23 de abril de 2010

Los JUEVES un relato: "INTIMIDAD 2"


Esa imagen que se le representaba en la mente, jamás sería verdad: “él dormido junto a su hijo acabado de nacer”


Zumbaban abejas abejorros y moscas.
Oculto entre arbustos de genistas, mirtos y rosas silvestre, Quinto tragaba manojos de fresas con glotonería, sin apartar la vista del niño que se bañaba en la charca con otros, pero destacaba elástico, complexión frágil, los cabellos finísimos y oscuros, los ojos azules, más alto que ninguno, de risa espontánea y fresca, de gestos traviesos, de sonrisa luminosa...Era él, exacto, calcado, a los cuatro años.
Esa criatura le ofrecía verse en un espejo para retroceder en la máquina del tiempo. Una claudicación insufrible no poder estar con el agua hasta el ombligo para jugar con su hijo, lanzándole al aire, abrazando delicadamente la pequeñez de su cuerpo y recibir sus besos, sus pellizcos, escuchando sus balbuceos, sus palabras infantiles.
Se contuvo; las libélulas le enviaban reflejos irisados y todo era dolorosamente mágico y puro.


Bajo un peral florido, rodeada de cerezos tan cargados de fruta que sus ramas se combaban, medio tapada por las hiedras, ella dirigía la vista atenta al hijo; su cabello era de fuego por la luz, la piel de leche, el vientre hinchado, la sonrisa a punto de cambiar por una mueca de temor, la mano extendida al vacío.
__ Quinto...no te metas tan adentro__ exclamó inclinando el busto levemente.
Ahora mismo deseaba besarla, abrazarla, acunarla, darle lo que no le dio, aquello que ya no tenía derecho a darle. Ella, la britana pelirroja, una esclava en la villa paterna fue la primera, su maestra, la musa que inspiró aquel verso juvenil. Quince años y padre, ella, la misma edad, así ocurrió.
Haber creado un ser nuevo en este momento le parecía maravilloso, inaudito, un prodigio que tenía delante sin poder tocarlo. ¡Qué fácil! qué atolondrado deseo el de ambos, sin pensar. Extraños mecanismos se juntaron, biológicamente, para formar una vida, él y...desconocía el nombre de la chica y se avergonzó.
¡Quinto! así había citado ella a su hijo. Quinto segundo, un recordatorio del padre, quizás, eso ansiaba creer, y en el vientre guardaba otra criatura ¿cómo la llamaría? Si era niña; !Maya! porque los libertos y sus hijos recibían el cognomen de sus antíguos amos. Esta familia para siempre sería la de Maius.
Estuvo contemplando a su hijo como fascinado, y mirándola a ella. Eran felices aquí en el campo, sin más ruidos que los naturales, sin peligros, a salvo. Y aunque se le iban las manos hacia su hijo, Quinto aceptaba que darse a conocer representaría destrozar esta paz, hacerla añicos, convocar heridas, dudas, sentimientos, nostalgias de abrazos y besos, no tenía derecho, en eso Xarina llevaba razón. Asumía el papel del cazador furtivo oculto en la maleza.

__ Esta yegua, sus hijos y los hijos de sus hijos serán...__le costó decirlo__ Para el niño Quinto.
__Amo joven...
__Se acabó eso de amo, eres libre, tú la mujer y la criatura, por voluntad de mi padre, lo cual me alegra__ tiraba de las riendas que sujetaban la magnífica potranca de un año, blanca de nieve, hocico rosado, nerviosa, tanto como él mismo en este momento__Además asigno un estipendio de quinientos* denarios al año a nombre de su madre que ingresaré en una entidad de los argentari*, luego te daré más detalles. Todavía no soy independiente, espero que a los veintiún años mi honorable padre considere oportuno otorgarme esa categoría, pero juro que nunca os fallaré, es más, la suma se incrementará en relación al coste de la vida... ___tosió para relajarse, en el fondo se sentía mezquino, como si saldara el tema del hijo a base de monedas.
Aquel hombre no llegaba a los treinta, era nervudo, musculoso, risueño, con mierda de asno en las alpargatas y briznas de paja en el hirsuto cabello, y se mostraba digno, incluso atrevidamente irónico al mirarle a los ojos como a un igual, había asumido su reciente condición de liberto y además ostentaba el cargo de capataz de la finca.
__ Te agradezco la generosidad en nombre de mi esposa y de mi hijo__ tenía todo el derecho de nombrase “pater familias”, aunque fuera un título recién adquirido. Al citar de ese modo al niño; “mi hijo”, Quinto sintió una punzada en el pecho, significaba renunciar a él y lo admitía. El campesino laborioso, fuerte, honesto, que tenía delante, haría felices a ella y al niño, no les faltaría nada, estaba seguro. Este lugar entre campos y bosques, era ideal para crecer sano.
__ Si me lo permites decir, basta con mirar a la criatura para saber quien es el padre, sin embargo eso sólo ocurrirá si estás presente. Señor, eres muy joven, te deseo larga vida, que te proteja Fortuna y Príapo __señaló a la imagen del dios que presidía el cruce de caminos; el colosal miembro erecto, imitando a las espigas de trigo verde en los campos__ No hace falta que te diga que cuando quieras, podrás ver a tu hijo, es la finca de tu padre, sin embargo, y no quiero parecer cruel al decirlo, conviene que ocurra de lejos. Nada tengo contra ti, sucedió lo que sucede cada día entre amos y esclavas y erais dos criaturas, ella no te olvida, cosa que tampoco me duele, el primer amor...

Giraba la cabeza alejándose al trote de aquel lugar bendito de Flora, y escuchó una flauta de Pan que alguien, un pastor quizás, soplaba entre los árboles.
Volvería a ver a este hijo, el primero, su viva imagen. Íntimamente le era imposible borrarlo de su corazón. Pensó en Xarina ¿vendrían otros hijos e hijas? No ahora, suplicó a quien fuera.
En este momento, Finisterrae, el ocaso donde se desplomaba el sol cada atardecer, era el lugar ideal para renacer y a él se dirigía sin prisas y sin pausas con Xarina.
____________________
*500 denarios: equivaldría, aprox. al sueldo anual de un legionario-*Argentari: Los banqueros de la época-  Imagen archivo Internet-
Estamos en la misma intimidad donde GUS: http://callejamoran.blogspot.com/  

21 comentarios:

Elena dijo...

Hola Natàlia.
Qué preciosidad de relato, he visto perfectamente a ese niño bañándose, esas sombras de los árboles y el frescor de una naturaleza excelentemente descrita.
Felicidades.

Un beso.

VERÓNICA MARSÁ dijo...

Las renuncias son todas duras de sufrir, ya que si renuncias por gusto se trata de un desembarazo. Mayor se haga Quinto, mayor será su sufrimiento y mejor lo soportará a la vez.
Ves? Ya leo de seguidilla, como los niños!
Sigue igual de sensible.
Besitos.

Myr dijo...

Cuánta tristeza sintió Quinto aquí al dejar atrás a ese hijo y a Xarina.... Bello relato, bello en la exhuberancia de la Naturaleza y triste en la despedida.

alfredo dijo...

Que bello capítulo, y como madura Quinto, y como gana la Novela.
La escena se toca, se huele, porque los personajes respiran y emanan realidad.

Brillante, Natalia

Abrazos

Susurros de Tinta dijo...

Definitivamente le has dado alma al niño ya no tan niño, dolor profundo en la renuncia de su hijo, por su felicidad, por la de todos, pero el dolor se siente, la impotencia de sentirse tan inútil y solo poder ofrecer dinero, se clava y duele en en corazón que siente la tristeza de Quinto, el deseo de poder abrazarlo y tocarlo, de escuchar de cerca esas risas que son tan de él como negadas las tendrá de por vida. En estos últimos capítulos has logrado con maestría poner todas las pasiones que los humanos somos capaces de sentir, te has metido y has metido a Quinto en la piel del lector, en el corazón y nos has arrancado el alma, creo amiga mía que por fin tu novela lo tiene todo, nada absolutamente le falta más que ordenarla y ponerla en papel para que podamos disfrutarla de un tirón, porque eso será tu libro, de los que abres y no puedes cerrar hasta llegar a la última página, me muero de ganas por tenerlo entre mis manos, será un gran libro, puedes sentirte muy orgullosa de este hijo que has parido con tanto esfuerzo, ¡¡¡vaya parto no?!!!, jajaja, la primaveta te ha sentado de arte, miles de besossssssssss.

Carmen Andújar dijo...

Relato tierno y lleno de amor. Demasiado joven para ser padre, era difícil la decisión; aunque siempre le toca a la mujer acarrear con las consecuencias, antes y ahora.
Un beso

Primavera en Otoño dijo...

Que buen relato me dejo con ganas de leer mucho mas, muchas felicidades transmite mucho su historia.
Me hago seguidora pero como me esta dando un error la enlazo desde mi blog.
Primavera

Creatura dijo...

Les solicitamos artículos literarios, críticas literarias, reseñas
literarias, cartas literarias, poemas, relatos breves, cuentos, manifiestos
literarios, monólogos literarios, diálogos literarios, citas literarias
comentadas, sentencias o axiomas literarios, literatura oral rescatada,
documentos literarios antiguos desconocidos o poco conocidos,breves guiones
de teatro, breves guiones cinematográficos, epitafios
literarios...creaciones literarias de cualquier tipo, género o subgénero.
Incorporaremos Secciones, como la literatura infantil, la literatura de
trerror, la literatura de humor, la literatura rosa, la literatura de
ciencia ficción, la literatura erótica, la literatura de suspense, la
literatura histórica, traducciones literarias, etc, etc. Se trata de
conseguir un *órgano de expresión literario* de todos para todos.
*¡Consigámoslo
divulgando al máximo esta idea y participando en ella!*
G R A C I A S.

creaturamarmolejo@gmail.com

http://revistacreatividadyliteratura.wordpress.com

ANTIQVA dijo...

Me encantó el relato, amiga, e igualmente la fotografia... Como hablas de monedas se me vino a la mente que en cierta ocasion, paseando por el campo, cerca del rio, en un lugar totalemnte fuera de contexto historico, me encontré un as de bronce...

Me volvi loco...

Un abrazo, amiga

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

ELENA, VERÓNICA, MYR, ALFREDO, SUSURROS de bella sonrisa, alegres ojos, CARMEN, PRIMAVERA (lamento que de error, espero que ya esté subsanado, cosas del éter)...ANTIQVA (qué suerte ese as de bronce, es Fortuna, seguro);
os doy las gracias por vuestras palabras, desde luego Quinto enfila la recta final, me quedarán dos o tres cap. para terminar la novela, sin vosotros, amigas y amigos, no existiría Quinto, que va madurando que va afrontando los reveses de la vida y las alegrías, a un paso de cumplir los veinte años. A todos y todas dedicaré esta obra, a los JUEVES y a los SÁBADOS que con cada tema forjaron el relato. Me quedará repasar y acabar de montar el puzzle.
La mayoría habeís seguido sus aventuras de todo tipo, Quinto os considera compañeros de viaje, yo os envio un besito muy cariñoso.

César dijo...

Precioso este fragmento de tu historia, lleno de ternura, de amor, de dolorosa renuncia.
Y magníficamente escrito pues nos hace participes de esos sentimientos tan profundos.

Nieves Hidalgo dijo...

Jopé, se me ha perdido el comentario !!!
Decía que este capítulo es enternecedor, que Quinto se nos ha vuelto más hombre, pero me a un poco de pena.
No olvidará ese primer amor y al hijo, seguro, porque es algo para no olvidar.
Felicidades, es un lujo leerte.
Besos

Neogeminis dijo...

Se va cerrando la trama, entretejida tan mágicamente como lo fue disponiendo la casualidad(?) y el talento de tu pluma (teclado, mejor dicho1 jejej)...
Nos has sumergido con maestría en un mundo tan lejano como desconocido (por lo menos para mí)haciéndonos conocer los personajes con la humanidad que no hace distinciones entre amos, libertos, pobres o ricos, pasados o presentes...


un abrazo.

P.d
no dudo que lograrás que el puzzle te quede perfectamente armado! jjejeeje

elena clásica dijo...

¡Ohhhhh! ¡Cuánta ternura en este momento! ¡Qué dolor la certeza de haber perdido al hijo en sus años más vulnerables y la de perderlo una vez más!
Nunca durmió con él, bebé desprotegido de su padre, niño que se fue criando sin conocerlo.

Una mujer pelirroja tuvo que hacerse cargo de él y ahora espera una nueva vida acompañada por otro hombre, todo quedó atrás, pero... ese recuerdo, una extraña desazón que nunca pasa, a la que nunca puede dar esquinazo: el recuerdo del primer amor.

Por si todo ello fuera poco, la dignidad del nuevo padre que conoce y reconoce la verdad y le pide a Quinto que se aleje.

El temor de estar comprando a su hijo con el dinero que ofrece al otro padre, el que no es biológico, a la madre, y al propio hijo, y la necesidad de recompensar lo que no ha hecho, de actuar, de aplacar a algún dios... a su propia conciencia.


La promesa del sol que se desploma en Finisterrae, como un descanso, una ilusión de curar el alma, el bendito nombre de Xarina resonando...

Son muchas emociones y un cambio brusco y terrible, tanto como humanizador para el corazón de Quinto niño y adulto.

Una entrega fascinante, intensísima, un mazazo auténtico en recuerdos que todos los lectores compartimos en la inevitabilidad. La visión pura y clara de ese pequeño que se baña y de su madre que lo vigila, el dolor, el dolor intenso mezclado con una devoción extraña y un amor que se derrama sin que el receptor sea consciente de que es el destinatario...

Sin duda, un momento que a todos nos ha trastocado y emocionado, querida Natália, ¿de dónde sacas esta inspiración y estas aladas palabras que suponen un retrato en movimiento?
Estás tocada por los dioses, querida amiga.

Maravillosa entrega, como lo es el relato completo de Quinto.

Precioso. Un abrazo, querida amiga.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

CÉSAR, amigo, !ave!. Pues eso intento, darle algo de todo al libro que ya está en la recta final. Dos capítulos me quedan de Quinto y una siente una especia de dolor, de agotamiento y de nostalgia, como echar a andar a un niño, a un Quinto que va madurando. Gracias y a por el último o penúltimo capítulo, aquí te espero, bsito.
!Ah! te dejé comentario a tu maravillosos hombre neolítico, felicidades.


NEO, como le digo a César y a la mayoría, falta poco para dejar que Quinto, una vez pasadas las correcciones, eche a andar, ayyyy. Dulce Mónica, que !Fortuna lo ampare! Gracias, sin ti y los demás amigos y amigas no existiría ese joven romano de nombre Quinto. Bsitoooo cariñoso.

NIEVES, pues falta muuuy poquito, casi un cap. para el fin, uyyyy, que morriña y que nostalgia me entran. Pero tengo para rato antes no lo empiece a rodar por el mundo cruel, correcciones a mansalva. Bsitoooo y al Diego y a la Kelly.


ELENA, ¿qué haría sin tus comentarios? Repito, Quinto te considera amiga y compañera porque le has seguido y le has animado, paso a paso. Amable lectora, tu aliento y tus palabras son dulce manjar, para mi un lujo y un placer que no puedo explicar con palabras. Falta poco para poner el final, momento delicado, didicil, hasta algo doloroso para mí. Bsito especial y dulce.

maruja dijo...

Me has llegado al corazón, yo que ahora tengo a un bebé de un año en mi casa, mi segundo nieto. La ternura que dan los niños, la confianza en sus ojos cuando te miran.

El Museo de la Luna dijo...

Este es el comunicado que se incluye en la página web de la Casa del Tíbet en Barcelona, (http://www.casadeltibetbcn.org) redactado por su director Thubten Wangchen. En él aporta un número de cuenta bancaria de La Caixa para gestionar donaciones solidarias que enviarán íntegramente al Gobierno Tibetano en Dharamsala, norte de India. Desde allí la gente del Dalai Lama hará llegar el dinero a los monjes de Qinghai para que puedan ayudar mejor a las víctimas del terremoto.

AYUDA A LAS VÍCTIMAS DEL TERREMOTO EN TÍBET

Como ya sabemos, el pasado 14 de abril ocurrió un catastrófico terremoto en Tíbet que causó miles de muertos, heridos y damnificados, además de pérdidas materiales incalculables. Se está haciendo un llamamiento a nivel internacional para ayudar a los supervivientes a rehacer sus vidas. Nos piden que recojamos donaciones para construir hospitales y escuelas en la zona de Qinghai (Kyegudo en tibetano). Desde Barcelona, la Fundació Casa del Tibet ha abierto una cuenta exclusiva para hacer llegar donaciones a nuestros hermanos tibetanos a través del Gobierno tibetano en el Exilio:

LA CAIXA: 2100-3306-13-2200355061

El Gobierno Tibetano en el Exilio, con los monjes budistas que viven en la región, tiene los medios necesarios para que las ayudas lleguen y sean utilizadas por la población necesitada. Cualquier cantidad donada de corazón será muy bienvenida e íntegramente enviada a Dharamsala. La Fundació Casa del Tibet de Barcelona dará a los donantes que lo soliciten su respectivo recibo.

Agradezco mucho vuestra solidaridad, benevolencia y generosidad hacia nuestros hermanas y hermanos del Tíbet en esta situación de emergencia. Con mis mejores deseos para todos y con la esperanza de que haya cada vez menos desastres y catástrofes en el mundo.

Thubten Wangchen, Director de la Casa del Tíbet de Barcelona

http://www.casadeltibetbcn.org

Nieves Hidalgo dijo...

Se me está haciendo larga la espera, niñaaaaaaa.
Ya sé, hoy en miércoles, pero me he dicho: a ver si se ha adelantado y nos ha metido el capítulo.
Bueno, pues vuelvo mañana.

Besos y más besos

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Natàlia,

Como ya has podido comprobar, estos días ando un poco atareado, con lo del Natalicio y otros asuntos, pero que no corra el pánico, que las aguas volverán a su cauce. En breve recibirás todos los comentarios que le debo a tu Quinto. Ahora, de urgencia, te agradezco de todo corazón el homenaje que le has hecho a Alex.

Te envío un cariñoso abrazo, con beso incluido.

Antonio

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Querido ANTONIO...por favor no me ofrezcas disculpas, para nada y menos por esta felicidad que te inunda, disfrútala, amigo. Disfruta del momento presente, el NATALICIO, siempre supone esperanza, y lo primero ante todo.
Alex, Carla...nuevas sonrisas !qué más podemos pedirle a Destino! Los poetas romanos trazaron palabras tan tiernas, sensibles y sutiles para describir esa maravilla, que ni pensar en añadir ni una más. Tú las reproduces y nos deleitas, es sencillamente prodigioso advertir que ellos y nosostros, lo mismo !Ave! vidas nuevas, !Salve! Flora.
Visita al Quinto cuando puedas, subiré este JUEVES el último capítulo, tal vez el más complicado, el más lleno de separaciones y alegrías, el más doloroso y feliz.
Felicitaciones y un besito muy cariñoso a las criaturas, a los tuyos y a ti, por supuesto, otro dedicado.

Mari Carmen dijo...

Querida Natàlia, me ha encantado reencontrarme con tu Quinto. Realmente es un relato precioso porque tú lo cuentas magistralmente y haces que nos metamos completamente en la escena. Precioso de verdad. Mañana vendré a leer ese último capítulo, no te quepa duda :)

Un abrazo