historia de la vida.
Mejor que nuestro Quinto llegue a senador.

Un gran abrazo, Natalì.